domingo, 26 de febrero de 2012

COLECCIONISTA DE MUNDOS




 …¡Ya no hay espacio para los mundos! ¿Por qué no cambiamos de lugar los mundos?  Los mundos están muy desordenados y polvorientos. Congestión de mundos...Disculpen la cacofonía, pero es que me encanta el juego de palabras.

Mi esposo es coleccionista de mundos.

Hace poco fue su cumpleaños y quise regalarle algo especial. Generalmente sus regalos son vergonzosamente mejores que los míos, él es un regalador por excelencia y siempre da mucho más de lo que uno espera. Y esto aplica no solamente a los regalos. Es la lección de generosidad que recibo de él todos los días. El año pasado, no diré cuántos, aunque ya es vox populi (tarde me enteré, que la mejor manera de conservarse joven es mentir sobre la edad), Meen me regaló el mismo número de regalos que los años  que estaba cumpliendo. Me pasé el día entero abriéndolos, calculen. Los esposos de mis amigas lo odiaron por sentar dicho precedente. ¡Fue el mejor cumpleaños de mi vida! A veces creo que este blog es un tributo al amor que nos tenemos porque no dejo de nombrarlo,  pero gracias a Dios que él no lo lee, por ser en Español,  porque me diría muy serio: Stop it!!!

Recorriendo las tiendas, la verdad no conseguía nada lo suficientemente especial. Busqué afanosamente sin éxito,  hasta que, ya cuando estaba a punto de comprarle un suéter,  me topé con el mundo perfecto.

 Un globo terráqueo sobre una base de cristal, la cual mandé a grabar con su nombre y un símbolo de infinito () y el cual, por los misterios de la ciencia infusa, da vueltas al ritmo de nuestro planeta, utilizando energía lumínica (no necesariamente solar). No voy a entrar en detalles sobre la teoría del magneto, la no fricción, Coriolis, que a él, por cierto, le produjeron enorme fascinación, pero  el hecho es que acerté, o como decimos nosotros, por fin la pegué y a Meen le encantó su nuevo mundo, que colocó sobre la chimenea, junto con el resto de las cosas que nos definen. 

El que quiera conocernos, solamente tiene que descifrar los objetos que viven sobre la chimenea. Les dejo las claves como acertijo: un Beso, Don Quijote y Sancho, la mano de Buda, un torito español, un nudo africano que enlaza todo lo anterior y ahora, un mundo en movimiento perpetuo, como el amor.

Decidí que este iba  a ser mi “momento mágico” de este fin de semana, y le dije a mi hija: ”Por favor tómale una foto a todos nuestros mundos” . Tarea titánica, porque a lo largo de los últimos 13 años, nuestros mundos, los de la colección y los que han pasado por nosotros, geográficos o no, quizás estos últimos los mas interesantes, han crecido una enormidad

Al final concluyo que, aunque este año le regalé un mundo perfecto a mi esposo, es él quien me lo regala a mi, todos los días de mi vida.

5 comentarios:

  1. Que sujeto tan adorable, ese esposo tuyo! :) Felicitaciones a los dos por quererse tanto.

    Es el beso de Klimt el que adorna tu chimenea?

    Yo tambien tengo a un Buda en la mia.

    ResponderEliminar
  2. Hola mc, mil gracias! Si, adorable con su buena dosis de acido britanico, pero adorable al fin. El Beso que tengo es una version contemporanea del Beso de Rodin. El de Klimt lo adoro, es uno de los mas sublimes, y me pregunto, que beso no lo es?
    Besote y pendiente de las nuevas peripecias de tus cuchiplongos!

    ResponderEliminar
  3. Hermosa leccion de amor, gracias Leonor!
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Sandra, tu siempre tan amable y generosa en tus comentarios. Besote

      Eliminar
  4. Que bonito, no entiendo porqué el diría “Stop it!” debería estar muy orgulloso, me alegro mucho por ambos :)

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!