viernes, 21 de noviembre de 2014

DOROTEA


Tengo que exorcizar a Dorotea.

La tengo en la cabeza desde hace días.

Y todo por culpa de mi suegra (jaja).

Y es que cada vez que la visitamos, allá en su casita de muñecas, en su pueblito de Inglaterra, que parece sacado de un cuento de Charles Dickens,  sale a relucir toda la constelación de su iconografía germana. (ella es alemana de nacimiento, pero echó raíces en Inglaterra, donde nació mi esposo y ha vivido toda su vida)

Los personajes de esta saga familiar son material para  una ópera de Wagner.

Dieter y  Margot.

Ehrenfried y Hannelore.

Wolfgang.

Gerda.

Reinhard y Dorotea.

Y aquí fue que me quedé pegada, en Dorotea.

Y no me la he podido sacar de la mente.

Y es que la Dorotea sobrina de mi suegra es una rolliza alemana, de ojos azules y piel transparente,  alimentada con sauerkraut y cebada.

Una Valquiria.

La vi en fotos.

Y es aquí donde se me  forma el arroz con mango germano, británico, venezolano, caribeño.

Ese encuentro mágico maravilloso que se produce en mi mente, donde se escapa detrás del telón,  la Dorotea que yo conozco, la que habita en mis raices,  y se roba la escena operística.

Dorotea es la negrita que baila el merengue,  la que con su cintura menea, dando pa’lante y pa’tras.

La que  siempre esta sonriente y no entiende de pesar

Y así, mientras Brigitta Margarita Charlotte,  mi suegra, narra esta aria wagneriana,  tacita de  porcelana de Bavaria en mano, viendo caer  la lluvia en la campiña inglesa,  esa otra  Dorotea,  mi alter ego, se escapa  de Barlovento, pueblo costero de Venezuela, tierra ardiente y de tambor, y mientras sonrío suavemente,  con cara circunspecta, asintiendo de cuando en cuando para que nadie sospeche, en mi cabeza bailo y tarareo el merengue:

… Mira como baila el merengue, la negrita Dorotea, con su cintura menea, dando pa’lante y pa’tras, ella cuando baila el merengue, cuando mueve, la cintura, es con sabrosura, como lo baila, como le da.

Y así ha culminado el exorcismo de Dorotea.

Tenía que escribirlo.

Les dejo dos links para que hagan el arroz con mango en sus cabezas:

El primero, las Walquirias de Wagner https://www.youtube.com/watch?v=yL5lItkeo8gy para terminar

La Negrita Dorotea, por Lilia Vera, cantante venezolana.https://www.youtube.com/watch?v=qrfA0BvUtsw

14 comentarios:

  1. Jajaja Me he reído con tu entrada. Tengo que confesar que soy muy de Wagner yo, soy así de raro jajaja. Más que curiosa mezcla y bueno, es lo que tiene la cabeza. Que nos dicen una cosa y a veces se activa un recuerdo asociado a ello. Un abrazote, me dejas con una sonrisa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland wagneriano, a mi me deja sonrisas los comentarios tan amables que siempre me dejas mi estimado amigo. Un abrazote!

      Eliminar
  2. Una zarzuela lo llamariamos aquí, me has hecho reir y poner caras y vestidos a tus personajes, hemos descubierto lo bien que lo pasate en tu viaje visitando a la familia. Entre tu forma de narrar las peripecias y la historia lo hemos pasado muy bien. Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es !!!! Una zarzuela! Ester tu siempre tan precisa y aguda para darle nombre a las cosas! El viaje a mi familia estuvo un poco accidentado, con gripes, maletas que no llegaron, etc, pero viajar es siempre alimento para mi imaginacion.
      Un abrazo grande!

      Eliminar
  3. Pero que originalidad nos regalas siempre, Natali; sabemos como empiezas, pero nunca como acabas...y eso es super divertido. El buen sabor de boca es tu sello... Me voy a comer mi menú de hoy con una sonrisa, graciaaaaaaaassssss.

    Besos y feliz finde

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina, eso de tener sello, como dices, es ya en si un halago muy grande, y si ademas es dejar una buena sensacion, pues doble. Gracias!! Y ademas me encanta que me llamen Natali jajaja Un abrazote!!

      Eliminar
  4. Una sonrisa siempre viene bien para afrontar un largo fin de semana, aunque sea con ese recuerdo de Dorotea que nos dejas.
    Un abrazo y feliz fin de semana también para ti querida amiga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael, tu sonrisa es mi sonrisa! Espero te animes a bailar un merenguito con Dorotea, asi sea en tu imaginacion poetica. Un abrazote! Gracias por leerme!!

      Eliminar
  5. Hay personas que nos deslumbran y nos inspiran historias como a ti esta dama rolliza de nombre literario (la Dorotea es también una obra literaria en prosa de nuestro gran Lope de Vega).
    Siempre es un placer llegar hasta tus textos, llenos de humanidad y simpatía.

    Abrazos Natalia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquin! De inmediato paso a buscar a la Dorotea de Lope de Vega. Gracias por venir y por ilustrarme un poco tambien jajaja
      Un abrazote

      Eliminar
  6. Sonrisas y brillos en la noche. Hay personas que nos tocan profundamente. Un besito.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por las sonrisas y brillos! y si, hay personas y personajes que permanecen...
      Un abrazote Ester del Pozo

      Eliminar
  7. La otra noche me puse a pensar duro, tratando de encontrar una respuesta a la desarticulación que siento ultimamente al escribir. Llegue o estuve a punto de llegar a la conclusión de que una de las cosas que se requiere es la capacidad de asociación, entre un suceso y otro. Has hecho una muestra perfecta de la capacidad asociativa entre una experiencia y otra. Y te aplaudo eso porque no es simple hacerlo de manera tan natural, aunque muchas veces se experimente, lo duro es ponerlo en palabras.
    Ahora tengo dos Doroteas en mente, más bien tres.

    Saludos grandotes.

    PD. En respuesta a tu comentario más reciente: El olvido (En toda la extensión de la palabra) es una de las peores cosas que padecemos los humanos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Bea
      Gracias por tu generoso comentario! Y la verdad, disumulas muy bien esa desarticulacion de la que hablas, Tus escritos son compactos y concisos, sentidos e intensos.
      Sobre tu poema, de acuerdo, el olvido es aterrador. Por eso me quede con escalofrios despues de leer tu poema.
      Otro abrazote

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!