sábado, 12 de noviembre de 2016

TRES MARIAS Y CUATRO GATOS



Por allí, en un rincón se encontraba Picasso.

Más allá Gaudí, en la barra,  junto a un poeta muerto.

Otro artista, dándole los toques finales a un guion.

Así, en el bullicio de la hora de almuerzo, en un lugar donde el tiempo se empoza en la penumbra del bar,  me comí un pedazo de pan mojado en infancia y bebí del vino aromático, bondadoso y honesto de los recuerdos.

Allí estaban ellas, las tres Marías, belleza plena y sonrisas intactas.

Nada hay más atemporal que la sonrisa.

El triple abrazo me supo a uniforme de colegio, morado, a recreo, a cantina, a clase de matemática y examen de castellano, a laboratorio, a fiesta, baile, paseo.

También olor a camino andado.

Maternidad,  despedidas, entrega.

Trabajo infatigable, batallas  ganadas y perdidas, alegrías, tristezas, sin rastro de rencor.

María Cristina, María Auxiliadora, María Eugenia.

Nos abrazamos entrañablemente  y seguimos.

Picasso y Gaudí se levantaron de la mesa y se perdieron por un callejón lleno de arte e historia.

El azar me regaló este encuentro con la amistad, una tarde de ocio en Barcelona.

 
 
PD: Este encuentro con mis amigas del colegio a quienes no veía desde hace veinte o treinta años (llega el momento en que uno pierde la cuenta),  sucedió en septiembre de este año, en el restaurant Quatre Gats de Barcelona. Realmente un “momento mágico”, pues nuestras vidas transcurren en Inglaterra, Suecia, Brasil y Canadá, así que la probabilidad de encontrarnos en la vida era ínfima. Tardé un poco en escribirlo, pero creo que fue un momento, aunque breve,  muy especial, emotivo y simbólico y es este mi pequeño homenaje para recordarlo. Y de paso mi amiga María Cristina y su esposo Martin, manejaron muchos kilómetros para compartir un día con nosotros en Liverpool, donde estaba  junto a mi esposo de visita. Gracias MC,  nadie hace eso por mí! , así que de verdad, espero un día poder retribuirles la atención.

4 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Si y ademas en tu tierra, mejor marco para este encuentro imposible!
      Un abrazo grande

      Eliminar
  2. ¡Hola Natalia!
    En verdad un encuentro mágico. De casualidades está llena la vida y si son buenas hay que disfrutarlas.
    Un abrazote :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Graciads Roland! Y tu como estas?
      Cuentanos con uno de tus maravillosos escritos! Un abrazote!

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!