martes, 29 de enero de 2013

ORUJO


 A veces me siento como tan sola y aislada, aquí en la pradera canadiense.

Sobre todos los días como hoy, a treinta y seis grados centígrados bajo cero.

Si, disculpen, otra añoranza. Y eso que prometí una entrega de humor. 

Se los debo. Es que este frio arruga al mas "templao"!

Mi hija me trajo de España, una botellita transparente que contiene  un líquido también incoloro y cristalino.

Se ve inofensivo, parece agua, pero no.

Es aguardiente.

El frasco es tan bello que tiene semanas anclado en  la mesita de los recuerdos. Así llamo a la mesa que tiene los retratos de mis fallecidos padres y hermano.

Por alguna misteriosa razón, la botellita no ha querido moverse de ese lugar.

Todos los días la miro y pienso.

¿Será que la destapo y pruebo el aguardiente de Orujo? (producto de Burgos, ¡que poético!)

¿Será  que le ofrezco un pousse café a mi esposo y así lo acompaño? Dicen que es muy buen digestivo y tomar solo no es conveniente.

¿Será que la guardo en el bar? La verdad no es buena imagen una casa donde se usa el alcohol como ornamento.

Pero no, pasan los días y ahí sigue, acompañando  nuestras veladas  y a mis ánimas benditas.

En fin, un mensaje críptico, el de esta botella.

-¿Será que a los difuntos les gusta el aguardiente y no quieren soltar el frasco?  - pensé a manera de chiste.


Con este pensamiento me estremecí de pies a cabeza. 

En mi casa siempre se decía que “familia que bebe (y fuma, pero ese vicio ya lo deje) unida, permanece unida”.

¿Será que hay cosas que no cambian?

¿Será esa la razón por la cual el aguardiente no ha querido moverse de la mesa de los recuerdos?

¿Será que no debo sentirme tan sola, después de todo?
¿Será?

En esta noche helada,  encontré la excusa perfecta para “echarme” un trago de aguardiente. Decidi aceptar la invitación de los portaretratos.

Mañana pagaré, pero el de Orujo me calentó y me alegró el espíritu instantáneamente.
Por fin descifré el mensaje de la botella.

11 comentarios:

  1. Mami que bueno que contribuí con tu compañía esta noche. Tqm

    ResponderEliminar
  2. Para el frío es ideal, abre la botella y tomate un "chupito" después de comer, no lo mezcles con el café ni con nada, a sorbitos y verás que calienta.
    Cuando te hayas terminado la botella (dentro de unos meses) la puedes usar para decorar.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ester, mil gracias por el consejo! Asi mismo lo hare! Me la tomare de chupito en chupito.
      Magnifico!

      Eliminar
  3. Es cierto lo que te dice Esther, tomándolo a chupitos el orujo se saborea más y es la medida adecuada que toman los lugareños de mi tierra, en la zona de Liébana, donde también hay un orujo con mucha fama.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, como le dije a Ester, gracias por ese dato tan bueno de los chupitos. La verdad ustedes los espanoles saben de bebidas espirituosas ( y nosotros los venezolanos nos gusta tomarnoslas) jajaja
      Gracias por la visita!

      Eliminar
  4. Mirá que se ha dejado atrapar la botella!!! qué bueno que decidiste abrirla. Un buen trago calienta no solo el cuerpo...dicen las malas lenguas de mi país :)

    ResponderEliminar
  5. Tanta palabreria para justificar un chupin!
    Tranquila Leonor, que no es soledad ni nada por el estilo, solo es el horrendo "winter blues" que este año ataco duro y porque ademas es Enero; la buena noticia es que pasado mañana es Febrero y estaremos todos curados (incluyendome, por favor!!}
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sandra tienes toda la razon, demasiada palabreria para darse "un golpe". Si los blues... Dios mio, todavia me pegan y este es mi septimo invierno aqui!!!!
      Besote enorme y abajo los winter blues! Arriba el chupin!

      Eliminar
  6. Jajaja

    Buena forma de entrar en calor, de todos modos flipo con la crudeza del invierno canadiense, aquí –5 ya me parece una pasada...

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!