jueves, 30 de mayo de 2013

QUITAPESARES


Arreglando el closet, y nada puede ser más importante que eso, me encontré un cojincito pintado por mi mama.

Unas rosas pálidas, su especialidad.

Mi mama pintaba lo que se dejara, lienzos, porcelana, paredes, telas.

Decidí meter estas pinceladas llenas de recuerdos,  debajo de mi almohada.

Desde entonces, duermo mejor.

Ahora, cuando poso mi cabeza en la almohada, todos mis miedos, mis tribulaciones, todos mis pesares, se acaban.

Me siento, protegida y dueña de una felicidad total, inimaginable;  al menos por un instante.

10 comentarios:

  1. Precioso el cojín y las palabras que le dedicas a la pintora. Que duermas bien mientras descansa en esos recuerdos.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester y gracias como siempre por tus lindas palabras. Tengo que ponerme al día con tus escritos. Recibe un abrazo.

      Eliminar
  2. Oh... Que tierno ^^ Realmente es una entrada hermosa.

    Encontraste una buena manera de encontrar la felicidad, por poco tiempo que sea. La malvada felicidad no suele más que dejarse acariciar levemente mostrándonos lo que nos puede ofrecer y marchándose, como si se burlara de nosotros.

    Bueno, y más allá de mis divagaciones, es precioso el recuerdo que guardas de tus seres queridos, un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola amigo Roland, tienes razón, es elusiva, y escurridiza, digo la felicidad. Como que hay que buscar momentos de felicidad perfecta, aunque breves, como el que tuve la suerte de conseguir.
      Un abrazote

      Eliminar
  3. Es que ese cojín tiene algo mágico y especial, en ese recuerdo imperecedero que tu madre dejó en el mismo.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Rafael, realmente especial, fue mi momento mágico de ayer.
      Abrazos

      Eliminar
  4. No sé si te atreverás a explicar algo tan íntimo como son los propios sueños, pero estoy segurísima de que ahora son mucho más hermosos, luminosos y plácidos que antes.

    Estoy a punto de acabar tu libro, que he retomado no hace mucho...Lo dejé a medio porque en mayo tuve miedo de algo que al final ha finalizado felizmente. Te lo contaré pronto :-)

    Un beso muy fuerte!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que bueno que no paso de un susto, sea lo que sea!
      Un gran honor que me haces leyendo ( y sobre todo terminando jajaja) mi libro. Después me dices que te parecio.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  5. Un dia falta para que mis padres terminen su visita en mi casa y nuevo pais, por lo menos un anio pasara antes que los vuelva a ver, durisimo ver como a esta edad el envejecimiento se acelera, terrible pensar en una separacion definitiva..
    Un dia mas y dejare de ser princesa...
    Un dia mas y volvere a ser solo madre y guerrera en un pais lejano.
    Un dia mas...
    Que triste es esto!
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhhh querida Sandra, me llegaron mucho tus palabras. Te mando un abrazo apretado como decia mi mama.

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!