martes, 10 de septiembre de 2013

MOLIENDO CAFE


“Los obstáculos en la vida son la vida”.

Encontré esta frase escrita en un viejo cuaderno y me pareció un tema interesante para reflexionar y elaborar a profundidad.

Pero antes, les contaré una pequeño momento bochornoso que me sucedió hace apenas unas horas. (tan insólito como el pellizco en la barriga de hace unos meses, que algún día exorcizaré)

Hoy  fui a eso que llaman en la oficina, un “Offsite”; una especie de taller de trabajo,  “team building”, donde se pasa uno el día  hablando paja, paja y más paja.

Antes del almuerzo, por alguna razón que desconozco, me empujaron a la tarima en una actividad denominada : “Talk Show”.

Una especie  de panel, con un entrevistador, frente a todo el auditorio.

Me pusieron un micrófono en la mano.

El entrevistador me preguntó algo y como no le entendí muy bien, empecé a contestar, realmente, lo que me dio la gana.

Aquí en este país, nadie presta suficiente atención, así que pensé: qué más da…(que conste que no lo digo yo sino Margaret Atwood, reputada escritora canadiense; ella dice que no es que los canadienses sean tan tolerantes, es que simplemente no prestan atención)

Pero el entrevistador incisivo (Quebecois por cierto), dijo:  

-No,  no, no -  contesta la pregunta.

Ya ni me acordaba de la pregunta.

Me quedé lo que se llama: en blanco.

Se hizo un silencio  corporativo, eterno.

Yo, la arrogante. ( la seguridad en sí misma nunca viene sin arrogancia)

Yo la “interruptona” ( y siempre digo que no es que yo interrumpa sino que los demás no dejan de hablar mientras yo estoy interrumpiendo)

Yo la del irritante hábito de querer quedarme siempre con la última palabra. 

Yo la que “me las sé todas”.

Ahí me quedé, impotente, vulnerable, humillada, en un silencio embarazoso que duró milenios, delante de una cincuentena de colegas y compañeros de trabajo.

Entonces, después de esa larga pausa en que se escucharon los grillos, hice lo único que sé hacer con un micrófono en la mano.

Como si estuviera frente a la maestra de primer grado, dije:

-      Can I sing a song?

Y arranqué a cantar.

Me fui con la primera estrofa de “Moliendo Café”.

...Cuando la tarde languidece renace en la sombra…

Acto seguido, contesté la pregunta, o más bien lo que me dio la gana.

Pero  ya a nadie le importó.

Fue un momento bochornoso, pero salí del escollo con cierta dignidad y musicalmente.

Como dije al principio:

Los obstáculos en la vida, son la vida.

Este es un insignificante ejemplo.

Otro día haré una reflexión más profunda sobre el tema.

Aquí les dejo la canción venezolana. (letra de Hugo Blanco interpretada por José Luis Rodriguez)
http://www.youtube.com/watch?v=8H-MjfHraEE

12 comentarios:

  1. .....Amiga mía, creo que sólo puedo exclamar: "Oh, my God!".

    Ya sabes lo que pienso de esas mamarrachadas sobre el "team building" y demás, de modo que quedarse en blanco, luego cantar y contestar o no contestar finalmente a la pregunta es una de las mejores cosas que pudiste hacer...La otra era abrir la puerta y marcharte muy dignamente y tan fresca.

    ¡Felicidades por tu reacción! ¿Sabes? Ahora esta canción quedará eternamente unida a ti en mi cabezota, y eso está muy bien. Un besomuy fuerte!

    PD.-Hasta hoy los québécois me caían bien por aquello de hablar francés...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Mercedes, gracias por tu apoyo moral. Mamarrachada es una muy buena definición o descripción de estos eventos. Se bien que estamos alineadas en el tema jaja, después de leer tu Se tu mismo.... que hubiera pensado tu guru empresarial? jajajaja
      Una abrazote, y gracias por estar ahí.

      Eliminar
  2. Nataliaaaa

    Aún recuerdo la primera vez que me pasó algo parecido. Tendría 15 o 16 años, y me quedé en blanco haciendo un pequeño teatrillo delante de chicas y chicos de mi edad… Pero volvamos a ti y a tu vital entrada. Vital de vida, porque son esas cosas las que nos recuerdan que somos humanos. Le diste una buena salida con la canción :) A todo esto, tu empresa hace cosas muy raras :P jajaja

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Roland...:)))
      Sabes lo que se siente en esos trances jajaj. Me lleno de orgullo y satisfacción cuando describes mi impromptu bochornoso como "vital entrada". Que manera tan elegante de llamarlo. Así mismo me lo tomaré. Y si las empresas hacen estas cosas raras, ayer también una actividad era remar. Hoy aparte de que me duele el orgullo, también me duele el hombro.
      Un abrazo vital!

      Eliminar
  3. Leo, tenemos mucho de que hablar cuando nos veamos, definitivamente...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso sin duda MM! Ya falta poco! No me extiendo para guardar tema.
      Un abrazote

      Eliminar
  4. Al hilo de esa frase sabia: "los obstáculos en la vida son la vida", me pongo a reflexionar, igual que tú lo has hecho y pienso, para empezar, que, como humanos, somos vulnerables, imperfectos, pero esa vulnerabilidad y esa imperfección nos engrandece aunque parezca contradictorio, porque los obstáculos del camino son como los libros, nos enseñan a superarnos y nos fortalecen.
    Divertida tu anécdota, excelente tu reacción. Vamos, que ante los imprevistos una buena dosis de humor siempre puede sacarnos del atolladero.

    Me has dejado con una sonrisa en la boca, y eso ya vale un potosí.

    Besos, Natalia

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina, gracias por tu largo comentario. Ciertamente, la vida es una carrera de obstáculos! y uno se va estrellando con algunos pero algo se aprende.
      Gracias por darme animo, hoy casi que regrese a la oficina con una bolsa de papel en la cabeza jajaja!
      Tenia tiempo no escuchaba esa expresión de ... vale un Potosi... y me encanta.
      Un gran abrazo

      Eliminar
  5. Gracias por tu saludo de cumpleaños, me alegra verte amiga, es un estimulo, me da felicidad hacer estos cumple-homenajes a todos ustedes a quienes quiero mucho.

    Besos grandes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un placer siempre tomar el te con esas lindas tazas que tienes!
      Besote

      Eliminar
  6. emocionante moler de café! el ejemplo es perfecto.
    yo no habría podido cantar en publico!!...hasta la voz se me apaga en esos casos.
    te admiro Leo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cantar si no me da pena jajaja, pero quedarme en blanco en publico es horrible.
      Al menos creo que sonó bonito jajaja
      Un abrazote apreciada Bea

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!