martes, 29 de mayo de 2012

POSTRES Y DECISIONES


El domingo pasado  mi esposo y yo fuimos a un restaurant de mariscos.
Yo dije en tono decidido: comamos todo lo que queramos menos postre. Y dicho esto, hice una disertación de que no valía la pena comerse esos postres gigantes que sirven aquí,  que las tortas de restaurant eran unas bombas calóricas y en verdad, no son tan buenas así, que se ven mejor en las fotos de lo que son. Mi esposo dijo, yes dear  y  aceptó el trato.  Él, como buen “borracho” que se precie, no come dulce, como decimos en Venezuela.

Será porque vamos poco a restaurantes aquí en Canadá, que ese día nos volvimos locos. En Caracas, no perdonábamos ningún fin de semana, y comíamos fuera de viernes a domingo. Aquí en Calgary, justamente por el  “no drink and driving”, la pereza de manejar, pues la verdad preferimos quedarnos en casita tranquilamente.  Pero,  cuando vamos a comer, pues nos concedemos casi todas las indulgencias.

Así fue, nos comimos toda la bandeja de pan y pedimos otra. De entrada, hongos rellenos de cangrejo; de  plato principal, cola de langosta, con camarones rebozados en coco,  acompañados de pasta con camarones y salmón, todo esto acompañado con ensalada de la casa. Como el plan era no comer dulce, pues, la verdad no me sentía tan culpable.  Además de que por fin, una comida preparada por otra persona que no sea yo. Todo sabe mejor si lo cocina otra gente.

Cuando nos retiraron el servicio, nos dieron los bol para limpiarnos las manos, etc, y la mesera nos preguntó si queríamos postre. Mi esposo, como sabía  de nuestro pacto, o mas bien, mi decisión  unilateral, pues ya estaba diciendo: No thank you.., cuando lo interrumpí diciendo como si nada: Please, I would like an Apple Crumble a la Mode.

Mi esposo se quedó de una pieza y cuando la mesera se retiró me dijo cínicamente: Once you make up your mind,  you really don’t know what you will do next, do you dear? O en otra palabras, después que tomas una decisión, nadie sabe lo que vas a hacer, querida.

Y yo le dije: Meen, es que a mi me gusta vivir mi vida espontáneamente. 

Cosa que es absolutamente cierta, por eso no hago listas, ni planes a muy largo plazo, prefiero dejar que la vida se planifique sola y dejar espacio para la magia.

Nos reímos.

Todo esto viene a cuento porque esta semana estamos confrontando una muy delicada decisión. Ya está tomada. Me aterroriza porque es lo que se llama un sistema frágil,  como los cohetes que mandan a la luna, las posibilidades de que algo salga mal son mínimas, pero si algo sale mal, las consecuencias son catastróficas. Espero que salga todo perfecto porque se trata de la salud.

Me trajeron mi Apple Crumble a la Mode,  y a él su Spiral Chocolate Cheese Cake (no se iba a quedar atrás)

Ojalá que la vida fuera tan fácil como decidir entre comer postre o no. Pero, no es así.

Nos miramos a los ojos, por un momento olvidé el susto que tengo dentro y devoramos nuestros dulces con fe, complicidad  y devoción.

4 comentarios:

  1. Todo saldra bien, veras.

    ResponderEliminar
  2. Natalia, espero que todo salga bien, estare pensando en ti y enviandote buenas energias.

    Yo te quiero invitar un dia a comer en mi casa, pero lo hare cuando vengan mis suegros y mi mama, porque tengo la sensacion de que se van a llevar super bien. Y si quieres te buscamos y te traemos para que no te preocupes del drink and drive.

    ResponderEliminar
  3. Gracias mc, ya esta todo bien, en la casa y mi esposo en recuperacion, despues te cuento.
    Sera un enorme placer ir a comer en tu casa un dia y conocerte a ti y a tu familia. Pero ya te diste cuenta que a nosotros es mas barato vestirnos que alimentarnos. Besos y gracias otra vez.

    ResponderEliminar
  4. Bueno... En eso soy distinto, creo, aunque alguna vez me dejo llevar por algo distinto a lo que me propuse, bueno rara vez jaja

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!