domingo, 19 de agosto de 2012

DIAS CON CHOCOLATE




Mi hija dejó unos chocolaticos muy coquetos, envueltos en papel morado sacrificio, en una bandeja, irónicamente de plata, sobre la mesa de la sala.
Dijo que no quería comérselos ella sola. Yo le rogué que no pusiera esa tentación tan a la vista. Pero ahí quedaron, inmóviles, inocentes y seductores a la vez.

El tiempo escabulléndose a ritmo aterrador, yo estoica, y los chocolatitos esperando pacientes por un alma débil, viviendo su plácida existencia de chocolate sobre la mesa de mi sala.

Hasta que un día, un dulce día en que no había nadie en la casa, acepté la invitación del relampagueante guiño del papel. Tomé secretamente un chocolate, lo liberé de su purpurea vestidura y me lo comí gloriosamente.

El tiempo se convirtió en crema.

Cuando regresé de mi delirio y quedé allí con mi papelito en la mano y expresión de placer, me puse a pensar.

Esto fue lo que pensé:
Aunque el tiempo se escape sin remedio, cada día, como el chocolate, viene envuelto en su exquisita coquetería, en su ritmo, en su seda, en su color y su almendra, en su dulzura y amargor. En su propia y esperanzadora existencia.
Dicho esto procedí a comerme otro más…un día,  un chocolate… los dos…


5 comentarios:

  1. ¡Benditos días de chocolate...! Hermosa y tierna escena la relatada.
    Un abrazo en la noche.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rafael, muchas gracias por tus dulces palabras, como el chocolate jaja.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Nat, tiendo a figurarme la fragancia del chocolate en una ciudad...no sé porqué. Y eso que no soy chocolatera, no mucho.

    Saludos querida,
    un post exquisito.

    pd...la verficación de palabras me mata la vista, pff!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea
      Curiosa evocacion la tuya con el chocolate...
      Gracias por tu amable comentario
      Besote

      ( lo de verificar las palabras, sera que hay alguna manera de quitarlo?, yo nunca veo nada,como al quinto intento entra el comentario)

      Eliminar
  3. Ya lo decía Forrest Gump... :)

    P.D: Viva el chocolate ¿Qué sería la vida sin él?

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!