jueves, 20 de octubre de 2016

EL ABRIGO


 
Llegó la hora de sacar los abrigos.

Me gusta el preludio del invierno.

Ese tiempo de preparación, cuando los párpados del día se van cerrando y nos anuncian un tiempo de paz, de reflexión y recogimiento.

Esa sensación de refugio, de ropa cálida y mullida.

Los tonos índigos, violetas y lavanda del cielo de la tarde.

El silencio de las primeras nieves.

La primavera dormida, como diría Oscar Wilde.

Lo digo sin reservas: me gusta el invierno.

Con todos estos pensamientos, entre estornudos,  nostalgias y melancolías, me metí en el closet a sacar mis abrigos de invierno.

Pero, justo hoy, quiero hacer un homenaje a mi abrigo favorito.

Es azul celeste y que me ha durado toda la vida.

No pasa de moda.

Es una segunda piel.

Me abriga, acompaña, abraza, consuela, a diario, con o sin frío.

Está hecho de un tejido tan fino y delicado, que de solo sentirlo, me quita todas las penas, las ganas de llorar, las angustias y  tristezas.

Este abrigo es de un material tan noble, que jamás se desgasta, ni se le abren huecos, ni le caen polillas.

Tiene bolsillos, que calientan mis manos y me dan ánimo para el trabajo y para la caricia.

Mi abrigo es ligero y alegre.

Lo llevo puesto siempre, no sólo en el invierno, sino todos los días de mi vida.

Ese abrigo es mi mama.

 

In Memoriam,  a los 7 años de su partida, Carmencita (18/02/22 – 21/10/2009)

21 de Octubre de 2016

15 comentarios:

  1. Casualmente hoy hablo de las mamas. Las madres son ese abrigo que siempre nos acondiciona el alma, no importa la distancia, siempre son madres. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Ester. Hoy recuerdo a la mia. Ya mismo paso por tu blog,
      Un abrazote!

      Eliminar
  2. Precioso relato y un lindo recuerdo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, agradezco tus visitas y comentarios.,
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Precioso recuerdo, todos nacemos con un abrigo, y siempre es el que mas calienta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marcos, si es muy calientico y siempre lo llevamos puesto.
      Un abrazo y muchas gracias por tu visita.

      Eliminar
  4. Me has enternecido, Matali. Que lindo recuerdo...
    Tus letras siempre tienen algo que acaricia...bien por ti!!!!!
    Lodo fin de semana. Un beso
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina Que comentario tan bonito me has hecho!
      Feliz fin de semana!!
      Un abrazote!

      Eliminar
  5. Hola Natalia :)
    Nunca pasa de moda. Bonito relato. Disculpa mi ausencia, mi vida se complicó un poco jaja
    Un abrazote grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland! Espero estes bien!!! Te extranaba jajajaj!
      Un abrazote

      Eliminar
    2. Si, estoy bien, pero con menos tiempo libre que nunca :S

      Eliminar
  6. Hola Nata, hay abrigos, hay personas que nunca dejan de abrigar, que nunca fallan, y que bien lo has dicho...
    Gracias, pasa buen sábado, besos abrigados..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Don Vito, un placer tenerlo de visita por mis lineas!
      Un abrazo abrigado desde mi rincon.

      Eliminar
  7. Ah, Natalia, yo que vengo sensible y ahora tengo ganas del abrigo de mi mamá. Qué lindo homenaje a la tuya.

    Besitos tropicales :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Taty, gracias por tu visita,ese abrigo creo que tu tambien siempre lo llevas puesto! Un abrazo grande.

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!