domingo, 3 de noviembre de 2013

INUSUALES VECINOS


Tenemos nuevos vecinos: Mr. and Mrs. Osprey.

Creo que nos llevaremos muy bien.

Como he dicho en otras ocasiones, no soy un ser social.

Cuando se me acaba lo que aquí llaman el “small talking”, me encuentro en el incómodo territorio de la “no afinidad”.

Pocas veces encuentro ese delicioso espacio íntimo de la conversación sincera, y llega un momento en que la “charla chiquita”  me resulta agotadora.

Pero con Mr. and Mrs. Osprey, creo que va a ser distinto.

Son callados y discretos.           

Con un aire aristocrático. Elegantes sin ostentación

De vez en cuando se les ve pasear juntos por las riberas del rio.

A veces se detienen  frente a nuestra casa y nos saludamos con un leve movimiento de cabeza.

Jamás hemos cruzado palabra, pero mas de una vez he estado tentada a ofrecerles un gin & tonic para que acompañen nuestros "sundowners". 

Confieso que los espío.

Quiero saber sus rutinas, sus horarios, sus hábitos nocturnos.

De hecho, ahora tengo siempre los binoculares a mano.

Pero cuando quiero observarlos,  se me escapan en los vapores del rio.

Los Osprey, ejercen en mí una misteriosa fascinación.

Creo que por su espíritu aéreo.

Su magnificencia.  Su desenfado.

La levedad de su vuelo.

Mis inusuales vecinos viven en un confortable Penthouse, en la copa de un árbol cercano.

El Señor y la Señora Osprey  son una  magnifica pareja de águilas pescadoras.
http://en.wikipedia.org/wiki/Osprey
 

18 comentarios:

  1. Dejas el suspense hasta el final y lo adornas con una imagen ya de por sí muy expresiva.
    Un abrazo y una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, mis nuevos vecinos son un lujo!
      Un abrazo y otra sonrisa! Feliz comienzo de semana!

      Eliminar
  2. Qué maravilla poder observar a un par de seres así, con esa belleza y esa majestuosidad.
    En efecto, tienen aire aristocrático.
    Muy bien narrado, Natalia. Nos llevaste en volanda hasta el final.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jerónimo
      Gracias por tu comentario. Como le dije a Rafael, un verdadero lujo, observar su vuelo y no tener que hacer small talk con ellos jaja
      Un abrazo y feliz semana!

      Eliminar
  3. Que suerte tienes! Mi hermana es biologa y pajarologa, y me ha pegado un poquito la fiebre de los pajaros.

    Ando perdida y silenciosa, pero siempre te leo.

    Como dicen por aqui: stay warm!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pajarologa? jajaja me da risa esa palabra. Silenciosa o dejando huella, gracias por estar allí!.
      Un abrazote

      Eliminar
  4. Jajaja, al leer lo de los binoculares pensaba decirte que me costaba creerlo, ahora me lo creo a pies juntillas. Eres una artista del suspense. Disfruta de tus pajaritos. No salto y brincos por no ahuyentarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, que buen engaño y gracias por ser tan considerada y no querer espantar a mis vecinos!
      Un abrazote!!

      Eliminar
  5. Un final de los que me gustan: imprevisible y en este caso, delicioso, Natalia.

    Besazos

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por lo de delicioso! Creo que mantuve el suspenso, aunque la foto delataba un poco si uno la ve antes de leer jaja. Son unas soberbias aves y buenos vecinos y se alimentan de peces.
      Un abrazazo!

      Eliminar
  6. Me has sorprendido cuando has dicho lo de los binoculares a mano. Te mentalizo demasiado perfecta para imaginarte fisgona.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos, espero que hayas seguido leyendo y se justifique mi uso de los binoculares jajaja. Se ven esplendorosos cuando uno ve a esas águilas de cerca! Un abrazo grande!

      Eliminar
  7. Hola Natalia. Jajaja Tremendo. Que genial, con giro inesperado jaja. Me lo había creido, tengo una colección de la editorial Osprey y me dije: Mira, los propietarios serán canadienses jajaja Feliz “espiaje”, ya nos contarás más cosas :) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja Roland, por una vez me gusta haberte engañado, aunque sea por unos segundos jajaja! Editorial Osprey jajaja Tienes mucha imaginación. Si me encanta ver a mis aguiluchos, son majestuosos realmente. Pero me temo que en el invierno emigran, y después no se si volverán a ser mis vecinos. Un abrazote ( espero que mis vecinos reales no crean que los estoy espiando a ellos)

      Eliminar
  8. QUE LINDO, ME SORPRENDIO EL FINAL. PRECIOSO TEXTO.

    GRACIAS POR VENIR A COMPARTIR LA TARDE DEL TÉ, QUE ES UNA MANERA DE ESTAR MÁS CERCA, DE UNIFICAR SENTIMIENTOS, DE DEBATIR A VECES... PORQUE NO TODOS ESTAMOS DE ACUERDO EN ALGUNAS CUESTIONES. ESO ME GUSTA TAMBIÉN.
    UN BESO GRANDE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lujan,
      Tus tés son exquisitos. gracias por acercarte por aquí.
      Un abrazo

      Eliminar
  9. Sonrojada voy a decirte que sonreí al leer que eres poco sociable. Me pasa igual: puedo conocer gente facilmente pero hacer amistad...pff, unas cuantas que de pronto se estancan en un punto en el que ni para allá ni para acá. Cuando alguien habla demasiado (muy seguido) me es agotador! jajaja, pero que bonito post sobre los nuevos vecinos a los que espías con diligencia. Encantadora imagen.
    Saludos, Leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea,creo que entonces tenemos mas de una cosa en común, esposo ingles, gusto por la lectura y la escritura y además de temperamento solitario. Por eso me encantan mis nuevos vecinos! Dialogo silencioso.
      Un abrazote y gracias por tu amable visita.

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!