jueves, 20 de diciembre de 2012

SECRETOS


El otro día, por accidente, bebí  de la copa de otra persona. Esto, en mi país, significa que voy a conocer sus secretos.


Me hice la sueca y para no entrar en detalles, me apropié de esa copa ajena, total estabamos en familia.
Entonces, algo extraño sucedió.
La palabra secreto, con su cinta de seda y su sello de silencio, en toda su poética y vastedad,  se quedó flotando conmigo, por el resto de la velada.
La fiesta transcurría amablemente, y yo, sin que nadie se percatara, transitaba mis pasajes ocultos; túneles, donde las esmeraldas se incrustan en las rocas; laberintos donde resuenan, burbujas, fuentes y olas. Murmullos: el críptico lenguaje del agua, cambiante siempre.
Copa ajena en mano, disimuladamente, vagué por ahí, por la fiesta y  por esos pasadizos llenos de ecos antiguos; dando traspiés, a tientas en la oscuridad, hasta que  llegué a un lugar.  
Una bóveda inmensa sonora y muda, como  una campana  transparente, donde el vacío estaba forjado en hierro.
Comprendí que había llegado a un lugar donde prevalecia el silencio mas absoluto. El lugar donde habitan todos los secretos.
Me pareció reconocer vestigios de música, de viento, de palabras, de galaxias,  pedazos del silencio de Dios.
Y  así como el murmullo del  mar es imposible de descifrar, regresé a la copa ajena, al jolgorio.
Saboreé con placer la última gota de vino.
Los secretos saben a higos con un dejo de vainilla.
Creo que la fiesta estuvo buena.



10 comentarios:

  1. Debió de ser una interesante fiesta,
    que tengas un buen fin de semana.
    ¡Feliz Navidad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ricardo,
      Bueno las fiestas de aqui son mas bien tranquilas, pero uno siempre cuenta con la imaginacion para divertirse un poco.
      Feliz Navidad y que sigamos disfrutando de tus versos en 2013
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Bonita experiencia y creo recordar que algo así también se decía por estos lugares.
    Un abrazo y que disfrutes de unas lindas fiestas de Navidad con tus seres queridos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tus buenos deseos Rafael. Feliz Navidad y gracias por regalarme cada dia tus poemas que espero seguir disfrutando el 2013.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Le traduje a mi esposo ese post y me dijo que habia mucha "lumpia fumaring" in this story,lo que significa que me fume una lumpia, como se dice comunmente en Venezuela cuando uno piensa cosas locas. Me hizo reir mucho.

    ResponderEliminar
  4. Imaginación le llamo yo Leonor, es muy bonito tener tus propios paisajes donde quiera que andes.
    Dese el 2010 el aroma de los higos me recuerda a Granada, la legendaria ciudad antigua en España, la visitamos en verano de ese año y así olía.

    Saludos y felicidades por tu fragante post.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Beatriz, para mi los higos son frutos del paraiso. Granada es una ciudad llena de embrujo, la visite hace tiempo, y quede prendada. Tengo familia politica en Cordoba (por parte de mi ex, muy queridos, encantadores andaluces) Mi hija esta alla ahora.
      Besos y Feliz Navidad! Un buen hallazgo haberte encontrado en la blogesfera!

      Eliminar
  5. Casi me pierdo la entrada, si es que ando de la ceca a la meca y siempre llego tarde. ¡Uf!
    Lo de las burbujas, la bóveda y todo lo demás. ¿A cuantos invitados les quitaste su copa? jeje.
    Feliz Navidad guapa

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!