lunes, 18 de junio de 2012

EL BUZO


La semana pasada hice un curso de H2S, un gas que puede encontrarse en las refinerías y áreas de trabajo, que si lo respiras, te mueres en el acto.

En el curso tuvimos que hacer una demostración de cómo ponernos un tanque, parecido a uno de buceo pero más grande (dejo para el final otro chiste de mi hermano, sobre los buzos) y practicar técnicas de rescate y resucitación. Aunque estuve todo el curso tratando de esconderme para no hacer la demostración, el instructor me obligó, pues sino no pasaba.

En fin, a duras penas me puse el tanque que pesaba como 30 kilos; la máscara que me quedaba gigante (con la cual no hubiera sobrevivido, pues no hacía presión negativa), y me tocó arrastrar por el cuello del overall a un señor que pesaba como 100 kilos y darle masaje cardíaco.  Espero no verme en una situación como esta en la vida real jamás.

En momentos como esos me pregunto:
-¿Que hago yo aquí?

Al final pasé el curso y la verdad fue de lo más interesante, aunque terminé con dolor de espalda y al señor que arrastré le rompí los pantalones. También me reí bastante.

Toda esta introducción porque hace poco, me cruzó por la mente un pensamiento fugaz muy extraño.

Pensé:

-Creo que me está gustando mi trabajo.

Y esa frase peregrina, forzosamente tiene que ser mi momento mágico de esta semana.

Desde que llegué a Canadá, hace seis años he pintado tres autorretratos (arte mamarracho, que es mi corriente artística).

El primero era un cielo enorme y unas casitas, todas idénticas, hechas de propagandas de periódico (simbolizando lo material) con un pájaro recortado en el lienzo, un hueco, y lo titulé: “¿Dónde esta el alma?”. No me hallaba en este país.

El segundo fue un árbol siniestro, sin hojas, decrépito y sin raíces que titulé simplemente “Autorretrato”. Era el invierno y seguía sin hallarme.

El tercero, un sketch en mi diario, fue hace como año y medio, producto del estrés de trabajo. Era una especie de mujer atormentada, una mujer erizo, llena de espinas, engrinchada,  creo que lo llamé: “Atrapada en el ruido”.  En aquel entonces me iba a dar un infarto con un jefe que me torturaba.

Para nadie es secreto, que, en lo que respecta al mundo laboral, me he pasado toda la vida nadando contracorrientes y sin tanque de oxigeno, porque de algo tiene que vivir uno.

Pero hace poco, será porque tengo unas lindas personas a mi cargo y quiero que disfruten de lo que hacen.

Será que el jefe horrible que tenía renunció y el actual es un encanto.

Será que el proyecto pareciera que va a ser exitoso y últimamente me han dado algunas palmaditas en la espalda.

O será que he descubierto, lo que siempre he sospechado, que el antídoto para el aburrimiento en la oficina es inventar, trabajar y vivir creativamente, eso es y ha sido mi oxígeno. Lo utilizo todos los días con mi muchachas.

“Creo que me esta gustando mi trabajo”. Pensamiento mágico.

Si pintara mi Autorretrato ahora, lo haría como una divertida caricatura, disfrazada con el tanque, los tubos, la máscara y sentada en mi escritorio.  Así me he sentido toda la vida en la oficina, en un ambiente enrarecido, pero lo curioso es que todavía no me he ahogado. Será por el "oxígeno".

Como estoy contenta, termino con el prometido chiste de mi hermano.  Más bien un acertijo.

-¿Por qué los buzos siempre se tiran al agua de espalda?
-Porque si se tiraran pa’lante cayeran dentro del bote.

“Es aplicándote constantemente a tu trabajo como amas la vida. 
Y amar la vida a través del trabajo es abrazar con ésta,
su más secreta naturaleza.”
Gibran Khalil Gibran




9 comentarios:

  1. No sabes como me gusta este post, me he estado riendo desde que empece a leerlo y con el chiste de tu hermano ya explote. Esos son mis chistes preferidos, los tontos (iba a poner idiotas pero me dio cosa con tu hermano).

    Un beso Natalia-Leonor.
    Que bueno que te esta gustando tu trabajo.

    ResponderEliminar
  2. Hola Jackie, que gusto recibir tu visita, te extranaba. Yo digo lo mismo,los chistes tontos, idiotas o como quieras llamarlos son tambien mis favoritos. Al menos hice reir a alguien jajaja Besote!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu blog! gracias por alegrarme el dia!
    yo me parezco a la caricatura de la mujer atrapada en el ruido.... Al igual que tu padezco de un jefe que me tortura , pero nada que llega uno nuevo
    Quizas en mi caso me toque buscar otro trabajo (seria el cuarto desde que llegue a Canada) o esperar a que mi marido Canadian gane lo suficiente para convertirme en una retirada joven :D
    Que bueno que te guste tu trabajo....
    Saludos
    Matilde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Matilde
      Gracias por tu comentario! A mi me alegra el dia cuando alguien me escribe un comentario y saber que hice reir a alguien. Paciencia con tu jefe y compra la loteria jajaja
      besotee

      Eliminar
  4. Yo alguna vez tuve ese pensamiento (de que me gusta el trabajo), pero era un pensamiento tan chiquitico y tan timido. Me alegro que tu pensamiento haya sido fuerte, lo suficiente como para convertirse en algo tangible, en un dibujo tan simpatico.

    Feliz fin de semana, Natalia tremendita.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola mc, bueno no creas, tengo dudas, sobre todo cuando suena el despertador a las 6 de la manana. Besote.

      Eliminar
  5. Al leer el chiste de tu hermano, lo primero que me imagine fue al dibujito de la monita con escafandra tirandose p'alante =)

    A mi me gusta mi trabajo pero creo que ya es hora de un cambio, este ha sido mi primer y unico trabajo aqui y ha sido fantastico, estoy muy comoda y tambien he sentido muchas palmaditas en la espalda pero algo me esta diciendo en mi cabeza loca que una vez mas es hora de dejar la comodidad y debo lanzarme a la aventura nuevamente, snifff

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creas, a veces siento lo mismo. Llevo 6 anos en el mismo trabajo y bueno, ahora es que digo "creo (no es seguro) que me esta gustando un poquiito"
      Besote, siempre un gusto leerte Sandra.

      Eliminar
  6. Me gustó mucho ver tus pinturas, la última es muy simpática y me hizo sonreír. El chiste de tu hermano ya me sacó la risa :)

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!