jueves, 19 de abril de 2012

QUERIDO SANCHO


Mi papa siempre decía, citando a Diógenes, el filósofo griego:  mientras más conozco a los hombres, más quiero a mi perro.  Mi mama, al contrario,  replicaba que, después de haber criado a seis hijos, no quería nada con perros. Así  eran de opuestos, y así se amaron por casi 60 años.

Yo estoy tratando de poner en perspectiva esto de tener un cachorrito.  Y no puedo, sencillamente nos hemos enamorado del  buen Sancho. Esto es el comienzo de mi enajenación.

Y como el nombre de nuestro perrito fue elegido en honor al compañero fiel del hombre de La Mancha, pues, el fin de semana,  tuve el impulso de volver a la herencia de mi hermano, la edición del IV centenario del Quijote, que el conservaba en su oficina y que por fortuna llegó a mis manos.  

Mi hermano siempre me comentaba, que, en sus momentos de quietud, en la oficina, hojeaba el Quijote para encontrar sabiduría. Él era un hombre sencillo, pero sabio, ya lo he dicho otras veces. Una figura quijotesca, acaso.

Pues bien, después de todos estos días de saturación perruna, tomé mi Don Quijote que conservo  en mi mesita de lectura como libro de cabecera y lo abrí en la página donde mi hermano Rafael  lo dejó marcado  para la eternidad.  Entonces leí:

¿Qué hay, Sancho amigo?  ¿Podré señalar este día con piedra blanca o con negra?

Mejor será - respondió Sancho - que vuesa merced la señale con almagre, como rótulos de catedrales, porque le echen bien de ver los que le vieren.

De ese modo – replicó don Quijote  - buenas nuevas traes.

Y la verdad no entendí nada, pero sonó todo como un buen augurio, un mensaje. 

Como dijo Isabel Allende hace poco, la muerte es un obstáculo serio en las comunicaciones, pero no  insalvable ( algo así,  es mi interpretación)

La verdad, este momento mágico no va a ser muy elaborado, porque estoy muy cansada, de limpiar la casa (algunos accidentes de Sancho), de celebrar mi cumpleaños (17 de Abril, gracias), en el cual que me han dado tarjetas de perros, bolsitas de perro, galletas de perro, libros de perro y la verdad me siento un poco culpable, porque al final es un perro. 

Pero ya no me importa dar rienda suelta a mi enajenación. Me lo dijo Franz Kafka (el menos pensado), en uno de los infinitos libros que me han caido en las manos:

"All knowledge, the totality of all questions and all answers, is contained in the dog"

Buenas nuevas traes, querido Sancho…

6 comentarios:

  1. Feliz cumpleannos! Yo justamente estaba pensando hacer un nuevo post acerca de Yoshi! Creo que esta es una sennal de que debo hacerlo.

    Sancho, que afortunado eres, ya tienes a una mujer enamorada de ti.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias mc!!! y esta pendiente el playdate con Yoshi cuanddo Sanchito este mas grandecito!
      (quedo a la espera del post de Yoshi)

      Eliminar
    2. Que cosas! el cumple de mi hermanito que hace casi doce años partio hace ese dulce hogar que tenemos mas alla del sol tambien era el 17, creeme que el tuyo ahora esta anotado en almagre en mi corazon y en mi memoria (a menos que tenga un ataque del aleman innombrable aquel).
      Feliz cumple amiga!! nada mejor que celebrarlo con la llegada de semejante personaje a la familia (bienvenida al club de las afortunadas y privilegiadas, yo despues de 5 hijos no me imagino mi vida sin un perro, bueno, tal vez me hizo falta el sexto para pensar como tu mami).
      Sandra

      Eliminar
    3. Sandra, tu tienes cinco hijos y un perro??? me quito el sombrero!!!
      Que linda casualidad lo del 17.
      Besos y gracias otra vez por tu visita.

      Eliminar
  2. cinco hijos y un marido!!!

    ResponderEliminar
  3. Cuioso pasaje del quijote, a veces es difícil, quizás cada uno le pueda dar sentido a su manera. Yo entiendo que, el día será bueno o malo, pero que sea un día especial, recordado. A saber si dije una barbaridad jaja

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!