viernes, 8 de noviembre de 2013

MERLIN


Ayer en la mañana se me atragantó una bola de cristal en la garganta.

Mi esposo salió  de la casa muy temprano, como siempre, pero a los pocos minutos, regresó.

-      What happenned? – le pregunté preocupada.

-      Se me olvidó algo – dijo en inglés.

-      ¿La billetera, el maletín…?

-      No, mi bola de cristal – dijo en tono jovial.

Ahí fue cuando me atraganté.

En medio de mi incontenible acceso de tos,  me pareció ver una larga cola  azul  que se perdía en el umbral de la puerta.

Cianótica (quizá por ello mi mundo azul), me senté en una silla de la cocina, a atar cabos.

Me paseé por todas las hipótesis.

Un sueño vívido.

Los extraterrestres nos invadieron y me cambiaron a mi esposo.

Finalmente, la locura.

Cuando el oxígeno volvió a circular en mi sistema, lo vi  todo claro y transparente, como la famosa bola.
Mi esposo cambió de trabajo hace poco y con ello, se curó de una enfermedad terrible: el aburrimiento.

El trabajo, leía hace poco (José Domingo Blanco periodista venezolano), nos salva de tres grandes males: del aburrimiento, del vicio y de la pobreza.

La bola de cristal es un chiste que siempre ha tenido mi esposo  Merlín, sobre su escritorio ( ya después del ataque de tos me acordé). En su trabajo hay que hacer pronósticos y como decía Yogi Berra, los pronósticos son complicados, porque se trata del futuro.
En  la mudanza de oficina, el futuro se había quedado rezagado.

El futuro es aire o cristal transparente.

El futuro es inasible, impredecible, cambiante, invisible tal vez.

Hoy va a nevar.

Es el futuro inmediato más probable en esta ciudad.

Mientras tanto hay que trabajar.


PD: Otra vez disculpen, tenia que sacarme ese conversación matinal tan surrealista de la garganta.

14 comentarios:

  1. Hola Natalia :)
    Cuando niño tenía una baraja de cartas de películas de dibujos Disney y entre ellas estaba el Merlin de tu imagen. Me alegro del buen sentido del humor de tu esposo, aunque creo que durante ese instante de la tos fuiste Alicia en el País de las Maravillas. Mmm si, me recuerdas a Alicia ahora que caigo. Tus momentos mágicos son cuando caes por el agujero de la madriguera y viajas al país de las maravillas. Donde nada tiene sentido (o lo adquiere) y todo es mágico y fantástico a la vez. Un gran abrazo y no cambies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland:) Asi me siento a veces, como Alicia. Es que es demasiado surrealista, que mi esposo, un señor tan serio, ande con una bola de cristal en el bolsillo jajaja Mis viajes al país de las maravillas son frecuentes , después regreso a la realidad, que no es tan mala jaja Un abrazote y gracias por tu compañía en mi blog.

      Eliminar
  2. Bueno, bueno.., el próximo lunes saldré a trabajar con mi "imaginaria " bola de cristal a ver si con ella soy capaz de descubrir algo hermoso que convierta en fiesta mi jornada. Quien sabe, quien sabe... La imaginación hace milagros.

    Me encanta que me hagas sonreir, Natalia. Un entrada guai.

    Feliz día

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina, me gusta eso de convertir en fiesta la jornada! A me encanta que alguien sonría con mis escritos! Me contenta mucho.
      Gracias por tu visita y un abrazote!

      Eliminar
  3. Me ha parecido muy bueno, la manera de contarlo, y muy idóneo tener esa "bola" de cristal para un trabajo de pronósticos. Que los dos paséis un buen y feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, si es muy gracioso ver a un señor tan serio como mi esposo con una bola de cristal en el escritorio, es lo que llaman aquí "conversation topic".
      Un fuerte abrazo!

      Eliminar
  4. Es bonito lo de la bola de cristal que nos cuentas y más asociándolo a un relato personal.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael,
      Gracias por leer mis a veces descabelladas anécdotas jaja
      Un abrazo y feliz fin de semana!

      Eliminar
  5. El trabajo no solo nos libra del aburrimiento y de los vicios, es también una actividad que nos devuelve cada día la dignidad. Por eso duele ver en España esa larguísima lista de parados, personas a las que les están robando poco a poco la dignidad.
    Una bola de cristal como la de tu esposo vamos a necesitar todos para arreglar esto.

    Un abrazo, Natalia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Jerónimo, tan cierto y triste lo que dices. El trabajo dignifica, ciertamente. Gracias por tu sentida y contundente reflexión.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  6. Merlín, no sé porqué me vino a la mente que cuando uno está en plena juventud tiene algo de mago, quizá siempre pero como en la juventud además se goza de osadía...yo hice algunas predicciones y pronósticos para con desconocidos y no salieron tan mal, pero valga me si ahora le atinaría a un cielo nublado,jajaja.
    Cambiar de trabajo o de casa puede traernos nuevamente al buen sentido del humor.
    Estoy relajada después de leerte.

    Abrazos, Leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz. que buen comentario me dejaste, el cual comparto. A mi en mi lejana juventus (jaja) como decía mi papa, me dio por todo, astrología, tarot, quiromancia, lectura de mano,etc. Ahora, igual que tu,solo me atrevo a predecir que va a hacer frio jaja. Por cierto, sabes cual es la diferencia entre bruja y hechicera? ( según los hombres) Bueno dicen ellos que hechicera es de la que te enamoras y bruja la te casas. jajaja. Yo soy una bruja muy convincente, asi dice mi queridísimo esposo. Un abrazote querida amiga Bea!

      Eliminar
  7. UNA VEZ MÁS HEMOS COMPARTIDO LA TERTULIA DEL TÉ, UN PLACER PARA MI ENCONTRARME CON TAN BONITOS MENSAJES QUE ME LLENAN EL ALMA Y AL MISMO TIEMPO ME ACERCAN A CADA UNO DE USTEDES.
    UN BESO Y UN ABRAZO FUERTE.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!