domingo, 6 de noviembre de 2011

Magia Portátil

Mi querido hermano Rafael, que en paz descanse, decía que “hay tres signos de envejecimiento: El primero es la pérdida de la memoria...y de los otros dos no me acuerdo”. 

No se cuántas veces he repetido ese chiste, pero me encanta. Mi hermano era un hombre sencillo en su manera de vivir, pero de exquisito intelecto y excepcional sentido del humor. Como dijo un autor irlandés que murió hace un año o dos (creo), “el intelecto de un hombre es su palacio”. Mi hermano tenía el suyo,  y lo más bonito, era que lo habitaba con humildad. Jamás, hizo aspavientos de sus conocimientos, sólo si venían al caso. Es la diferencia, entre ser un aburrido y repetir la información leída, o manejar el sublime arte de la buena conversación. 

El chiste de mi hermano viene al caso ahora porque, aunque tengo buena memoria para las frases o imágenes que me han impactado, casi siempre se me olvida el autor o la fuente. Sin embargo, me cuido al menos de mencionar que las leí en alguna parte, pues, no soy tan original, y para condimentar mis escritos tengo que apoyarme en los demás. Nada molesta más que el plagio, pero, hace poco también leí, que “si uno se copia de un autor es plagio, pero si uno se copia de varios autores, es investigación”. (just kidding)

En fin, titulo mi “momento mágico” de este fin de semana con una frase extraída de una cita que, si mal no recuerdo, creo que leí hace mil años, en el libro de Stephen King, “On Writing” ( el único libro que he leído de este autor) que dice que, ”los libros son la magia mas portátil que existe”.

Si tuviera la dicha de trabajar para un periódico, o revista comentando libros,  en vez de trabajar para una petrolera canadiense, llamaría mi columna así: “Magia Portátil" y que me perdone Steve.

El placer de la lectura no es nada nuevo para mi, pero este fin de semana lo comprobé.

Como he dicho otras veces, mi esposo británico, el ser más inteligente que he conocido en mi vida y adicto al Sudoku, es hombre de pocas, pero poderosas palabras. A veces, le digo, sin ton ni son: “Tell me something” y él se pone nervioso, y yo me divierto.   El otro día le dije que el Sudoku es gimnasia para su cerebro, pero que no genera temas de conversación.  Dicho esto nos enfilamos a “Chapters” y entre los dos, nos gastamos una pequeña fortuna en libros.

En esta mágica noche de domingo, me acabo de dar cuenta que, este fin de semana, estuvimos desaparecidos. Y es que leer lo desmaterializa a uno. Se vuelve uno sustancia intangible e invisible.

Quien se hubiera asomado a nuestro rincón de lectura este fin de semana, lo que hubiese visto eran dos libros flotando, las páginas pasando acompasadamente; un gin tonic volador y una copa de vino ingrávida, moviéndose de vez en cuando hasta el bar para ser renovada, como la fe.

Y es que estábamos los dos perdidos entre las letras, en otros mundos muy diferentes, (tenemos gustos literarios radicalmente opuestos). El leyendo por qué los ingleses han odiado por siglos a los franceses y yo deleitándome con Murakami.

Más tarde, cuando nos materialicemos de nuevo y se me antoje decirle: “ Tell me something”, nos sumergiremos en otra deliciosa y profunda conversación, intercambiaremos sueños y seguiremos construyendo nuestro palacio.

7 comentarios:

  1. Tienes toda la razon, uno se pierde en el mundo del libro. Conoces otros mundos, otros seres.

    Quizas esta es la forma que tenemos para alejarnos de la realidad en que vivimos.

    ResponderEliminar
  2. Y despues del que creo que puede ser mi post favorito de este blog (creo que te lo he dicho antes, no? cada vez pienso que es mi favorito), vengo a hacerte un comentario prosaico, pero no me puedo contener, perdoname.

    Yo hojeo los libros en Chapters (que es divino) y luego llego a mi casa y los compro en Amazon.ca porque es MUCHISIMO mas barato por lo general y en dos dias estan en la puerta de tu casa. Haz la prueba a ver, a partir de ventipico dolares tienes free shipping. Parezco una cuña, no?
    Que espanto :)

    Ah, y el odio de los ingleses a los franceses es sumamente reciproco y, ademas, heredado por los quebecquenses, lo cual es aburridisimo.

    ResponderEliminar
  3. Tu puedes trabajar en una petrolera canadiense y ademas colaborar con un periodico o una revista haciendo criticas literarias, sabias? Y tambien puedes inciar un book club, si lo haces online me meto :D y metemos a MC

    bye!

    ResponderEliminar
  4. Hola Jackie, primero pregunto, si yo te respondo por aqui tu ves mis respuestas? o te respondo a ti directamente desde el mail? (soy ignorante de como funciona esto) Bueno, espero que si y mil gracias por tus tips, lo pondre en practica. Yo a veces pido por amazon, pero cuando no los consigo en la tienda, no sabia que salia mas barato. Y sobre el book club, seria buenisimo "Magia portatil", ya tiene nombre, pero como? online? en espanol, porque en ingles es dificil porque no garantizo que pueda escribir proper English y seria una raya. Gracias mil por tu comentarios que me suben el animo full!

    ResponderEliminar
  5. Oh si, count me in!

    Yo ame a Kafka on the Shore!

    Ahorita me estoy leyendo un libro que quizas le gustaria a tu esposo, es "Paris 1919", acerca del tratado de paz que se firmo luego de la primera Guerra Mundial. Es una hallaca! Y no es mi estilo, pero esta resultando interesante! Yo preferiria estar leyendo a Murakami, pero es que mi esposo me regalo a la hallaca hace annos y siempre me pregunta cuando me lo voy a leer.

    Yo ya casi no compro libros, quizas alguno para los chiquitos. Todo lo saco de la biblioteca. Son creo que 35$ anuales (no recuerdo bien) y puedes reservar libros online, y tienen una seleccion inmensa. Si no tienen algun libro en particular puedes hacer un request. Creo que la biblioteca es una de las cosas que mas me gustan de vivir aqui.

    Esta buenisimo el chiste de tu hermano, voy a hacer una nota mental para echarselo al Oso. Soy una copiona!

    Besos!

    ResponderEliminar
  6. Anotare tu recomendación para mi esposo y gracias por el tip de las bibliotecas, aqui hay una cerca. Besotes desde la blogosfera!!

    ResponderEliminar
  7. Vaya, mira que me he leído libros del señor King, unos 30 diría, y el que nombras no está entre ellos.

    “Y es que leer lo desmaterializa a uno. Se vuelve uno sustancia intangible e invisible.”

    Me gusta mucho esa frase que dices, yo comienzo a dedicarle tiempo de lectura a escribir, ya iba siendo hora.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!