miércoles, 24 de abril de 2013

EL VINO AFORTUNADO


Me bebí un vino afortunado.

Lo sentí honesto y fresco, como una bendición.

Como si el vino me estuviera deseando un incondicional e infinito bienestar; como cuando las madres despiden a sus hijos en la mañana cuando van al colegio; como los encargados de la cosecha, bendicen su jornada; o como cuando los bondadosos bendicen a todos, hasta a sus enemigos.

Me pareció que  el jugo de esa uva conocía mi itinerario de vida, mi familia,  mi banda sonora, mis acontecimientos, mis penas y mis aplausos,  mis tribulaciones, las de hoy, las de ayer.

Mi vino afortunado llegó a un lugar profundo, y en su deslizar, regó mis desiertos y me llenó de una abundancia  gozosa, como de tierra fértil.

Fue este un vino tan gentil, que lo recibí como una señal con notas de manzana  y tonalidades de hiedra.

Un testimonio cósmico.

Siempre tiene uno que estar pendiente de esas señales misteriosas, como las que me trajo mi vino afortunado, para devolverlas al Universo en forma de explosión silenciosa y extensa, como un agradecimiento.

La verdad este vino me cayó muy bien.

Me lo tomé el  pasado sábado, junto a mi esposo, al aire libre, después de una linda semana llena de encuentros luminosos, en mi último día en Barcelona.

11 comentarios:

  1. Es que lo mínimo que puede ser un vino en ese "setting" es Afortunado!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Anny, fue una semana muy afortunada en verdad, sobre todo por los encuentros familiares, esos que hoy en día me son tan escasos.
      Un Abrazo

      Eliminar
  2. Los Verdejo de Rueda son mis favoritos bien frequitos. Afortunado, vino fresco y floral, limpio y brillante. Aunque mi favorito de todos los Verdejos de Rueda siempre será el Belondrade And Lurton, si el que paga la factura es el otro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos
      Los Verdejos han sido un gran descubrimiento. Voy a fijarme a ver si encuentro el Belondrade y me lo tomare a tu salud!
      Gracias y un cordial saludo

      Eliminar
  3. Bueno pues veo que has disfrutado de tu estancia en España, y un buen vino es un buen broche.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, fue un viaje corto pero muy intenso. Me encanta Espana! Nos trataron con gran amabilidad en todas partes!
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Me alegro de que disfrutarias, y tú en particular, de esa copa de vino y esos momentos inolvidables en Barcelona.
    Un abrazo y feliz jueves.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael.
      Asi es, inolvidable Barcelona.
      Un abrazo

      Eliminar
  5. ...y cuánto dicen los adjetivos y los nombres!!
    si estaba helado me parece que ya quiero un poco,jajaja.
    Hay vinos que remontan a paraísos ocultos, son unos descubridores del alma.

    Saludos Leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz
      Ojala un día pudiéramos compartir una botella afortunada bien fría claro!
      Un beso

      Eliminar
  6. El vino de la señora Fortuna sin duda jaja. ¿Estuviste por España? Jo, vaya y yo sin saberlo jajaja

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!