miércoles, 24 de octubre de 2012

CONTICINIO


A veces siento en el alma un Conticinio.

El Conticinio es el momento más callado de la noche.

Una pausa gentil
Solemne
Un nudo en la garganta del tiempo

Un despertar sin voz
Un golpe súbito de ausencia

Y es que he sentido unos cuantos Conticinios últimamente.

Por mi país maltratado
El abrazo perdido
Un brindis resquebrajado
Aniversarios tristes
Amigos que se alejan
Despedidas triviales
Que pueden ser eternas
El Conticinio es un sollozo  mudo
Un paréntesis
Un silencio mojado
Una burbuja
de ternuras y penas


Uff, disculpen, tenia que sacarme unos cuantos silencios del cuerpo. Y eso que apenas regreso de un lugar de árboles bellos.




Pero el Conticinio  también es un vals venezolano de Laudelino Mejías , bellísimo, que mi cuñado interpretó para mí, en  la dulzura de su Pleyel, cuando estuve en Caracas.


 Y lo canté, (saco las letras de mi memoria reptil)
No existe un rumor… y bailé sola.. es grato el soñar…y di vueltas y vueltas al tempo de un, dos, tres,… teniendo un amor… un , dos , tres…(bis)...y  a nadie le extrañaba… sabiéndolo amar…todos continuaban con su rutina… ( bis).. conversando de politica...la dulce ilusion...… preparando el almuerzo .. que diste a mi ser... asado negro con su puntico de papelon...trocó mi dolor... y torta de plátano... en arrullos del querer...

Y es que, el Conticinio, la hora más callada de la noche es también un momento de intenso resplandor, de fugaz  lucidez,  de máxima locura.

Perdónenme esta.

7 comentarios:

  1. Pues bendita locura la de ese "Conticinio", tal y como lo describes y al que no conocía hasta ahora.
    Un abrazo y feliz día Natalia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, es una palabra bellisima con un significado muy poetico, conticinio, y el vals es maravilloso, como todos los valses venezolanos.
      Saldudos afectuosos, gracias por su visita!

      Eliminar
  2. Querida Leonor
    te comprendo perfectamente, pues ando en la misma. Otros Conticinios que me permito incluir en la lista: la familia desperdigada, la lejania, los oceanos de separacion..
    Un abrazo grande
    Matilde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Matilde, conticinios oceanicos....
      los entiendo...
      Que grato es recibir tu visita querida amiga
      Besote

      Eliminar
  3. Esta y otras tantas Leonor, porque momentos lúcidos que duran se viven poco.

    Gracias por compartirlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, como una vez lei, el exceso de lucidez es la forma de locura mas severa.
      Besote

      Eliminar
  4. Hicíste un poema N6 :) A veces los silencios son tan importantes como las palabras, o más...

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!