martes, 4 de junio de 2013

KAIROS


A las doce de la noche del domingo, crujen las cerraduras y caen los barrotes. 

Es Cronos, el implacable.

El lunes en la mañana  el despertador trompeta se regocija en  su grito destemplado.

Los minutos comienzan su  marcha  monótona y sostenida, como cationes marcando un tiempo químico hecho de Arsenio y Plomo.

Se instala la ansiedad en este cuerpo cobarde que sólo quiere dormir.

Llego a la oficina gris, con mis pensamientos grises  de lunes en la mañana,

Me acorralan los calendarios,  las  páginas de la agenda me demandan, so pena de estrangulamiento; las reuniones surgen como un campo minado frente a mi semana. Las líneas muertas, eso que llaman “deadlines” parecen zombis que me amenazan, me  asustan, me aterrorizan con ese miedo venenoso y ácido que quiere corroer mis días.

Y así, los minutos, tan cronológicos ellos,  perversos, van derramándose, uno tras otros, de lunes a viernes laboral, formando un pozo  de tiempo profundo e inasible.  

El tiempo que se fue.

No hay distancia más larga que hace un minuto atrás…dicen.

Los miércoles a mediodía, mitad de semana, cuando la pendiente cambia en una inflexión dichosa donde la felicidad tiende a infinito (mi esposo lo llama “chuf factor”) Cronos comienza a debilitarse.

El viernes en la tarde, Cronos se desploma como una masa inerte, un reloj flácido, como los de Dalí.

Se quiebran los barrotes,  y saltan los candados.

Surge Kairos,  amable y generoso. Los minutos se dispersan en un caos incontenible y feliz.  Los relojes  no marcan las horas, sino un largo y plácido etcétera.

Comienza el fin de semana.

Kairos tiene textura de miel, olor a madrugada, sabor a mañana infinita, y claridad de mediodía.

Cuando opero en Kairos, no hay tarde, ni temprano,  ni agenda, ni calendario, ni líneas muertas, ni pozo de pasado inasible, ni marcha de cationes, ni de soldados.

Kairos es el tiempo de estar vivo: el único.

12 comentarios:

  1. Tenemos que soportar a Cronos, que con su juventud, no perdona, para disfrutar de Kairos, el tiempo de Dios que es solo cuantitativo. Abrazos y disfruta del fin de semana, que todo llega

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya falta poco para el cambio de pendiente y que la felicidad tienda a infinito, mitad de semana.
      Un abrazo y gracias por venir. En mi blog vivo todo el tiempo en Kairos, una burbuja de tiempo mágico.

      Eliminar
  2. El uno, sin el otro, serían incomprensibles en nosotros, aunque siempre añoremos al Kairos.
    Un abrazo y feliz miécoles.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, no lo había visto de esa manera, como dijo Ester, necesitamos del uno para disfrutar del otro. Un abrazo cronológico, ya me tengo que apurar para irme a la oficina....

      Eliminar
  3. Fantástico.

    Tenía que decirlo así como palabra suelta con su punto, Natalia 6 ;) Entre sonriente y fascinado he leído tus líneas. Si me lo permites yo lo veo más como un poema que como una narración, pero bueno, sea como sea me gustó mucho.

    Es fácil sentirse identificado con esas sensaciones. Por cierto, el cuadro de la persistencia de la memoria es uno de mis favoritos, ya me fascinaba desde niño. Ha sido un placer leerte :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me has dejado una gran contentura por dentro con tu tan generoso comentario, mi apreciado Roland 40
      ( aunque suene robótico jaja) Gracias
      La persistencia de la memoria, es un cuadro realmente poderoso. Creo que ilustra muy bien lo que quería expresar. Con Dali me une el vinculo del YOYO ( EL YOYO, post de abril creo)
      Un abrazo

      Eliminar
  4. Lo mejor de estar jubilado es seguir comprobando la hora alas 6.30, dal la vuelta y seguir durmiendo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el deseo que le pediría a un genio, despertarme todos los días de forma natural, que lujo!!!
      Un abrazo Marcos

      Eliminar
  5. Leo, vengo muy agradecida por tu comentario en la entrada de hoy en paradoxia; de verdad que se agradece el apoyo, pues para no hacerte larga la historia, mi diccionario británico jajaja es medio limitado en términos literarios, la literatura nunca fue su fuerte. Lee por puro placer cosas de espionaje, política, economía y thrillers ya sabes, pero cosas un poco más serias y hasta cierto grado complejas de literatura, las evita.
    Voy a hacerle correcciones, gracias a tu ayuda.

    Y enseguida vuelvo con calma a leer tu post que parece prometedor y no quiero perderme el placer de leerlo por nada.

    Abrazos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, que bueno haber contribuido con un granito de arena.
      Abrazos

      Eliminar
  6. uff!! los dioses de lo humano y de lo inhumano...jajaja
    Me encanta la forma que conectas de manera tan natural la realidad cotidiana de tu semana con esas figuras que pareciera son de lo más intelectual. Y qué maravilla el tiempo de Dalí.

    Te dejo mi abrazo, Leo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, siempre amable!
      Abrazos para ti tambien

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!