viernes, 6 de febrero de 2015

LA SOPA


Se me olvidó mi almuerzo triste.

Así lo llamo, porque no hay nada que me produzca más congoja, que calentar comida en el micro ondas  y comer sola en mi cubículo, mirando con ojos extraviados,  la pantalla del computador.

A falta de almuerzo apesadumbrado, no quedaba más remedio que bajar a la cafetería, lo cual a -14 no produce ninguna gracia, pero sorprendentemente, era en uno de esos días invernales, engañosamente  azules y soleados,   en que flotaba escarcha plateada en el ambiente.

Disfruté, la caminata, pero, oh desilusión, el cafetín estaba cerrado.

Regresé a mi oficina, con las manos y el estómago vacío, pero la breve marcha en el frio,  sacudió las cifras y los números de mi solapa y de mi ánimo.

Entonces, se me ocurrió comentar a alguien sobre mi falta de almuerzo  y el restaurant cerrado, y que no me quedaría más remedio que hacer dieta.

Entonces sucedió una transformación inesperada.

Debo decir que me tomó por sorpresa.

La oficina, ese espacio silencioso y gris donde pareciera  a veces, que la vida ha desertado definitivamente, despertó.

Mi manager, amablemente, me ofreció una bolsita de avena y una bebida proteínica.

Mi Coop student,  dijo que podía darme una manzana y  crackers.

Mi analista de costos,  ofreció la mitad de su sándwich.

Desde detrás del tabique, la controladora de documentos, solidariamente  puso a mi disposición una lata de sopa.

Propuesta que, graciosamente, acepté.

El siguiente problema era conseguir una cuchara de sopa.

Y del cielo llovieron cucharillas.

Y no solo cucharas, cuchillos y tenedores también.

Cubiertos con diversos orígenes, de construcción,  de gerencia o coordinación de proyectos.

Y por si fuera poco, cuando me dirigía al microondas a calentar mi sopa Campbell, el joven eléctrico, Project Engineer, a quien también le conté mi historia, pues se puso a la orden con pan tostado.

E insistió muchas veces.

Por primera vez, en mucho tiempo, mi almuerzo en la oficina, no fue nada triste.

PD: En verdad fue en momento mágico en que la oficina me mostro su rostro más humano, lástima que esto suceda justo cuando me siento muy amenazada de perder mi trabajo en tiempos de recesión económica en Calgary. Pero estas muestras de generosidad y solidaridad me reconcilian con la oficina, con mis compañeros y me siento afortunada de pertenecer a este bello país, Canadá, la tierra del “small kindness”.

16 comentarios:

  1. Sop para un estómago vacio y calor humano para el alma, no hay nada más reconfortante.

    Un saludo de luz

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Athenea, la verdad mi falta de almuerzo fu muy afortunada porque mostro una solidaridad inesperada.
      Un abarazo

      Eliminar
  2. Una hermosa anécdota. La gente se solidariza por las buenas causas y más con la gente conocida. Me alegro de que sea así. Aunque por cierto ¿No hay máquinas expendedoras? O_0 Un gran abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una larga historia, pero no, no hay maquina expendedora jaja, tengo que salir al edificio principal, ( estoy en una especie de edificio anexo) para la cafeteria y era un viernes en que no trabajaban los empleados de la compania, etc, etc, etc Pero si, la gente muy solidaria. Ahora, tambien aprendi una leccion, y es que todo lo que uno dice se oye en todas partes jajaja Un abrazo

      Eliminar
  3. Has tenido suerte de quedarte sin almuerzo en esa tierra de grandes personas y pequeñas bondades, normalmente somos asépticos, independientes, impersonales, pero muy solidarios, esa es la grandeza de la raza humana. Ojalá la recesión no te alcance. Un abrazo y buen provecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, fue el perfecto antidoto para mis tristes almuerzo, que creo se volverian mas tristes si me despiden jajaja. Amanecera y veremos
      Un abrazote

      Eliminar
  4. Tus letras me hicieron sonreir. Gracias por este precioso momento.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, la sopa y el calor humano me resultaron muy reconfortantes.
      Un abrazote

      Eliminar
  5. Una muestra más de que en los malos momentos es cuando conoces realmente a aquellos que te rodean... la solidaridad y el reconocimiento de la presencia propia y ajena en un espacio cotidiano dónde cada cual va a lo suyo hasta que...

    Besito volado solidario

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente brujita, a veces cree uno que esta rodeado de robots y sentir calor humano es realmente balsamico.
      Un abrazote

      Eliminar
  6. Eso sí que es empezar el día con la mejor de las sonrisas y la maleta llena de ánimos. ¡Bien por la amistad!

    Abrazos siempre, Natali. Feliz domingo

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Fina y hoy Lunes en retribucion les lleve un chocolate a cada uno de quienes me ofrecieron comida cuando lo necesite ( comida para el cuerpo y para el alma)
      Un abrazote

      Eliminar
  7. Así solamente se suele tratar a las buenas personas,así que deduzco que tú lo eres...No seríamos nada sin los demás Natalia,somos animales gregarios,lo queramos reconocer o no.

    Te mando un abrazo desde mi España a tu Canadá.,un país ciertamente hermoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquin gracias por tu comentario y Espana es de los paises mas bellos de este planeta en todo sentido, en historia, literatura, gastronomia, arte y para tu pais, mi madre patria, deseo todo lo mejor!!!
      Un abrazote

      Eliminar
  8. Hay mucha gente amable, solo hace falta confiar un poco. Y qué bien que un olvido triste se convierta en motivo de alegría.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ohhh gracias Beatriz, la verdad quede conmovida por los gestos de solidaridad
      un abrazote

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!