jueves, 9 de febrero de 2012

PINTURA BLANCA

Anoche no podía dormir e intenté poner la mente en blanco. Por más que trataba, no  lo conseguía. Ese asunto de la meditación y el yoga, no se me da muy bien.  Por mi cabeza desfilaban los números del cashflow, las curvas de progreso, la presentación, $ aquí, % allá, informes.  En resumen: la manera más absurda de perder horas de sueño. Como siempre digo, seguramente de alguna frase que leí por ahí: nadie en su lecho de muerte se arrepiente de no haber pasado más tiempo en la oficina. 

Resolví intentar una estrategia novedosa para lograr ese estado de blanquedad mental. Me imaginé que tenía una brocha con pintura blanca y cada vez que aparecían las descaradas cifras e histogramas desfilando por mi cabeza, las iba cubriendo con pintura blanca.  Veía el reloj, las 2:00 AM. 3:00 AM, 3:30 AM y yo exhausta,  con la brocha de pintura en la  mano, sin que mis impertinentes pensamientos se sintieran intimidados en lo más mínimo. Los irrecuperables minutos se ahogaban en la distancia. Alguien dijo, no hay lugar más lejano que un minuto atrás, y yo alli, viendo el tiempo alejarse a cuenta gotas.

Así que cambié de táctica y para poner mi mente en blanco decidí pensar en cosas blancas. Como si estuviera ensartando un collar de todas las cosas blancas que se me fueran  ocurriendo. Y así empecé:

Nieve, nube, espuma del mar,  azúcar, sal, arroz, harina, huevo, leche, crema, queso crema, queso de telita, guayanés, palmita, palmizulia, nata, arepa, guanábana por dentro, rábano por dentro, un papel, lienzo, perla, colmillo de elefante, el blanco del ojo, raya blanca de una cebra, luna, el alma de un niño, una mentirita, la mente de un yogui, las siete estrellas de mi bandera, el perro Nevado de Bolívar y su caballo, las patitas de Sancho, la manchita en la frente de Sancho, una sonrisa, la  honestidad, un vestido de novia, las magnolias, nardos, azucenas, rosas blancas, azahares, osos polares, pétalos de una Margarita, fantasmas, sabanas de hotel, toallas de hotel, caracoles, blanco titanio de  mi caja de pinturas, alas de ángel, rayas peatonales, estrella fugaz, paloma…

Al fin, cuando tenía un collar como de tres vueltas de cosas blancas, creo que me dormí. Pero sólo brevemente, porque entonces ocurrió lo más curioso,  comencé a soñar que había pintado al mundo entero de blanco. Como si mi mente, con una brocha gigante hubiese cubierto todo: gente,  ciudades, carros, océanos, las aceras, hasta los pensamientos. 


Entonces comencé a angustiarme. Como si hubiera borrado el mundo  Me asusté, quería escapar de ese sueño, pero estaba nadando en un blanco espeso, una especie de nada viscosa.  Un mundo blanco donde no pasaba nada.  Un mundo aterrador.

Entonces me desperté sudando frío.

4:00AM y en el punto de partida. Ya demasiado cansada para intentar dormir, aunque suene paradójico, decidí  esperar pacientemente por un nuevo amanecer.

Si eso es tener la mente en blanco, creo que prefiero el insomnio. Aunque en verdad, no hay nada que temer,  creo que jamás podré lograr la blanqueza mental.

De toda esta inquietante experiencia nocturna al menos me quedó un interesante collar de cosas blancas...  

...yogurt, un tigre albino, la arena de Morrocoy, tiza, el vino, la conciencia de un santo, la mirada de quien te ama…

7 comentarios:

  1. Sabes que es curioso, pero yo tambien hago intentos por poner mi mente en blanco antes de dormir, porque si no lo hago entonces o no duermo, o me dan unas pesadillas que ni te cuento. A mi me resulta imaginarme que estoy mirando una hoja de papel en blanco. Es super sencillo, pero a los 30 seg. estoy durmiendo profundamente.. =)

    ResponderEliminar
  2. Hola Karin, gracias por el tip! Lo pondré en practica y te avisare. Eres muy amable por compartirlo. Gracias por tu visita. Besote? Natalia

    ResponderEliminar
  3. Cuando estoy muy nerviosa, no hay terapia que funcione y es muy triste, por suerte eso pasa muy de vez en cuando, la mayoria de las veces estoy tan cansada que apenas me acuesto, me duermo.
    Ojala ya estes al corriente con tu descanso.
    Happy long weekend!
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sandra, revitalizada por el mar. Gracias por estar pendiente. Mañana en Calgary con mucha magia renovad, espero.... Besote

      Eliminar
  4. Natalia
    Al igual que tu muchas veces me encuentro a mi misma despierta en la madrugada pensando en mi trabajo. En mi caso un laboratorio de farmacologia y en vez de numeros veo celulas, platos, incubadoras, membranas, jejejej
    En mi caso en medio del tedio del insomnio mi mente decide viajar a un sitio que adoro y al que quizas nunca vuelva.... Choroni. Y entonces me ubico en una de sus callecitas y empiezo a caminar, me imagino que es de madrugada, y todo se siente muy real.. camino,ligera de ropas, veo las casas, siento el aroma de sus calles, me enrumbo a traves del rio hacia Playa Grande. Veo las luciernagas entre los matorrales y en algun lugar de ese pueblo tan lleno de recuerdos,finalmente me duermo y logro descansar por algunas horas antes de volve al lab....
    Saludos
    Matilde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Matilde, que inmensa casualidad tu comentario. Choroni esta muy cerca de mi corazón. Allí me case con el amor de mi vida, en abril serán diez años. Es uno de los lugares mas mágicos del mundo. Tomare tu consejo de caminarlo en noches de insomnio. Que bello recuerdo me trajiste. Besote!

      Eliminar
  5. No sé, pienso que para dormir lo importante es relajar la mente, si uno se obsesiona con ponerla en blanco no se está relajando, se pone nervioso de nuevo ^^ Eso sí, es fácil decirlo, a veces no se logra...

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!