miércoles, 16 de octubre de 2013

EN UN BAUL TENGO


Es un ejercicio para la memoria.

Neurobics, lo llaman, o aerobics para las neuronas.

Como he dicho otras veces, hay tres signos de envejecimiento. El primero es la pérdida de la memoria, y los otros dos se me olvidaron.  ( es uno de mis chistes favoritos, disculpen si ya lo he repetido otras veces, por razones obvias)

O como las amigas que se reúnen cada veinte años  para ir al restaurant Vista al Mar.  A los veinte porque los mesoneros son bellos y usan franelitas pegadas. A los cuarenta porque la comida es sana y la vista es linda. A los sesenta porque el restaurant tiene ascensor y acceso de minusválidos. Y a los ochenta, porque nunca han ido y lo quieren conocer. (me encanta ese chiste en versión resumida)

Pues bien, como un ejercicio de memoria,  quise hacer un recuento de algunas cosas que tengo en mi baúl.

En un baúl tengo:

Un país lleno de gracia llamado Venezuela.

Algún día ha de volver.

Unos cuantos amores contrariados.

Almuerzos prolongados con niños y viejitos.

Muchos errores, empezando con la ingeniería.  No es lo mío, pero me alimenta.

Algún que otro acierto.

Maternidad.

Placidez que huele a bebe y a talco.

Borrasca.

Más errores.

Una duda. Un diagnóstico. Una operación. Una rosa.

Una pena, que mi mama quería intercambiar conmigo.

La vida que sigue su curso inexpugnable.

Una pelota que se eleva y marca mi retorno.

Los amores ardientes. ( el cuento que escribió mi hija en tercer grado, todavía nos reímos)

Llorar con llanto. Guerra a puños.

Amor.

Amor de hombre.

“Te quiero, porque quiere quererte el corazón…”
Mas nada.

Tierras exóticas.  Elefantes, bazares, sedas, perfumes.

Océanos.

Sábanas hechas de poesía.

En un baúl tengo muchas cosas.

Gracias a Dios todavía me acuerdo.

Toco madera.

 - Toc toc…

-¿Hay alguien en casa?- pregunta el osito

-No – contestó el conejo.

(Dsculpen, hoy tuve un día horrible en el trabajo. Esta es mi particular manera de olvidar)

14 comentarios:

  1. Pues tus letras sencillas y sinceras hacen aflorar la sonrisa a los labios. Gracias por ello querida amiga.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, las sonrisas a distancia, me hacen sonreír a mi también. Un abrazo para mi lector de lujo!

      Eliminar
  2. Una manera de olvidar para recordar, lo recordaré hasta que se me olvide porque la memoria no es eterna.
    Un abrazo.
    Tengo escrito algo parecido, más triste, está relacionado con la perdida de familia, amigos, los que no volvieron.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, me encantaría leer tu escrito, no importa si triste.
      Un abrazo y gracias por tu siempre grata visita!

      Eliminar
  3. Natalia me han encantado tus chistes, y te aviso que un dia te los robaré para compartirlos con mis jubilados, en cuanto haga una entrada sobre las neuronas.
    Esa preciosa correlación de vivencias dices que te desahogan de un mal día de trabajo. Podrían aplicarse a definir un día, un año, o toda una vida.
    Problemas y alegrías, risas y suspiros, donde prevalece el buen humor de un espíritu sano. Te felicito. Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos! Tienes licencia para robártelos jajaja. Ya con sus comentarios me alegran el día. Así es la oficina, días buenos, malos y regulares... pero el trabajo dignifica jajaja
      Un abrazote!

      Eliminar
  4. Me encanta esa espontaneidad tuya, Natalia. Esa especie de "diario personal" o desahogo del momento libre y natural surte efectos lindos en quien los lee, por lo menos en mi caso, porque son escritos donde las buenas vibraciones fluyen sin esfuerzo.
    Un abrazo, Natalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina, eres un encanto de persona, en tus análisis, en tu poesía. Me siento afortunada que me leas y que te transmita algo bueno.
      Un abrazote!

      Eliminar
  5. Hola Natalia. Hoy jueves es el día que más horas trabajo y te entiendo :) A mi me parece una entrada genial. Fue agradable leerte, recordar cositas de la vida y saber de tu baúl. Yo debería ver que hay en el mío. Si me lo permites, un día de estos te copio la idea ^^ Ánimo y un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi apreciado Roland! Si, como que es sano echarle un vistazo al baúl algunas veces. Ya hoy el día mejoró bastante y ya mañana es viernes! Y como le dije a Marcos, tienes permiso para copiarte lo que quieras Un abrazote:)

      Eliminar
  6. Es esencial no olvidar el interior de nuestros baúles...como también es bueno abrirlo de vez en cuando y comprobar si hay que vaciarlo de lo que ya no nos sirve..pero sobre todo, cerrarlo (herméticamente, si es posible) para que no entren los días de trabajo horrible. En un caso así, la memoria debe ocuparse de...olvidarlos!
    Los chistes son brutales, Natalia, muy ingeniosos y divertidos...¡Hasta mi insomnio de ha reído, jajaja!
    Que pases un fin de semana muy feliz, con baúl abierto o cerrado, qué más da...porque el tuyo destila encanto y magia! Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mercedes!
      Si, tienes mucha razón, también es un buen ejercicio vaciar el baúl de vez en cuando. Siempre me acuerdo de una frase que me dijiste, algo así como que, le pasado no tiene energía... ( en el contexto apropiado)
      Me encanta sacudir tu insomnio jajaja, me encantan los chistes tontos ( mi hermano q.e.p.d. era mi fuente)
      Cuando puedas, en un largo trayecto en tren o algo así, cuéntame de tus proyectos.
      Un abrazote!!!

      Eliminar
  7. Buenos días Leo, me ha encantado tu baúl, está repleto de vida y magia que dura, con razón recuerdas.
    Los chistes son bastante alegres y ponen una sonrisa a quien los lea.

    Abrazotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Bea! Espero no me falle la memoria... aunque a vece hay que aprender a olvidar también.
      Muchos abrazotes!

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!