jueves, 21 de septiembre de 2017

ALMAS FRAGILES



Una vez leí que donde hay dolor es lugar sagrado.

Todos los jueves de 5 a 7 de la noche visito ese lugar.

No es una iglesia, ni un cementerio.

Queda en un tercer piso.

Es un salón, con sillas, mesas, café y refrigerios.

A veces la tristeza sabe a tarta de limón.

Allí nos sentamos en silencio.

Hasta que un valiente lo rompe.

Somos las Almas Frágiles.

Trituradas por el dolor.

Tragadas por el vacío.

De cada día.

Es un lugar donde, en vez de personas, hay vidrios rotos.

Ilusiones hechas añicos.

Pero, paradójicamente, este lugar es un Oasis.

En el ruido prefabricado del mundo.

Un lugar de gran belleza, donde el amor y  la bondad perduran.

La estancia más auténtica de este planeta.

Allí voy con entusiasmo cada semana.

Es una experiencia humana y profunda.

Un espacio raro, donde la vida se expande.

Un lugar de ternura.

Y de delicadeza.

Un grupo de perfectos extraños hermanados por la pérdida.

Somos las Almas Frágiles.


PD: Bueno ya saben a dónde voy los jueves de 5 a 7pm, es mi Grief Support Group. Somos el club al que nadie quiere pertenecer, el club de los que perdimos un amor. Realmente, una intensa, pero bella experiencia. 

lunes, 11 de septiembre de 2017

SOLTAR







Puse en mi mano


mi vida entera


Apreté el puño


y comprimí todo mi tiempo


Cuando  solté 


Surgió un ave de luz


Que voló hasta ti


Amor



PD:  Así me salió, corto pero importante creo, eso de soltar, volar, amar...ad infinitum

miércoles, 6 de septiembre de 2017

EL ESCRIBIDOR



A los científicos, les manda cartas con fórmulas matemáticas.

A los arqueólogos, con jeroglíficos arcaicos.

A los astrónomos, les habla en clave, con telegramas celestes.

A los poetas, les murmura palabras al oido.

A los pintores, los empapa de luz.

A los músicos, les envía el inesperado compás perfecto.

A los deportistas, les inyecta aliento de lucha.       
       
A los que están perdidos, les provee con mapa y una brújula.

A los indiferentes, los despierta con afortunadas coincidencias.

Los que sufren, reciben cartas con sello de bondad.

A los incrédulos, les remite la duda existencial. ¿Vuelan…?

A nosotros, humildes mortales, nos reconforta con larguísimas cartas, con muy buena puntuación y ortografía.

Un coma de regocijo, dos puntos de suspenso, punto y aparte.

Una casa llena de amaneceres.

Y un punto que nunca es final.

Su pluma no se detiene.

Está muy ocupado.

Escribiéndole a todo el mundo.

Todo el tiempo.           
     
No tiene nombre.

Es el Escribidor.

(Algunos lo llaman Dios)



PD: Bueno, hasta yo misma estoy sorprendida de es este post. Yo, la menos rezandera, la más cuestionadora.  Espero que no suene muy eclesiástico. Pero aquí estoy, atenta, recibiendo cada día mi telegrama.  Al menos no esta tan depresivo. Decidí que ya está bien de estar rumiando mi pena ( por hoy al menos). 

Keep Smiling…era la firma de mi amado…

jueves, 31 de agosto de 2017

SEPTIEMBRE Y GEOGRAFIA

Para sin lastimarme,
cavar una ribera de luz dulce en mi pecho
y hacerme el alma navegable
Rafael Alberti





I


Cambia de geografía

Se instala en el istmo de la garganta

En el archipiélago del vientre

En la pradera expandida del plexo solar

Es errante

Impredecible

A veces se esconde, es cauta,

 y tarda en salir

Cuando lo hace

Anochece de melancolía

En cada rincón del alma


Cambia de temperamento

Y un día es lluvia menuda

Otros es densa niebla

Tormenta de arena

Rumor sereno de playa

Tempestad


Huele a vela apagada

Sabe a caldo desabrido


Es la tristeza

La ausencia

El misterio sin rostro

De la partida



II



El amor

Rio ancho

Luz navegable

Playa de agradecimiento


Una nueva ternura

 Callada y sublime

 Como tus manos

Se instala en mi naufragio


Poco a poco descubro

Lo insólito

Inimaginable

No lo creía posible


Esta otra forma secreta

intima

callada


Esta manera invisible de amarnos más…




PD: He descrito otras veces el duelo como un viaje alquímico, la transformación del dolor,  del caos a la esperanza.  Ahora intento expresarlo, torpemente, rústicamente, como puedo, como un sentimiento errante que cambia de geografía, literalmente. Un día lo siento en la garganta, otro en el pecho, en el estómago…. Al final, perdonen la depresión del primer pasaje. En el segundo aliento, el amor triunfa…
El amor siempre triunfa
Estas son mis notas sobre este momento terrible y a la vez enriquecedor, que estoy viviendo, disculpen el egoísmo, como si el mundo tuviera que girar en torno a mi tristeza cuando todo el mundo anda en su propia batalla, como dijo aquel sabio. Pero, al final, uno aprende de si mismo cuando escribe y en eso estoy… aprendiendo…por eso me gusta escribir
El verso de Rafael Alberti, extracto de El Angel Bueno...sencillamente sublime...


martes, 22 de agosto de 2017

NINE




Nine months without your smile


Nine months without our morning coffee


Nine months without our good night kiss


Nine months without our morning kiss


Nine months without my “lovely one this…”


Nine months without my “lovely one that..”


