lunes, 8 de julio de 2013

BRINDISI


Llegó la hora de brindar.

Ese fue el mensaje musical, el tema recurrente del fin de semana.

No hace falta leer entrelineas. El mensaje fue claro.

Corre, agarra una copa, llénala hasta que se desborde y brinda.

Brindemos.

Me encontraba yo comprando unas fotocopias e hipotecas, en el Farmer’s Market de Calgary.

Para mi buen amigo imprescindible,  toda la comida griega suena a fotocopia o a hipoteca. Y allí estaba yo, en el puesto griego, eligiendo unas cuantas fotocopias de berenjena, hipotecas rellenas de alcachofa y espinaca, cuando de repente retumbaron en el ambiente los primeros compases  úmpapa úmpapa…pausa… úmpapa úmpapa…

Y yo que no tengo mucha cultura operística (me encantaría, pues saber de Opera es para mí el Olimpo de la cultura), reconocí al instante,  el “Brindisi” de la Traviatta.

Pensé que era una grabación, pero en cuanto volteé,  se presentó ante mis ojos una imagen surrealista;  una tarima llena de vaqueros, cantando el Brindisi,  de Verdi, magistralmente.

Explico que en Calgary estamos en Stampede (una semana donde todos nos transmutamos en vaqueros…Yihaah)

Después me enteré que era el “Downtown Opera Chorus” haciéndonos este regalo musical.

Salí del mercado con una bolsa llena de fotocopias e hipotecas  tarareando incesantemente esa melodía, dirigiendo gestualmente un coro invisible y hasta bailando.

Mi hijo Santiago  se hacía el que no me conocía.

Llegamos a la casa, justo a la hora del aperitivo.

Como hace calor, mi hijo, mi esposo y yo,  sacamos unas cervecitas.

Y brindamos.

Dijimos todos al unísono: Salud.

Y yo en mi cabeza brindé, por la vida, por los cambios, por los proyectos de mi joven y emprendedor hijo, por estar juntos, por mi hija que está en Italia en una especie de sueño, por mi mural que pronto ha de desaparecer (pues nos mudamos), por mi escudero de cuatro patas (como se refirió a Sancho un amigo del blog), por el amor de mi vida, por los ausentes.

La cerveza estaba burbujeante, alegre y refrescante, como la melodía que se repetía aun incesantemente en mi cabeza…

Brindar es llenar el momento efímero de deleite, lo dice Verdi.
 
http://www.youtube.com/watch?v=50mgt-Dwbbs

Y una foto de mi mural, con mi mejor crítico de arte, El Ávila de Caracas, mis paisajes intangibles que llevo a todos lados, como dijo el poeta Eugenio Montejo, que pinté en mi jardín y me ha acompañado todos este tiempo pero ahora nos mudamos a una casa con una vista de verdad. Lo extrañaré. Brindemos por eso.

17 comentarios:

  1. Hola Natalia,

    Es genial que puedas estar rodeada de la gente que te quiere, a algunos nos falla un poco esto. En fin, me dio un poco por ahí, pero no es cosa de tu blog, venía ya un poco tocado.

    P.D: Se suena eso del escudero de cuatro patas ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland, bueno no te me achicopales, como dicen los mexicanos. Tengo pendiente leer tu ultima entrada, pero guardo ese momento para cuando lo pueda hacer con calma y gusto. Ahora estoy apurada por irme a la oficina.
      Un abrazote
      P.D.: es que me encantó tanto eso de "escudero de cuatro patas"..jajaja

      Eliminar
  2. Que casualidad, ayer preparé una entrada, y está relacionada con ese mismo brindis, lo he oído muchas veces, lo he escuchado otras tantas y cada vez me gusta mas. ¡Brindo contigo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, bienvenida otra vez, que bueno que estas de regreso! Y que sincronía que estemos en esto de brindar. Como que estamos cantando a coro.
      Salud!
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Pues que ese brindis y su fondo dure mucho, pero que mucho tiempo en tu corazón y te haga muy feliz.
    Un abrazo y lindo día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, tu comentario me llega fuerte y sonoro, y te agradezco mucho tus buenos deseo que vienen desde tan lejos, pero se sienten cercanos. Gracias.
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Pues venga ese brindis por la vida, por toda la vida que hay en tus entradas...¡salud!
    Lástima de mural, es bonito.

    Un abrazo y feliz mudanza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jeronimo, me encantaría brindar con todos los que me leen. A tu salud!
      Mi mural me ha sacado del gris de esta ciudad donde las casas son o grises o beige. Me va a hacer mucha falta.
      un abrazo grande

      Eliminar
  5. Leonor nos has hecho un gran regalo con el brindis de la Traviata, mi abuelo aun recuerdo que brindaba así:
    "Agua pura cristalina, madre de sapos y ranas, esa no la bebo yo. Vino tinto, rompemuros, que es bebida de los reyes, el agua para los bueyes, que tienen los cuernos duros". Bss.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, y tu me has hecho recordad como decía mi papa, algo parecido: Que beban agua los bueyes, que tienen el cuero duro, aguardiente y vino puro, es lo que beben los reyes.
      Que rico despertar estos recuerdos!
      Un abrazo fuerte

      Eliminar
  6. Amigas y amigos del mundo bloguero, tengo el ofrecimiento de parte de una empresa de publicidad para auspiciar mi blog. No estoy seguro de querer hacerlo. Sin embargo, para eso, debo conseguir mil seguidores. Por ahora, he decidido llegar a esos mil seguidores y quisiera contar con ayuda bloguera de ustedes, que se apunten en mi blog como tales. Dado este paso, decidiré si le doy espacio o no a la publicidad (¿qué les parece?). A quienes decidan ayudarme y apuntarse de seguidores o seguidoras en mi blog, de antemano… ¡MUCHAS GRACIAS!

    ResponderEliminar
  7. Pues brindemos también por la amistad, por estar juntos compartiendo vivencias auténticas, por tu mascota bella y por ese mural encantador que tienes. Yo había pintado también una vez la pared de mi habitación con un paisaje. Un besito amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me encanta eso de compartir vivencias autenticas. Te digo salud tabien por tu encantadora amistad!
      Un abrazo

      Eliminar
  8. Salud, Leo! Pura buena vibra nos regalaste en este post. Te la deseo también en tu mudanza. Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vero! y por tus recomendaciones que un día probare con deleite en Montreal.

      Eliminar
  9. Es interesante descubrir que despues de una temporada gris los colores de la vida siguen ahi, que siempres veas los rayos del sol amiga, porque de que estan ahi, estan ahi!
    El espiritu de esta ciudad es 'dar', que lindo regalo recibiste. Con esta locura de la Stampede el centro es una verdadera fiesta y es una gran alegria 'recibir' a diario, no alcanza ell tiempo para tanta fiesta!

    Happy moving!
    Seguiran por la misma zona?
    Sandra
    Ps: linda tu foto de perfil

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra,siempre me contentan tus comentarios. La gente creerá que soy una veleta, de lo profano a lo sublime, pero son los estados del alma. A veces le entran a uno los blues, aunque sea verano. Si Calgary la verdad, tiene un gran espíritu, después de las catastróficas inundaciones, poniendo al mal tiempo buena cara y la solidaridad de la gente algo ejemplar. Estamos muy ilusionados con nuestra nueva casa, es por el sur, pero un poquito mas al norte. Ya contare la experiencia...
      Un abrazote

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!