jueves, 31 de julio de 2014

TEMPERAMENTOS

Cambian.

Dependiendo del color, los vientos, la latitud, la agitación  o algarabía.

Los  apacibles,  casi siempre esconden su furia por debajo de un espejo inescrutable.

Los lentos y transparentes  dan vida a su alrededor;

Otros son  tan generosos  que convierten todo lo que tocan a su paso, en lugar encantado.

 A veces se enfurecen y  arrasan con todo.

Son cambiantes y camaleónicos

Confunden.

Pero  son casi siempre anchos, mansos  y sentimentales

Son los ánimos del rio.

Y es que,  de temperamento Caribeño,  pasé a tener temperamento fluvial.

De sardina pasé a ser trucha.

Y es que a falta de playa, buenos son ríos.

El mío, es presencia mística cotidiana.

Verde esmeralda,  botella, turquesa, zafiro, gris o azul hielo.

Mi rio corre.

Sin prisa.

Creo que el temperamento fluvial es viajero: un gran viaje.

En eso estamos todos.

Viajando parsimoniosos, agitados, embravecidos o dóciles.

Disolviéndonos.

Como dice Machado:

“La vida baja como un ancho río”

Mi rio

8 comentarios:

  1. A mi no me gusta mucho mi temperamento xD Pero bueno, esa es otra historia. Esperemos que el río nos lleve a buen puerto, nunca mejor dicho. Un puerto tranquilo lleno de aquello que tanto nos gusta. En el que poder darnos un chapuzón y pescar, donde el tiempo no pasa. Un abrazo muy grande!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland! A mi si me gusta tu temperamento!! Y no te asustes, la verdad, no se si pueda cumplir mi palabra de parar por un tiempo en 200! Es que tengo un proyecto de arte, que requiere mi atencion. Ya te contareee! Un abrazote!!!

      Eliminar
  2. Quizás por eso somos como somos cada uno de nosotros.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Rafael, como que todos somos rios!
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  3. A saber, creo que el mío es camaleónico, pero los cambios que sufro ya no son tan agudos como solían ser.
    Hay unos volátiles que se van por el cambio de vientos, y con justa razón pues los cambios bruscos afectan cualquier temperamento, jajaja.
    Hoy no estoy con las aguas, Leo. Sorry.

    Pero me he dejado pasear en tu ritmo fresco, de río.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea
      Gracias por dejarte arrastrar al menos por esta corriente jaja, a veces uno esta en otros elementos, viento, fuego,tierra, cada quien con su propia naturaleza. Un abrazote Bea y feliz fin de semana!

      Eliminar
  4. Es el río que nos lleva Natalia.Nosotros solo somos nenúfares a la deriva, a veces dóciles, a veces cabreados, pero siempre viajeros de un río que "va a dar a la mar, que es el morir" en versos de Jorge Manrique.
    Una bella forma de autoanalizar ese temperamento que duerme en nuestro interior y que a veces despierta y casi siempre de mal humor.

    Abrazos



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manrique, Machado.,, que genios. Todo es poesia/
      Un abrazo y gracias por tu maravilloso comentario!

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!