martes, 20 de agosto de 2013

LA GUAYABA


Me atiborré de guayaba.
 
No como las que caían en el patio de mi casa  y se comían los pájaros.

No como las que impregnaban los rincones de la casa con el delicado y reconfortante olor del hogar.

No como las que escribió Gabo.

O las que cantó Ruben Blades.

No las que cansaban las manos de mi mama, de tanto dar paleta.

Esas, como las oscuras golondrinas de Becquer, no volverán…

Las únicas guayabas que se consiguen aquí son las latinas.
 
Es decir de lata...
 
Y que se encuentran en la tienda de las nostalgias, es decir, el mercado de comida suramericana y centroamericana.

Resulta que a mi hija le dio un antojo, y me lo contagió.

Entonces salí “desgaritada”  a la tienda latina de Calgary y compré todo el inventario de productos  de guayaba disponible.

Mermelada.  Delicada. Jalea. Conserva. Cascos.

Bocadillos  de guayaba y membrillo

Bocadillos de guayaba y arequipe.

Llegué cargada.

Mi hija calmó su antojo con apenas un mordisquito.

Y ahí quedé yo,  comiendo Delicada de Guayaba con los ojos cerrados y a cucharada sopera.

Pura azúcar.

Pero... !cómo alimentan los sabores perdidos!

Sabores de la casa vieja.

Sabores de la tierra de uno.
 
Sabores que murmuran historias.
 
Ah, y como si fuera poco el empalagamiento, para el postre, compré otra forma de ambrosía para el alma: 

Dulce de higos.
 



10 comentarios:

  1. Quizás la mejor, después de todo, fue la del alma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alimento espiritual, la guayaba!
      Otro abrazo para ti Rafael, gracias por tu visita, siempre apreciada!

      Eliminar
  2. Que rico, Leo! Me contagié yo también con el antojo de guayaba. Me acordé de la canción América de José Luis Perales: "... me hueles a guayaba, a cordillera helada, a tierra de futuro y libertad". Un abrazote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Vero, por esa reminiscencia tan bella de esa cancion. Mata el antojo, es bueno para nuestra nacionalidad. Un abrazote!

      Eliminar
  3. Las añoranzas traen esas cosas, querida Natalia. Dulces recuerdos los tuyos, tan dulces que alimentan con solo leerlos.

    Bueno, como ves, ya estoy de regreso. Te agradezco el comentario que hiciste en mi notificación de hace dos meses, Natalia. Si has leido mi nueva entrada, entenderás el porque de esta larga ausencia.

    Un abrazo

    Fina

    ResponderEliminar
  4. Hola Fina
    Que bueno tenerte de regreso y muchas gracias por tu comentario. Me acerque brevemente a tu espacio y te escribire con la debida calma y respeto en tu blog. Por ahora te digo que siento mucho tu perdida. Se exactamente lo que se siente.
    Un abrazo muy fuerte para ti desde mi corazon.

    ResponderEliminar
  5. Con solo el recuerdo de la fragancia de este fruto, siento un gran placer.
    En México hay un dulce tradicional del Estado de Michoacán (donde yo nací) que lleva relleno de pulpa de guayaba, el exterior es una pasta suave de caramelo de leche, y está envuelto en forma de rollo....mmm, delicioso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos creo que también los compre!!! deliciosos maravillosos. Gracias por tu lindo y aromático comentario! Un abarazote

      Eliminar
  6. Hola Natalia

    Tu entrada emana nostalgia… No tengo el honor de conocer a la "señora" guayaba, por España me temo que no hay y mira que hay fruta. Pero con tu escrito me llegó el sabor de una fruta deliciosa :)

    Ánimo y un abrazo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo que estoy peleada con la nostalgia, a veces no me la puedo quitar de encima. Y es hasta rico!
      La guayaba es una fruta celestial con la que se hacen unos dulces deliciosos! Si un dia me acerco por Espana, te llevo!
      Un abrazote

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!