martes, 30 de abril de 2013

EL YOYO


Fue un encuentro con mi pasado. Gracias a  Salvador Dalí.

La historia es más surrealista que el manifiesto de Lautremont, considerado uno de los precursores de este movimiento, que define el Surrealismo como: “…el encuentro casual de una máquina de coser y un paraguas sobre una mesa de operaciones”.

Creo que Lautremont se quedó corto y hasta  el mismo Dalí estaría muy complacido de esta historia.

Echaré el cuento en pocas palabras, si puedo y perdonen otra vez, lo anecdótico que se ha vuelto este blog.

Caracas, no recuerdo bien el año, finales de los setenta. Yo era un bebe casi ( jajaja).

 A mi mama, le llegaron unas entradas para una “vinada” de una obra de caridad muy famosa (AVEPANE). Para la época las entradas eran caras, me acuerdo, ochocientos bolívares cada una (el dólar estaba a Bs. 4.30 por $, calculen)

Mi mama,  Carmencita, por ser una buena causa, aunque costosas, decidió comprar una entrada y devolver la segunda.

Como no iría con mi papa (Joffre), pues le dio la entrada a mi padrino (Alfredo, “Cucucho”), vecino solterón.  Pero, mi mama, siempre pragmática (no la heredé en eso), tomó la precaución de escribir su nombre por detrás al ticket, por si acaso se ganaba alguno de los premios.

Adivinen ¿Cuál era el primer premio? Sí, una escultura original de Salvador Dalí.

Recuerdo esa noche  de sapitos caraqueños, el silencio perfecto,  como si hubiese sido ayer.

Como a las doce de la noche sonó el teléfono.

Como siempre, todos en la casa atendimos al unísono, en esa época creo que mi mama, mi hermano Rafael ( Q.E.P.D) y yo, que éramos los que vivíamos aún allí.

Se escuchaba un escándalo. Yo pensé que se había muerto alguien.

-Carmencita…Carmencita… - se escuchaba la voz de mi  Cucucho - El Dalí… te ganaste el Dalí...

Pues así fue. Mi mama se ganó el Dalí, “Homenaje a Newton”, un bronce de aproximadamente un metro y medio.

La solariega casa de Altamira lo acogió cálidamente.

Allí vivió por años, sobre un pedestal, en un rincón polvoriento y mágico de la sala de mi casa. Era parte de la familia.

En diciembre le poníamos un gorro de San Nicolás.

Y la bolita de Newton, desatornillable por cierto,  la llamábamos, EL Yoyo de Dalí.

Muchos años después, creo que a mediados o finales de los ochenta. Mi mama decidió venderla.

Nos despedimos de Dalí y su yoyo.

El Dalí se subastó en Sotheby’s en Nueva York, lo cual les trajo  un  resquicio de abundancia y bienestar a mis padres.

Mi encuentro mágico sucedió la semana pasada. Caminando con  mi esposo, por el barrio gótico de Barcelona, cerca de la Catedral, de repente quedé en shock catatónico.

Allí estaba nuestro Dalí con su yoyo.

Casi me da algo.

La coincidencia de un paraguas y una máquina de coser en una mesa de operación, es un detalle, comparado con la belleza de este encuentro.

A las pruebas me remito.

 Dalí Barcelona 2013

 Dalí casa de Altamira, Caracas 197X

15 comentarios:

  1. Hola
    Soy de argentina y vengo del blog de Rafael.

    Es cierto que ganaron un Dalí? No lo puedo creer, lástima que luego lo vendieron. Un Dalí es una maravilla.

    Me quedo por acá.
    Un beso

    lujanfraix.blogspot.com

    Mi blog principal por si quieres visitarme.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh gracias por tu visita y por quedarte. Lo aprecio mucho. Ya visite tu blog y es magníficamente bello! No encontré como suscribirme pero lo averiguare para quedarme también.
      Dalí,oh, nostalgia, todavía, siento su piel en mis manos! Inolvidable.
      Un abrazo desde Canada

      Eliminar
  2. Te cuento, primero tu historia merece ser contada, luego te cuento en Madrid existe, en una plaza publica y regalo de Dali a la ciudad una estatua como esa, dicen que es Gala y que tu yoyo es la Tierra. Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, si de esta estatua se vaciaron algunas copias originales, se que hay una en el pueblo natal de Dali, Figueres, no sabia que en Madrid también, gracias por el dato, si un día vuelvo a Madrid, la buscare.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Interesante la historia de esta obra de Dalí que pasó por tus manos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que se iba a imaginar Dali donde iba a estar su escultura jajaja
      Abrazos Rafael

      Eliminar
  4. Natalia, confieso que se me puso la piel de gallina al leer esto. Es que me imagino tu emocion al toparte con esa escultura, que fue parte de tu casa (de tu casa solariega en Altamira,es que me la imagino). Que maravilla. Que sorpresa tan inmensa!

    Version chiquitica de lo que te paso: Una vez me tope con un cuadro de mi papa en casa de una amiga del colegio. Nunca supimos como llego alli. Igual que tu, casi me desmaye.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mc, que gusto verte por aquí. Si la verdad que como dicen aquí "spooky", igual que el cuadro de tu papa,
      Abrazos

      Eliminar
  5. HOLA NATALIA
    GRACIAS POR VENIR A MI BLOG AMIGA, LO VALORO MUCHO. NO HAS ENCONTRADO COMO SUSCRIBIRTE PUES ARRIBA DONDE ESTÁN LOS SEGUIDORES O NO SE PUEDE? AHHHHH ME HA QUEDADO LA DUDA. AVISAME SINO FUNCIONA.

    UN BESITO AMIGA
    NOS SEGUIMOS LEYENDO.
    CARIÑOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya mismo intento de nuevo! Nos seguimos viendo en la blogosfera
      Abrazos

      Eliminar
  6. Es asombroso, como todo lo de Dalí.
    Y no cabe duda que el mundo es muy pequeño, sino para nosotros, sí para un genio como el Dalí. Me alegra que te hayas reencontrado con él.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue un encuentro verdaderamente emocionante, como si me encontrara por la calle a un familiar. Casi que tuve ganas de abrazar la estatua jajaja
      Un beso Beatriz

      Eliminar
  7. HOLA NATALIA
    ME ALEGRO QUE HAYAS PODIDO SEGUIRME, ME ESTABA ALARMANDO PORQUE BLOGGER SIEMPRE DA SORPRESAS. VUELVE CUANDO QUIERAS QUERIDA AMIGA, UN PLACER RECIBIRTE SIEMPRE.
    BESOS

    ResponderEliminar
  8. OHHHHH OTRA VEZ YO.
    FELIZ FIN DE SEMANA QUERIDA AMIGA.
    GRACIAS POR TUS PRECIOSOS MENSAJES.
    UN BESO GRANDE.

    ResponderEliminar
  9. Me remitiste aquí y aquí me tienes jaja

    Vaya, vaya, que suerte la suya haber podido disfrutar de una obra así en tu casa :) Es una anécdota genial, quizás el Dalí no llegó a ti por casualidad ;)

    P.D: Creo que me voy a pasar por todas tus entradas, desde el inicio (con tu permiso jeje) Si pongo comentarios no es necesario que respondas, yo estoy un poco loco, no hace falta que lo estés tú jajaja

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!