lunes, 10 de septiembre de 2012

IDEAS


 “If you have an apple and I have an apple
and we exchange apples
 then you and I will still each have one apple.
 But if you have an idea
 and I have an idea
 and we exchange these ideas,
then each of us will have two ideas.”
George Bernard Shaw

Utilizo esa frase para terminar mis presentaciones en la oficina y resucitar a la audiencia de la muerte por Power Point. Me encanta la cita y viene al caso. Veamos.

Hace unos minutos, viendo el último set de la final del US Open, le dije a mi esposo, así de repente: I have an idea!

Mi esposo se agarró del asiento y palideció.  Me miró y dijo aterrorizado:

- Oh Dear!

El  tiempo se detuvo en mi sótano, el ambiente se inundó de tensión. Hasta Sancho levantó la cabeza y se me quedó mirando, con expresión perruna de desconcierto.

No se por qué, mi esposo se pone tan nervioso cuando digo que tengo una idea, No es que se me vaya a ocurrir, en edad otoñal tener un hijo, o vender la casa  o  mudarnos de país.  Creo que sus nervios son  porque mis ideas, aunque inofensivas,  implican pintura estridente (ya agoté todas las paredes de la casa y jardín), o dinero.  

El hecho es que, en ese fugaz instante de  respiración suspendida, Sancho con la lengua afuera, mi esposo con los ojos desorbitados,  me quedé pensando…

Entonces se me vinieron a la mente un tumulto de ideas, muy distintas a la inofensiva propuesta que estaba a punto de expresar.

Como si  me hubieran inoculado de semillas ingeniosas, tuve un momento de creación extrema. Colores insospechados se mezclaron en mi paleta, matices insólitos,  fragancias y perfumes embriagadores formaron un halo a mi alrededor. Ideas perfumadas.  Leí una vez que, toda mujer que espera ser besada,  tiene que usar perfume.

Se me ocurrió desbaratar la casa y convertirla en biblioteca gigante. Esto me lo inspiró un Hotel en Zurich que vi en el periódico hace poco. Quiero libros en toda la casa,  de pared a pared, de piso a techo. Los libros me acompañan mucho, estar allí, sin más pretensiones, es su misión, como la de uno en la vida, algunas veces. 

De pronto mi esposo me habló con gesto de resignación:  

- Well Dear, what’s your idea?

Volví a la realidad. Se acabó mi ensoñación y mi casa biblioteca.

<-        No, nada, mi idea es que, pongamos el partido de tenis a grabar, para poder ir arriba a servir el “sundowner” ( trago de cuando se oculta el sol) , y así  no perdernos detalle del juego que está muy interesante.

Hasta Sancho respiró.

Mi esposo salto  del sofá, aliviado,  a buscar los sundowners.

Bueno, adiós a mi sueño de casa biblioteca. Pero que rico es tener ideas, vivirlas, darles forma, sembrarlas, pintarlas, respirarlas...

PD:
Prometí un chiste de abogados (del repertorio de mi fallecido hermano, por supuesto) en la última entrega y que me perdonen todos los abogados que por casualidad me lean:

“Si uno consigue un abogado enterrado en arena hasta el cuello, ¿qué significa?

Que se acabó la arena…..

10 comentarios:

  1. La multiplicación de las ideas querida, trae una sensación de fertilidad...quizá por ello tu marido se alarmó,jajaja.

    ...y todo por un trago, mujer!

    Yo deje de tomar desde mis embarazos y me acostumbre, ahora me da la pesadez y simplemente no le hayo el gusto, lastima porque solía pasar buenas veladas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi tambien lo siento Bea, fertilidad, un entusiasmo por la vida... lastima que ya no tomes, me encantaria compartir unos vinos contigo, pero tambien pudiera ser unas buena limonada!!!
      Besote

      Eliminar
  2. quise decir que no le "hallo" el gusto ;)}

    ResponderEliminar
  3. No conocía la frase de las apples y las ideas, pero es muy buena. Y lo del sundowner es muy curioso (para mí). Me empapo un poquito de vuestras costumbres con cada visita a tu blog.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Joaquin, que grata tu visita. Lo del sundowner lo institucionalizo en la casa mi esposo britanico, y parece ser que en los tiempos de los Marajas, los ingleses se sentaban en la terraza a tomarse un Pink Gin ( ginebra con Amargo de Angostura) a ver caer el sol. Asi que esa misma costumbre la adoptamos aqui en mi casa, pero con gin tonic y vino blanco para mi.
      Besote y gracias por visitarme.

      Eliminar
  4. Jajajaja, ¿por qué los maridos siempre palidecen ante ciertas palabras pronunciadas por sus señoras esposas? ¿Cómo reaccionarían entonces si expresáramos todas las ideas que brotan de repente en nuestras cabezas? (me muero por decirle al mío que me gustaría comprar más paredes para colgar mas cuadros, jajaja).

    Un beso y buen fin de semana!
    PD.-No conocía yo lo del "sundowner", pero me parece algo delicioso, un placer para los sentidos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh que buena idea!!! mas paredes, tambien me harian falta jaja
      El sundowner es muy recomendable, sobre todo ahora que el sol empieza a caer mas y mas temprano...
      Que tengas un fin de semana lleno de buenas ideas...
      Besote

      Eliminar
  5. Pienso que sería bonito esa "casa biblioteca", a mi también me gusta la idea, pero quizás como a ti, es un sueño irrealizable, porque mi felicidad invadiría la de otras personas y restaría la suya y eso sería egoísmo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, cierto, para ser feliz uno no puede ser tan feliz, siempre lo he creido asi jajaja
      Saludos estimado Rafael.

      Eliminar
  6. jajaja que genial, y gracias por compartir ti idea con nosotros ^^

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!