viernes, 28 de octubre de 2011

La Marioneta


Todas las tardes, después de la oficina,  llego a la casa y colapso en mi sillón como una marioneta a la que cortaron los hilos. Cuando cae el sol, mi esposo y yo, abrimos el bar, es la hora oficial del “sun-downer”, es decir el trago de cuando el sol "goes down".

Estos últimos días,  mi esposo se sentía muy preocupado porque yo estaba tomando menos que de costumbre (qué paradoja), y una sola copa de vino me duraba toda la velada. Ayer, con un Eureka, caí en cuenta del por qué me estoy alejando de la bebida, literalmente, y  pegué un grito, como si hubiera descubierto la piedra filosofal.

Mi esposo, del susto, casi se guindó de la lámpara como un gato. 

Resulta que, hace poco, cambiamos la distribución de los muebles y ahora la mesa donde apoyo mi trago me queda más lejos.  Para agarrar la copa tengo que incorporarme y extender el brazo telescópicamente. Esto representa un esfuerzo enorme para cualquier marioneta que se precie.

Nos reímos un buen rato. Y dijimos al unísono que esto era un “Magic Moment” Se ha vuelto una rochela lo de los “Magic Moments”, pero me gusta, porque ahora todos en la casa estamos atentos.

Mi esposo procedió a acercarme la mesita para que la copa estuviera a un brazo de distancia, ni más ni menos.

Ahora que está todo en orden otra vez, puedo proceder a mi momento mágico serio del día.

También me gustaría hacer una aclaratoria, y es que me di cuenta de que en mis textos intercalo muchas palabras en inglés, cosa que siempre he detestado, pero que lamentablemente, se me ha convertido en un pésimo hábito. No lo hago por esnobismo, ni es mi intención envilecer el idioma que tanto amo. Se ha vuelto una mala costumbre porque así me comunico con mi esposo, es otra forma de ley de mínimo esfuerzo. Ni él quiere hablar Español, ni yo Inglés todo el tiempo. Es un buen “compromise” y ya lo hice otra vez.  Espero no lo tomen a mal. No se si pueda prometer evitarlo.

He aquí mi momento mágico serio.

Cuando la gente me pregunta que cómo amanecí, les respondo: ”bueno, estaba dormida y me desperté”. Me encanta ese chiste, que solía decir un compañero de trabajo en Venezuela. Pero hoy me desperté con el título de mi momento mágico apenas abrí los ojos: “Meditando mi paisaje interior”.

Así va a comenzar mi próximo “Magic Moment”, que espero seguir meditando el fin de semana. Perdón, pero la marioneta necesita su “sun-downer”

4 comentarios:

  1. Esta es de mis cosas favoritas de lo que has escrito.
    Creo que hasta me rei en voz alta :D

    Y sobre las palabras en ingles... hace casi 6 años, cuando empece a escribir mi blog me preocupaba de traducirlas, explicarlas, entrecomillarlas, ponerlas en italicas, etc. Ahora simplemente no se me ocurre que la gente no las entienda o las use como yo y zas! palabras en ingles a diestra y siniestra. Perdi la nocion de las cosas.

    ResponderEliminar
  2. Que bueno que te hice reír jaja. Voy a leer tu ultima entrega que acabo de ver. Todavía sigo meditando mi paisaje, ayer me sirvió para dormirme! Gracias por leerme y tomarte el tiempo de comentar.

    ResponderEliminar
  3. Me gustan tus momentos magicos, me gustan pues me hacen pensar

    ResponderEliminar
  4. Aportas nuevas reflexiones para mi. Me parece genial como lleváis la vida en pareja. Tuve una relación fría que duró demasiado. Ahora encontré a alguien con la que poder poner en practica ideas, tiempo, ilusión, una persona a la que ilusiono. Jo, espero que esto no esté muy fuera de lugar, sólo quería aportar a lo que me llevó tu escrito :)

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!