miércoles, 22 de enero de 2014

SUBENESTRUJENBAJEN


Subenestrujenbajen

Así se dice “autobús” en alemán.     

Más tarde les diré como se dice “suegra” en ruso.

Así me he sentido por muchos días, desde que empecé mi nuevo trabajo: Estrujada.

En las mañanas oscuras de invierno, los minutos me estrujan.

En el carro, una multitud metálica a mi alrededor, me estruja.

En el ascensor, las conversaciones banales me estrujan.

En el almuerzo rápido,  el plástico me estruja.

Los compromisos económicos, me  estrujan. (el dinero en exceso también debe estrujar, pero no es mi caso)

La necesidad, cualquiera sea su rostro, estruja.

En fin, últimamente siento el alma estrujada.

Y disculpen la repetición del verbo estrujar en todas sus acepciones.

Pero hoy, súbitamente, mágicamente,  me “desestrujaron”.

Y el responsable de mi “desestrujamiento” fue Wagner.

Para ser más precisa,  el “Coro de Peregrinos”  de la ópera  “Tannhauser”.

Como he dicho otras veces, me encantaría poseer, el delicioso esnobismo y la pedantería ( como si no tuviera ya suficiente), de saber de ópera.

Pero no sé nada.

Tampoco hablo alemán, solamente la palabra  subenestrujenbajen, como comentaba al principio.

Pero sucedió que, esta mañana, en medio del “estrujamiento” de una mañana particularmente  “estrujada", sucedió el milagro desde mi ecléctico Ipod.

En impecable alemán de tenores, contraaltos y bajos, sonaron los acordes del Coro de Peregrinos del Tannhauser y como para añadir más drama a mi mañana, le puse volumen al máximo.

Fue como si en mi alma, se hincharan velas de seda.

No tenía ni idea de lo que me estaban diciendo en ese idioma de cuerdas, voces y vientos.

Pero por unos minutos, me sentí libre.

Me sentí peregrina, en medio de la prisión que impone  la ciudadela.

Cuando uno al menos piensa en ser libre, uno es libre.

A nada, ni a nadie, le concedí el poder de estrujarme esta mañana.

Fui libre.

Pase el día de lo más bien.

Cuando llegué a casa en la noche, busqué la letra en español del Coro del Peregrinos del Tannhauser.

Es una historia de libertad.

También llegué a preguntarle a mi esposo (que es británico pero mitad alemán) cómo se dice, ya en serio, autobús en alemán.

Se dice Autobus ( no se si creerle).  Que decepción.

No importa, la música me recordó que no soy esclava de nadie. Ni del tiempo, ni del dinero, ni de ningún amo sin rostro.

Ah, y como les prometí. "Suegra" en ruso se dice: Estorrrbo.
(sin alusiones personales)
Les dejo el Coro de Peregrinos del Tannhauser, de Richard Wagner,  a todo volumen por favor!
https://www.youtube.com/watch?v=LYQEqbYnebo

14 comentarios:

  1. La verdad es que todos vivimos "estrujados", unos dias mas que otros, pero es precisamente el alma la que nos "desestruja", ante una música, una sonrisa o un cuadro, es cuando lo mas distante de lo material, nos revive. He estado algunas veces en Alemania y creo recordar que le llamaban "BUS".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marcos, asi es, son esas pequenas cosas las que nos alisan el alma!
      Un abrazote y gracias por tu visita!

      Eliminar
  2. Siempre me encantan tus entradas, yo de opera se bastante menos que el que no sabe nada, pero me gustan algunas arias. Y pienso como tu que es libre quien quiere serlo y escuchando ese coro se puede hasta volar. Un abrazo sin estrujarte.
    De la suegra no comento, yo lo soy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja me gusta eso que dices que sabes menos que el que no sabe nada! Y si, uno siente que escapa y vuela, al menos por unos instantes.
      Un abrazote!!

      Eliminar
  3. He sonreído siguiendo tus letras y ese "estrujamiento", aunque al final eso de la "suegra" y el estorbo fue la guinda.
    Un abrazo y feliz día.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja bueno espero que cuando me toque ser suegra no sea tanto estorbo jajaja. Que bueno que te hice sonreir! Otro gran abrazo para ti tambien!

      Eliminar
  4. Originalidad sazonada con humor que en definitiva es la mejor manera de caminar. Me hiciste sonreír y eso vale más que cualquier tesoro. Así que ¡¡¡BIEN POR Ti, NATALIA!!! .
    Abrazos
    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina, como le dije a Rafael, me alegra mucho poder sacar una sonrisa a distancia. Y gracias por ese expresivo comentario!!!
      Un fuerte abrazo ( sin estrujar)

      Eliminar
  5. Ohh Wagner!! Grande! Me encanta las valquirias de wagner, es lo más.
    Bueno querida amiga, que no te estrujen si el estrujamiento no es deseado. Aún no lo parece pero el día ya alarga (en el hemisferio norte) Siempre habrán conversaciones banales. Pero también las hay sugerentes.
    Yo estoy en etapa de cambios, y… me siento cada vez más calmado. Y que bueno, porque me hace falta. Siempre abrazo grande para ti :)
    P.D: La frase más importante que puedes necesitar en alemán “Ein bier bitte” jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland! Si, ya los dias empiezan a alrgarse los atardeceres son gloriosos, igual que Wagner ( a veces me atormentan un poco sus trompetazos jaja) Me alegra tanto eso de que te sientas calmado. Eso reflejas en tus letras. Espero que todos esos cambios te sean favorables. Es Urano haciendo de las suyas! Esa frase que pones en aleman es util en todos los idiomas jajajaj
      Otro abrazote para ti!

      Eliminar
  6. El arte nos salva Natalia, nos hace libres como bien apuntas.
    Así que ya sabes, contra el estrujamiento de la vida, Wagner.

    Muy bueno lo de suegra en ruso, me lo apunto.
    Lo del autobús en alemán a mí también me dejó frío, nunca lo hubiera sospechado...

    Te dejo otras traducciones que recuerdo in situ:

    Aparcar, en árabe: "Atalajaca alastaca"
    Comer demasiado, en árabe: "Jamás jamé más jamón"
    Diarrea, en japonés. "Cagasagua"

    En fin, cosas de los idiomas...:)

    Un abrazooooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja y a que no sabes como se dice eyaculacion precoz en japones......?
      Ya'ta.
      Gracias por tu visita. me encanta que los poetas tengan sentido del humor! Y si el arte slava, el amor salva...
      Un abrazo!!!

      Eliminar
  7. Hubo una etapa en mi vida en que podía sopesar la música clásica con naturalidad, pero ya hace rato de eso, y ahora difícilmente tengo la paciencia para ello, es una pena. Quizá es el ritmo de vida lo que premedita los gustos. Mi vida ahora está más centrada en la infancia por la presencia de mis hijos, todo es una broma, y Wagner es muy serio,jajaja. Tu post me hace sonreír, gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Beatriz, tienes razon, Wagner es bastante serio, y nunca lo he contado entre mis favoritos,pero sus trompetazos me inflaron el alma, por casualidad, en una de mis mananas epicas. Ahora me ha dado por escuchar opera cuando entro al centro de la ciudad y la musica le da otro cariz a todo, es interesante.
      Disfruta esa etapa tan bella de la infancia de tus ninos, creo que de las mas bellas en la vida de cualquier mujer.
      Un abrazote!!!

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!