jueves, 4 de abril de 2013

FORTUNA


Fortuna es una mujer redonda, en toda su esfericidad y dimensión.

Y es que nadie con ese nombre podría  ser de otra manera.

La conocí en un café aquí en Calgary, precisamente en el Café Fortuna. Ella es la dueña.

El Café Fortuna queda en una calle sin nombre, oculta en una dimensión desconocida de la ciudad. El lugar es la propia taguara, pero tiene un encanto particular.

Antes de entrar, me quedé mirando un rato por una rendija. Fortuna estaba trapeando el mostrador, cantando y bailando, dando vueltas y meneando la cadera pa`lla y pa `ca y viceversa.

De pronto  se sentó en uno de los taburetes a descansar,  y sacó de su escote una foto arrugadita.  La miró  con devoción por unos  segundos y siguió con su merengue apambichao,  quebrando la cintura, como si nada.

Al fin me decidí a entrar.

Me dijo “gud morrnin”, pero en segundos, sin yo pronunciar palabra, se dio cuenta de que yo hablaba español.

Entonces me ofreció la sonrisa más radiante y autentica que he visto  últimamente, como si se prendiera un faro, y me descargó una ráfaga de ametralladora en mi idioma, con un acento latinoamericano que no pude descifrar.

Sin preguntar, Fortuna me sirvió el café más delicioso que ha visto esta ciudad helada y de vientos. Dulce y cargadito.

En menos de tres minutos, así somos los latinos, le conté mis vidas.

Entonces, Fortuna me leyó la borra del café, los caracoles, la baraja  española y de repente me dijo, así no más:

¡Tú eres bella!

¿Bella? –pensé. Pero si últimamente me dijeron que estaba “como mueble fino” es decir:  bien acabada….

Pero me lo creí. Era un “bella”  tan diáfano, que cómo no aceptarlo.

Estaba en el medio de una reunión de trabajo, así que, pagué la cuenta y salí del Café Fortuna, con un entusiasmo que tenía tiempo sin sentir.

Antes de  regresar a mi reunión, le pregunté a Fortuna, que de quién era la foto que estaba mirando cuando entré al café.

Entonces por un momento sus ojos  sufrieron una inundación controlada.

Fortuna no llora nunca, aunque a veces ganas no le faltan. 
Ese es mi niño, amor…

Y siguió meneando las caderas, tarareando  esta vez una salsa.

Fortuna tiene una pena, como la que tenemos todos los que hemos salido de nuestro país.

Una penita.

Salí del Café Fortuna, con ganas de volver.

Y ahora tengo una confesión que hacer.

Fortuna es un personaje de un proyecto de obra de teatro que me ofrecieron ayudar a escribir.  

Fortuna se me presentó en medio de una reunión de trabajo.

De pronto me desperté en la sala de conferencias, rodeada de gente hablando de números y porcentajes, con gusto a buen café.

Estoy descubriendo, poco a poco, a Fortuna y su local, que en la noche se convierte en bar clandestino.

En la próxima reunión de proyectos, me tomaré un roncito con mi nueva amiga.

15 comentarios:

  1. Waoooo , que suerte tiene Gato Negro de tenerte con nosotros! que bien escribes! contigo de seguro esa obra sera todo un éxito.

    ResponderEliminar
  2. ¡Que bonito! una promesa de éxito, quiero que no salgas del bar, que sigas hablando con Fortuna, que la escuches ...
    Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester. Si, la voz de Fortuna es dificil de ignorer. me habla hasta en suenos.
      Abrazos

      Eliminar
  3. Con esa limpieza como describes, ya la tenía totalmente fotografiada a Fortuna.
    Cariñosos saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos, espero no haberte causado decepcion. A mi me pasa cuando me cuentan algo y despues me dicen, no fue solo un sueno...Seguire trabajando en mi personaje y todos los otros que se van a reunir alli en el Cafe Fortuna.
      Un abrazo afectuoso

      Eliminar
  4. Bonito relato que arranca una sonrisa de los labios.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, me encanta hacerte sonreir
      Un abrazo y feliz fin de semana!

      Eliminar
  5. Jajaja, ya te iba a preguntar la direccion!
    Esa obra la van a presentar algun dia?
    Dichosa que podes desprenderte de esas reuniones de esa manera, yo le pongo tanto esfuerzo en poner atencion, por eso de que mi ingles aun es defectuoso, que aun no me puedo desprender de ellas aunque mucho me gustaria ultimamente.
    La penita que esta inmigrante tiene en el pecho, es haberme venido sin hacer las pases con la tierra que me vio nacer...
    Me encanta que Fortuna te diga que sos bella, esa es tu voz interior, vamos bien...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, te extranaba!! Gracias por tu visita! Podrias elaborar mas sobre tu penita? ( por mail, creo que lo tienes) es que estoy hacienda research de situaciones divertidas y tristes, de nosotros, los que dejamos nuestra tierra por tantas y diversas razones. AL final salir del pais de origen es un agridulce. Se que cuando este viejita y no me acuerde de nada, habitare de nuevo mi casa de Altamira.
      un abrazo

      Eliminar
  6. Jajaja yo no te iba a preguntar la direccion al igual que Sandra, porque no vivo en Calgary, pero inmediatamente pensaba en que quizas existiera un sitio igual en London donde vivo.....
    Que personaje tan lindo Leonor! y si al igual que tu estoy convencida que habitare mi casa de Los Palos Grandes al final de mis dias...
    Besos
    Matilde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Matilde
      Gracias por tu visita, lo que me gusta es que me arranque y ahora espero seguir dandole forma a este proyecto. ( soy buena para los inicios y mala para concretar) Asi que creo que compartiendo, me pongo yo misma en el compromiso.
      Al final todos queremos aproximarnos a Fortuna!
      Un abrazo grande

      Eliminar
  7. Que sepas que para mí ya se ha convertido de inmediato en la diosa Fortuna... ¿La traerás? :-)

    ¡Un beso y feliz semana especial!
    PD.-Queda pendiente información de vital importancia :-) No tardaré :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sera una semana intensa! y no se por qe intuyo que va a ser espectacular por muchas razones!

      Eliminar
  8. Genial Fortuna, espero que te traiga eso, fortuna. O al menos alguno de esos rincones que tienes para escapar.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!