lunes, 7 de octubre de 2013

BUENA INVERSION


 
El hombre salió de la oficina del registro satisfecho de la excelente inversión que acababa de concretar.

Ahora sí que era un hombre exitoso.

La propiedad que había adquirido era un palacio de dimensiones grandiosas.

Pisos de mármol, columnas de alabastro, paredes tapizadas en seda,  arañas de cristal colgando de los techos, patios internos con fuentes cantarinas, jardines  con laberintos, rosales y aves exóticas.

En aquel palacio sería inmortal, sería feliz.

Presuroso, se dirigió a inspeccionar su nueva  propiedad.

La fachada era imponente.

Complacido, abrió la inmensa y pesada puerta de madera tallada.

Pero no más traspasó el umbral se sintió estafado.

Apenas dio unos pasos sobre el mármol helado, le resonó en los oídos su propio miedo.

De pronto, trastabilló y cayó por las escaleras.

En balde quiso aferrarse a las columnas alabastrinas.

Con sus uñas rasgó las paredes de seda.

Los cristales de las lámparas estallaron en añicos sobre su cabeza.

Había sido víctima de un fraude.

En esa casa sólo habitaba la miseria. Había sido una pésima inversión.

El hombre caía, por la escalera infinita,  mientras blasfemaba y maldecía a quien lo había engañado.

El abismo, en una incontenible nausea,  devolvió el eco de ese grito:
 
Era su propio nombre.


“El rey preguntó a sus astrólogos cuanto viviría, para ver si su inversión en un palacio era buena. Los astrólogos le dijeron que viviría 1000 años, y desistió del palacio, diciendo que, para ese tiempo, una choza bastaría.”
Baltazar Grazián “El Criticón
 
P.D: Bueno, disculpen,  me salió este cuento después de un viaje maravilloso, desde el punto de vista de la amistad y el afecto, pero donde escuché tantas inverosímiles historias de la vida real, cosa inusual en el aislamiento donde transcurre mi vida, que estoy esperando a que todo encuentre finalmente su estado de reposo. Lo que me gusta es que escribí un cuento, bueno o malo y no una aburrida anécdota personal como suelo hacer. La frase final la encontré en uno de mis cuadernos viejos y me pareció absolutamente genial!

14 comentarios:

  1. Lalique en Valle Arriba... Te quedó perfecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Inspirado en la vida "mesma". Si tu dices perfecto, bueno, respiro aliviada! pero asi me salio.
      Un abrazote y extraño nuestras veladas con sleepy tea después de unos buenos vinos!

      Eliminar
  2. Ese viaje ha debido ser maravilloso, te ha sentado muy bien y se te lee contenta, se adivina que has disfrutado.
    Vuelves con la pluma cargada de ideas y tu cuento con su moraleja es bueno, pero tus “aburridas anécdotas” tienen encanto. Si las leyeras escritas por otro te gustarían un montón.
    Saltos y brincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, si en este viaje hice una muy buena inversión en momentos ricos con buenas amigas! A ver como se van decantando mis vivencias de ,os últimos dias. Este cuento me sorprendió a mi misma. Un abrazote

      Eliminar
  3. Pues te felicitó por el giro que diste. Este cuento-relato dice mucho y no deja indiferente porque podemos buscarle similitudes a ciertas situaciones actuales,
    amiga Natalia.

    Un fuerte abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina
      Que bueno que te gusto el giro y no te dejo indiferente. Para mi la frase final resume un poco lo que intentaba transmitir. Como le dije a Ester, cuando salgo de mi vida bucólica y de trabajo, llego un poco desconcertada de los valores del mundo donde " lo que brille no mas tiene lugar" como dice el poema Verdades Amargas. Un abrazo y gracias por estar por aquí con tus valiosos comentarios.

      Eliminar
  4. Pues me parece un cuento bonito a pesar de ese final donde va relatanto la "moraleja" del mismo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael, me encanta que te parezca un cuento bonito, al final habla un poco de que los lujos no se encuentra la verdadera riqueza, creo, y el hombre al final acusa a quien lo traiciono, a si mismo. Bueno, perdona la explicación, a veces la necesito para ver si yo entiendo lo que escribí jajaja
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Que bueno!, siempre me ha gustado escribir cuentos, a ver si lo hago de vez en cuando para no perder la costumbre, es otra forma de expresión, a veces mas reveladora que la anécdota. Creo que, la realidad informa, la ficción revela...Abrazos!

      Eliminar
  6. Bueno, bueno, bueno, como con las integrales: vamos por partes (estoy sembrado con mis frases jaja) Me gusta que hayas escrito un cuento, y con un mensaje tan poderoso como ¿las consecuencias del ego? Pero... una cosa no quita la otra, tus anécdotas y pensamientos Nunca son aburridas. En todo caso me gusta que disfrutes tu misma, así que siéntete libre de escribir lo que te apetezca. Un abrazo grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland! Dios mío, integrales jajaja! Yate estaba echando de menos ( espero te haya ido muy bien en tu viaje, pero me alegra estés de regreso) Gracias por tu apoyo, es que esto de escribor es muy raro, a veces me provoca hablar un poquito en verso, otras veces a través de cuentos, otras simplemente de un detalle que se me queda grabado. Al final es una desesperada manera de expresar algo, como el pájaro que canta, solo por cantar.
      Un abrazote querido amigo!

      Eliminar
  7. Un cuento magnífico que encierra la verdad de nuestra vida: Todo está en nosotros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jesús, por tu visita y tu amable comentario. Me alegra ver una cara nueva de paso por aquí. Un abrazo!

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!