miércoles, 25 de febrero de 2015

6:18

Un sonido agudo y repetitivo trepana mi cabeza.

Abro los ojos y la contraseña se presenta ante mis ojos.

La cifra 6:18, con su implacable y cruel resplandor, hace contacto con mis corneas.

Como un sofisticadísimo código de barras óptico, que se activa y me secuestra hacia una dimensión desconocida.

Mi cuerpo, mi mente y todo mi ser,  son succionados violentamente hacia un gran ruido.

Hacia un mundo de concreto y neón.

Un mundo de altas torres, de cielos rasos y horizontes partidos.

Una gigantesca nave donde habitan almas en pena y rostros cansados, igual que el mío.

El 6:18 es un lugar, frio y gris.

Un espacio  metálico, mercantilista  y aterrador.

Hoy, milagrosamente, regresé de ese cautiverio que transcurre entre el minuto 6:17 y 6:19.

La contraseña se desactivó.

Hoy cuando desperté, le faltaba un minuto al tiempo, pero el río seguía sinuosamente y feliz, su curso descendente.

La prisión 6:18 ya no existe.

La alarma no sonó esta mañana.

Me despertó el silencio de la nieve.

Me miré en el espejo y descubrí a  otra mujer.

Una mujer y sus sueños.

La nieve cae sobre los minutos maravillosos que esperan.

Tiempo sin verte Natalia.

 

PD: Ayer los carceleros de mi tiempo,  los que me han secuestrado a las 6:18 am, durante los últimos casi 9 años que llevo  en Canadá, decidieron liberarme y devolverme al mundo de mis verdaderos sueños. En otras palabras, la ola de reducción de personal debido a la crisis petrolera, por fin me revolcó y me trajo hasta esta otra orilla donde el tiempo es más amable y flexible.

Cuando me vi en el espejo esta mañana, descubrí un rostro que tenía tiempo sin ver, el mío. No el de la ejecutiva, de grandes ojeras mal maquilladas,  sino una cara fresca y sonriente. Pensé que nunca escaparía del neón, de los pasillos grises, de las salas de conferencia. Pensé que la prisión  que me tragaba  cada mañana, entre el minuto 6:17 y 6:19, nunca me liberaría. Pero reventó la burbuja de ruido y heme aquí.

Viendo caer la nieve.

La que todo lo aquieta, todo lo silencia, todo lo acaricia.
 

13 comentarios:

  1. Quizás el tiempo es el carcelero.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael, espero que este carcelero en esta nueva etapa que comienzo, me trate con mas amabilidad.
      Un abrazote y gracias por ser siempre mi primer comentario!

      Eliminar
  2. Hoy también has conseguido escribir un final sorprendente. Te doy la enhorabuena y te puede servir porque ahora el tiempo es tuyo o por tu manera de escribir.
    Te doy unos abrazos los necesarios para acompañarte mientras cae la nieve y te acostumbras a administrar tu tiempo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mi querida y parabolica Ester ( como me encanto lo de y=ax2 +bx +c jaja) Te agradezco tu solidaridad y ahora espero poder cultivar el ocio.
      Un abrazote

      Eliminar
  3. ¿Pues dónde está ese oasis maravilloso, querida Natali? Pero sea donde sea, disfrutalo, pues sería un pecado no hacerlo.

    Felices nieves de calor

    Fina



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina, este oasis queda en mi tiempo libre,junto al piano que abandone hace nueve an~os, en la torre de libros que nunca tiempo de leer, en los cuentos que nunca escribo, las obras de teatro abandonadas, y sobre todo mi nuevo sueno creativo de arte al cual tendre tiempo de acariciar lentamente. En fin, no se si es falsa euforia, no creo, pero haber perdido mi trabajo por la crisis petrolera en esta ciudad, por ahora me resulta un gran alivio. Un abrazote, desde otras mas placenteras batallas!

      Eliminar
  4. Uff. Lo lamento... Aunque para estos casos tengo un dicho “No hay mal que por bien no venga” Seguro que el futuro (o el presente) te depara algo mejor. Yo me hayo también en la cuerda floja, a ver cuanto me queda de las 6:00 Un abrazote!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente, no hay mal que por bien no venga. EN este caso, no hay bien que por bien no venga, por que el estres prolongado me estaba haciendo efectos en mi salud. Espero que sea lo mejor para ti, son tiempos dificiles, pero hay que afrontarlos creativamente. Un superabrazote!!

      Eliminar
  5. Todo cambio tiene su momento, así que a vivir al máximo tu nueva etapa. Suerte y espero que esa liberación te mantenga sintiendote libre!

    Por aquí estamos también sumidos en la nieve, la verdad es que a mi no me produce tranquilidad, es inquietante y todo lo que deseo callar u olvidar trabajando, se hace rebelión porque al no tener otra cosa que hacer que ver el desastre de la nieve, quedo a expensas de esas cosas de la vida que me alcanzan lejos.

    Abrazotes blancos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si Bea, se cierra un ciclo y comienza otro. Agradezco lo que me dejo el que se cierra y adopto con alegria el que comienza.
      Gracias por tu solidaridad! Ya pronto llega la primavera!
      Un abrazote calido

      Eliminar
  6. Todo es para bien. Enhorabuena, lo primero tira el despertador. Besi

    ResponderEliminar
  7. Todo es para bien. Enhorabuena, lo primero tira el despertador. Besi

    ResponderEliminar
  8. Todo sucede por una razòn...

    Hoy por hoy, te envidio.

    Me encanta tu actitud ante una sorpresa cantada, maravilloso sentir el apoyo de tu caballero a lado.

    ¡Què èste sea el principio de un nuevo y colorido caminar!

    ¡Un abrazo amiga!

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!