Nine months without “mi darlincito this...”


Nine months without “mi cielito that...”


Nine months without sharing good movies


Nine movies without sharing bad movies


Nine months missing the tennis


Nine months missing the news, bad or good,


Nine months without “salud”, our sundowner.. 7pm…


Nine months without weekend  "salud", our aperitfs...1 pm...


Nine months without afternoon walks with Sancho


Nine months without my “best person in all the “whirl” or all 

the “whearl” or all the world…”


You tell me that every night…I laughed


Nine months without wonderful conversations


Nine months without wonderful silences


Nine months without  “me voy a “pufar” (smoke)


Nine months without “me voy a “napar” (siesta)


Nine months without just sitting beside each other


Nine months without your love


Nine months with your love


just in a different way


Nine months


Nine…



PD: Son nueve meses de su ausencia y parecen nueve siglos...

domingo, 13 de agosto de 2017

POSTRE Y POESIA



Esto de pensar y planear como mantenerme ocupada, me quita más tiempo y esfuerzo que estar ocupada propiamente.

En especial durante esa sabana íngrima que llaman el fin de semana.

Un espacio de tiempo de "magnifica desolación", como describió un astronauta a la Luna.

En mi otra vida, mi ocupación más maravillosa de fin de semana era aburrirme deliciosamente junto a mi esposo.

Entre los vapores de la siesta, el vino, los largos paseos al rio, el amor que no tiene palabras, solo besos, como dijo un poeta; la vida, pensaba, no podía ser mejor…

Pero la vida da y quita. No es negociable.

Entre los consejos y aprendizajes de estos últimos meses, estoy trabajando dos a fondo: la depresión creativa y la aceptación radical.

Sobre estos dos conceptos, complejos, hablaré más adelante, cuando tenga eso que llaman, perspectiva.

Otros son más sencillos como, el ejercicio, el mantenerse ocupada y la compañía.

Este fin de semana, en el afán de anestesiar mi tiempo, intenté yoga y me fui a un taller de poesía.

Del yoga, confieso que lo que más me gusta es eso que llaman Shabasana, o acostarse en el piso sin hacer nada. Me gustaría una clase de dos horas con esa sola pose.

Sumergirse un par de horas completas en la poesía, fue un gran descubrimiento.

La poesía limpia el aura, despeja los nubarrones del alma y aleja la marea negra.

En fin, con la ayuda de los buenos amigos, el abrazo de mi nieto, la compañía de mis hijos, paseos por el rio con Sancho y un esfuercito por mantenerme ocupada, pude sortear el fin de semana sin encallar en las rocas de la depresión y el quebranto.

También improvisé un postre, cambures flambeados con azúcar y canela, servidos con una gran bola de helado de vainilla; otra manera de hacer poesía.

Así, esta otra vida transcurre, en la ilusión incierta y rebelde que llamamos tiempo.

lunes, 31 de julio de 2017

AGOSTO - EL PIANO


En música, los silencios son tan importantes como los sonidos.

Me lo enseñó mi maravillosa profesora de piano, Marilú.

Yo siempre tan acelerada, tan ansiosa y precipitada.

Marilú me marcaba las pausas de la partitura.

Sin esos vacíos breves, precisos y necesarios, la totalidad de la obra musical se derrumba y no tiene ningún sentido.

En la vida pasa igual.

Y el honrar sus silencios, cuando llegan, es otra manera de apreciar su majestuosa e impredecible melodía.

Después del silencio, siempre, llega la nota precisa que resuelve y que derramará cascadas de armonías.

Solía tocar el piano.

Música venezolana.

La más bella del mundo.

Joropos, seis por derecho, danzas, contradanzas, valses, merengues.

A veces sorprendía a mi esposo, tan inglés, tarareando compases del “Jarro Mocho” o la “Mañanita Caraqueña”, que de tanto oírlas a fuerza de yo practicando, pues se le pegaba.

Pero mi piano se silenció, más bien se rompió y estalló en mil pedazos, hace algunos meses.

Y vivo en ese signo triste del pentagrama, silente, entre un bemol y un arpegio.

Recuerdo el silencio perfecto.

En Caracas eran los sapitos del atardecer.

Aquí es la nieve.

A veces, busco el ruido, porque la música duele.

Los recuerdos felices golpean más que los tristes.

La felicidad recordada no alegra, a veces más bien expande la magnitud de lo perdido.

Pero recordar es vivir de nuevo, aunque duela.

Quisiera que Agosto me devolviera la música, las notas alegres de la música de mi bello país, las partituras polvorientas, arrugadas y olvidadas.

Mañanita… La dulzura de tu Rostro…Cierto Curita…El Porteño… Conticinio…Jarro Mocho…El Trancao...

Este mes, me sentaré en el piano, después de este denso silencio sostenido.

En memoria de tantos agostos felices a su lado, y para que siga tarareando la Mañanita Caraqueña, allá, en algún lugar de la Vía Láctea.

Lo intentaré…