sábado, 16 de marzo de 2013

PONTIFEX


Desde hace meses, vivo en parque jurásico.

Sólo que los dinosaurios y pterodáctilos, son grúas gigantes, tractores y camiones, que se mueven pesadamente entre la bruma, los retazos de nieve sucia y el marrón.

Parece un planeta triste y sin vida. Horrendo.

Sin embargo, me complace ver que los impuestos astronómicos que uno paga aquí son utilizados para  bienestar de la ciudad.

Se trata de la construcción de una red de distribuidores y puentes que circunvalará la ciudad y acortará las distancias.

Eso se llama planificación. Lo que no existe en mi país de origen.

Pero como paisaje, aunque sea temporal, es deprimente.

Y pensar que mi título de Ingeniero Civil, reposa en algún lugar de mi sótano....

Con el ánimo del mismo color que el paisaje, de repente, en medio de mi planeta helado y depresivo, pues, ¡Eureka!, encontré este “magic moment”.

Las asociaciones de la mente son sorprendentes y surcando mi atmosfera marciana, mientras mi esposo conducía,  tuve esta reflexión.

Viendo como los tiranosaurus colocaban una gran viga en la luz central, me vino a la mente la palabra  Pontífice (por razones obvias),  y de la biblioteca de mis olvidos  saqué que proviene del latín Ponti-Fex,  que significa “el que hace puentes”.

Entonces  la construcción tomó otra dimensión y pensé:

Construir puentes es una tarea sublime

Es acortar las distancias.

Es conectar lo terrenal con lo sagrado.

La experiencia con lo místico.

La acción con la quietud. Y viceversa.

El miedo con la esperanza. Puente de una sola vía.

Al hombre con Dios.

Tender puentes es superar abismos.

Viendo las enormes grúas Mamut, cargando gigantescas vigas de acero, es evidente que construir puentes es difícil y conlleva un gran esfuerzo.

Como Ingeniero civil lo sé muy bien (tuve la suerte de trabajar en la compañía de un gran hacedor de puentes en Venezuela)

Pero definitivamente, hay puentes más complicados.

De ahora en adelante, el planeta deprimente que me acoge cada mañana, será una fuente de inspiración para ayudarme a construir algunos de esos otros puentes, que tanta falta me hacen.
 

14 comentarios:

  1. Natalia, que bonito sería que todos fuéramos capaces de ser "pontífices" en nuestro entorno. Unir en lugar de desunir. Intentemoslo al menos, aunque no tengamos titulación oficial, como tu.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marcos, asi es, el mundo seria muy distinto no?
      Saludos afectuosos de domingo!

      Eliminar
  2. Pues ahora sé el significado de la palabra pontífice. Gracias Leonor.
    Siempre he dicho que construir cualquier cosa, es construir puentes. Como este post que es un puente entre tú y nosotros, los que leemos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz, gracias, que bonita reflexion. Me encantan esos puentes de palabras. Gracias por tu visita!
      Abrazos

      Eliminar
  3. Siempre se debe estar trazando puentes para que no se corte la vía de la comunicación, (al menos), y dar las posibilidades de que se pueda avanzar más allá, si es posible.
    Un abrazo y feliz domingo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos dias Rafael, como dice nuestra amiga Beatriz, es lo que haces con tus versos todo el tiempo, tender puentes para llevar imagines, emociones, belleza.
      Un abrazo dominguero

      Eliminar
  4. ¡La imaginación al poder! Y a ti no te falta, has hecho una gran entrada, que he leido gracias a los puestes tendidos por Internet. Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre amable Ester, gracias.
      La imaginacion es la que me salva a veces, del frio y la desolacion.
      Un abrazo y feliz semana

      Eliminar
  5. Natalia hermosa prosa profunda además y sabia que nos invita a reflexionar en el intento de seguir puentes , me quedó me dió alegía cuando te leí que recomendabas a Andrés Eloy Blanco uuufff me gustaría volverlos a tener pero los dejé ne mi tierra Vzla. jope cuanta añoranza , un abarazote desde mi brillo del mar, me quedaré en tu rincón sino te importa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Beatriz, muchas gracias por tus palabras y bienvenida. Que cosa tan magica que Andres Eloy tendio este nuevo puente!
      Hiciste mi despertar!
      Un abrazo!

      Eliminar
  6. Hola Natalia :)

    Me recordaste a Elisa Bornemann y mi poema infantil favorito (es infantil?)

    "Yo dibujo puentes para que me encuentres

    Un puente de tela con mis acuarelas

    Un puente colgante con tiza brillante

    Puentes de madera con lapiz de cera

    Puentes levadizos plateados, cobrizos..

    Puentes irrompibles de piedra invisibles..

    Y tu ¡Quien creyera! ¡No los ves siquiera!

    Hago cien, diez, uno.. ¡No cruzas ninguno!

    Mas como te quiero… dibujo y espero.

    ¡Bellos puentes para que me encuentres!"

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jackie, que belleza!
      Gracias por este regalo tan maravilloso.
      Un abrazao y te extranaba!

      Eliminar
    2. Un besito.
      Es que estoy sumida en un trabajo esquizofrenico y no tengo tiempo de hacer cosas lindas, como leer blogs.

      Eliminar
  7. Otra bonita reflexión. Sin duda que es buen tender puentes, conectar con los demás, acercarnos, empatizar... Na, un puente con Dios se caería :P jajaja (sin intención de ofender)

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!