martes, 1 de mayo de 2012

SOLLOZOS Y CHISMES


El otro día me dio una lloradera y se me quedó un sollozo por dentro. De vez en cuando me sucede. No es tristeza, ni alegría. No es distancia, ni es cercanía. No es soledad, ni compañía. Es todo eso y  no es nada, a la vez.

No me preocupo mucho, es una reacción hidráulica-emotiva-hormonal, que limpia y libera, y casi instantáneamente vuelvo a las ensoñaciones, que es mi estado natural. No sé si es un signo de salud mental o todo lo contrario.

Pero esta vez, repito, se me quedó atragantado un sollozo y estuve varios días, con este reflejo involuntario  súbito, hondo e inesperado, que deja una especie de sobresalto en el pecho.

Mis días continuaron con esta crisis de sollozo, como si fuera un hipo pernicioso, hasta que me inventé mi propia terapia.

Así como dicen que para atacar el hipo uno necesita un susto, o tomar agua al revés, o aguantar la respiración, pues decidí que para liberarse de un sollozo obstinado, hay que convertirlo en suspiro. 

Y para convertir un sollozo en suspiro hace falta encontrar un momento de ternura.

Creo que los momentos de verdadera ternura son escasos, porque el mundo está edulcorado, sobresaturado de lugares comunes, frases hechas y sentimentalismos de los cuales, por supuesto, yo no escapo.

Así que me puse a la caza de un verdadero momento de ternura. Sin éxito, por supuesto.

Hasta que no tuve más remedio que comentarle a mi esposo sobre este sollozo que tenia entre pecho y espalda.

Su primera reacción, preocupado fue, What can I do? Yo le dije, nothing really, sin entrar en detalles.

Entonces me sirvió un trago,  me trajo el periódico, y me preguntó que si quería ir a España de vacaciones, o a Rusia, cualquier cosa para contentarme. Pero el sollozo seguía allí.

Al rato,  mi esposo me dijo I have a chisme. Mi esposo es el hombre más discreto del mundo. Considerando que trabajamos juntos, tiene que ser así, la verdad, pero yo me muero de la curiosidad y él nunca suelta prenda.  Me la paso preguntándole, what’s new? y  siempre dice, nothing new.

Esta vez me deleitó con un chisme fresco.  El chisme, leía hace poco, es el origen de toda la literatura.  Confieso que el chisme captó mi atención absoluta y lo escuché, fascinada, por un rato. 

Después le dije, pero why didn’t you tell me this before? Así de bueno era el chisme.

Y me contestó, I just wanted to cheer you up.

Esto me pareció lo más tierno del mundo.

Le di un beso, agradecida, y en ese momento, solté un suspiro gigante, como si se desinflara una pena.

Así, con un genuino acto de ternura, me liberé del antipático sollozo.  

9 comentarios:

  1. Ah, que bueno que el sollozo se fue! Bye sollozo!

    Yo tambien trabaje con mi esposo por un tiempo. En la misma oficina. En el mismo cuartico! Terminamos pidiendo oficinas separadas, nos distraiamos demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mc, que linda, gracias por tu solidaridad. Mi esposo es mi jefe indirecto, pero el me reporta a mi ( eso siempre digo) pero lo malo es que el no me reporta nunca nada, a menos que me vea triste jajajaj

      Eliminar
  2. Que bueno que pudiste conseguir remedio a tu sollozo! Ahora si que me quede con ganas de conocer el chisme de tu marido!!!
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra, vo a tener que sollozar mas a menudo para que me mantengan informada, jajaja
      Besote

      Eliminar
  3. Natalia ♥

    Yo ni muerta trabajaria con mi esposo.
    No porque el tenga algo de malo, al reves, estar con el es muy grato, sino porque vernos las caras las 24 horas del dia, los 7 dias de la semana me parece un sucidio. No tendriamos nada que contarnos nunca. Iriamos en silencio por la carretera!

    Un besote grande.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jackie, me hacia mucha falta tenerte de visita por aqui! Bueno, a mi esposo y a mi nos queda otra, nos vinimos para aca porque nos dieron trabajo a los dos en la misma conmpania, pero todavia nos hablamos... jaja besososos

    ResponderEliminar
  5. A mi me pasa lo mismo, la semana pasada me entro una lloradera y lo peor es que no tenia ninguna razón seria. Me causó mucha risa lo de "reacción hidráulica-emotiva-hormonal", a mi tambien me parece que es lo mismo. Ayer me tome un dia de descanso, me pinte las uñas, miramos peliculas comicas, y zas! Por la noche se me salio mi primer chiste sin darme ni cuenta. Pero te diste cuenta que hubo una luna muy llena muy llena? Me pregunto si talvez tuvo algo que ver. Un abrazo! Y sique escribiendo tan lindo!

    ResponderEliminar
  6. Hola kari, ahora que lo mencionas creo que si es muy posible que la inmensa luna haya tenido algo que ver con la lloradera, mira tu que coincidencia que a ti tambien te dio. Gracias por visitarme, un abrazo gigante como la luna para ti!

    ResponderEliminar
  7. Ummm vaya con el sollozo... Creo que los hombres no solemos tener ese tipo de estados, al menos yo, que soy más de “todo” o “nada”, si sollozo se porqué, aunque bueno, a veces si estoy apesadumbrado y me cuesta encontrar el motivo. No creo que sea ni mejor ni peor, es... diferente ^^

    Me alegro de que encontraras tu suspiro y que eso te hiciera sentir mejor.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!