martes, 16 de julio de 2013

BRUJULA Y HORMIGAS


A veces pienso que necesito una brújula.

Pero no para que me indique el Norte, porque eso, a estas alturas de mi vida, es inútil.

Para mí el Norte es el Ávila de Caracas.

Los demás Nortes no existen.


El fin de semana mi nueva vecina (y pronto ex vecina) escocesa, me soltó  una lenguarada en “escoses” inescrutable. Como no le entendía ni una palabra, yo sólo le hacía gestos y le decía: good, very nice, wonderful, y me reía.  Mi esposo me miraba extrañado.

Cuando terminó la conversación (creo que bruscamente), le dije a mi esposo que me tradujera.

La vecina me estaba diciendo que la acababa de atacar un ejército de hormigas y que le habían picado todos los brazos.

Gracias a Dios que nos mudamos pronto, porque creo que comencé con mal pie, pero nos dio un ataque de risa.

Esto es solo una anécdota divertida, pues de lo que quiero hablar brevemente es de la brújula.

Un instrumento fascinante, preciso, imprescindible para la navegación.

Hablo de otro tipo de navegación.

La única que me interesa, la del alma.

Me gustaría poseer una brújula que me guiase.

A la sonrisa perdida.

Al abrazo oportuno.

A la disculpa vencida.

A la palabra acertada.

Al gesto amable.

A la risa soleada.

Al disparate preciso.

Y terminando este párrafo, observo como una hormiga me pasa por al lado, presurosa, como si tuviera una urgencia, como si supiera exactamente hacia donde se dirige y para qué.

Como si tuviera una brújula.

El diligente insecto me hizo acordar de la vecina escocesa, pobrecita.

Me eché a reír.

Mi Norte: El Ávila de Caracas
“Aquel que a sus cabellos
ató el silencio.
Para sin lastimarme,
cavar una ribera de luz dulce en mi pecho
y hacerme el alma navegable”

“El Angel Bueno” Rafael Alberti

10 comentarios:

  1. Querida amiga:

    No, no es una carta jaja lo dije por lo de tu comentario en mi blog ;) Bueno... No se que decirte... A veces uno quiere brújula y a veces uno quiere perderse. Yo soy de los que requieren brújula, pero con moderación. Quizás sea como la hormiga que sabe bien lo que quiere, pero otra cosa es que lo consiga. A veces la vida se empeña de crear ríos y barrancos, aunque en el fondo supongo que en realidad se lo buscó uno, no sé.

    Me puse demasiado transcendente jeje graciosa anécdota la de la vecina :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Apreciado y trascendente amigo, gracias por tu visita. No se por que me dio por las brújulas, creo que porque descubri que tengo una en el celular, y aquí cuando me explican direcciones en términos de Norte, Sur, Este, Oeste me pierdo mas rápido. Un abrazo, todavía pensando.

      Eliminar
  2. A veces, nosotros mismos somos como hormigas que andamos buscando el norte y sin brújula.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael, gracias por tu visita. Las hormiguitas son tan trabajadoras y organizadas, pero pican duro, que lo diga mi vecina jaja.
      Un abrazo y que tengas un muy inspirado día.

      Eliminar
  3. Me gusta tu norte, yo tengo el mio que es cualquier norte, el de mi país, el de Europa, el de mi ciudad, el de mi casa. Para las hormigas harina, para ti una cerveza y unos pinchos. Y mi abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ester, tu abrazo llego derechito, como si tuviera brújula.
      Otro para ti!

      Eliminar
  4. Las hormigas, los animales en general, en uestión de orientación nos llevan años de ventaja. No suelen perderse nunca y menos enb dudas existenciales, de las que no entienden ni falta que les hace...

    Un relato refrescante para este verano de calor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola jeromimo, ciertamente nosotros los humanos somos los complicados!!
      Un abrazo veraniego

      Eliminar
  5. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar
  6. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!