jueves, 8 de noviembre de 2012

RINCONES


Me propuse rescatar los rincones de mi casa.

Esas esquinas llenas de telarañas donde no llega la aspiradora.

Para  habitar esos pozos de energía muerta, lo primero que se me ocurrió fue colocar un objeto  lleno de significado en cada vértice.

En mi casa hay muchos cachivaches (mi  British esposo pronuncia esta palabra tan rico, igual que  cuando se le traba la lengua diciendo ``arroz con coco``), muebles masivos, cuadros, alfombras, que compiten entre sí y distraen la atención.

Confieso que me encanta rodearme de libros, de arte, de música ( mi sueño es tener un Steinway) y de tonterías que he ido acumulando en el camino. National Geographic chic , me encantaría fuese mi estilo, que es más bien Caótico chic.

Pero, a veces, creo que descuido los rincones, esos lugares que son para meditarlos, para quedarse agazapado a media luz.

Los rincones son muy elocuentes, desnudan a sus habitantes.  Cuando visito una casa nueva, me fijo en sus esquinas.

Los de mi casa sólo revelaban la falta de trapo.

Entonces me di a la tarea de decidir cómo iluminar esos pequeños paraísos de las arañas.

Y me encontré en un singular dilema.

Será que pongo este cuadro, el florero coreano, el elefante…

Entonces, mi esposo, el de la lengua enredada, me ofreció un vino y ya no tuve dudas.

Manos a la obra.

En una esquina guindé un silencio, de esos que uno no quiere quebrar jamás.

En otra esquina una soledad, de aquellas donde a uno le gusta acurrucarse.

Más allá, en uno muy especial, coloqué una tristeza de esas que lo contentan a uno. Como el recuerdo de mi mama.

En la otra esquina  escribí en la pared la palabra Almendra. Simplemente porque me gusta como suena.

Y en el hogar de las mariposas nocturnas, más importante de mi casa, encendí una lámpara de aceite perfumado. 
Ese es mi amor.
Son mis rincones encantados, habitados con las cosas que no se pueden olvidar jamás. No importa que tantos muebles grandes y pretenciosos intenten distraernos.
Dijo un poeta persa, ``la casa es tu cuerpo grande``.

7 comentarios:

  1. Han quedado bonitos esos rincones encantados de tu casa.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, tan amable como siempre. Feliz viernes y fin de semana

      Eliminar
  2. Me he reido de lo rico imaginando a tu esposo decir con acento gringo arroz con coco...jajaja!! Aproposito de esquinas, tengo una amiga que dice que a los fantasmas les gusta esconderse en las esquinas, y dos veces por año pone unos palillos de incienso en las esquinas de su casa para ahuyentarlos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karin
      Ya mismo pongo el incienso porque de que vuelan vuelan... jajaja
      Besote y gracias por la visita!

      Eliminar
  3. A mí me dio más risa imaginarme a tu esposo diciendo "ca-shi-va-shie" !:) Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja Vero, menos mal que el no lee este blog porque me mata jajaja, yo trato de explicarle que es cute
      Besote linda Vero

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!