miércoles, 14 de septiembre de 2011

Magia Desmenuzable o Pastel de Pollo

Gran parte del sábado por la tarde la pasé desmenuzando pechugas de pollo (parecían como doscientas) y disculpen este comienzo tan prosaico. El fin último era hacer un Chupe (con el consomé con  que se cocinan las pechugas) y un Pastel de Pollo, ambos platos muy Caraqueños (aunque el primero inspirado en el peruano). Para mí, una neófita de la cocina, elaborar esos dos platos es como construir una Catedral.

Yo en general cocino sin receta, con lo que consiga por ahí, y casi siempre en diez minutos. A veces la pego, como decimos en Venezuela, otras no tanto. Mi esposo no se queja, no sé si por miedo o por cortesía. El caso es que me embarqué en esta aventura gastronómica con un objetivo final muy noble. Los estaba cocinando para ofrecérselos a mi suegra que nos viene a visitar esta semana, procedente de Inglaterra.

En fin, entre el trabajo,  la limpieza y la cocina, no tuve tiempo para pensar en nada más, menos aún en algo relativamente mágico para mi blog,  aunque, pensándolo bien, si la magia es relativa, ya no es magia. Posiblemente, lo que viene a continuación fue tan solo un truco desesperado de mi mente tratando de buscar algún encanto, en la tarea titánica que tenía por delante. La cocina venezolana tradicional fue inventada en la época de la esclavitud, con una tropa de gente cortando, picando, desmenuzando, amasando, pelando, etc. No es mi caso.

Ya cuando iba por la quinta pechuga de pollo, comencé  a internalizar de otra manera la acción de desmenuzar.  Yo reto a cualquier persona que pregunte  a otra el significado de la palabra desmenuzar sin utilizar las manos. De hecho se lo comenté a mi esposo y lo constató. Es casi imposible.  En ingles la palabra shred, se parece, pero no es tan descriptiva. Desmenuzar es un verbo visual, un acto acompasado y silencioso, donde se siente, en la punta de los dedos, la substancia íntima, la materia intangible de las cosas. Todavía no se ha inventado, que yo sepa un electrodoméstico que cumpla esta función, un desmenuzador.  Es un trabajo muy artesanal, con lo cual se coloca muy cercano al arte.

En medio de esta reflexión y viendo la montaña de pechugas que todavía tenia por delante, se me ocurrió pensar en las posibles cosas que se podrían desmenuzar. 

Por ejemplo, se puede desmenuzar un problema, dividirlo en partes menudas, menos complejas. Tal vez uno termine con las manos llenas de soluciones.

Se puede desmenuzar una idea,  y convertirla  en minuciosas ideitas dentro de las ideas.  Al final, quedan las manos ansiosas de posibilidades.

Ya entonces no pude parar y  en el  estado catatónico de convertir el pollo en finezas, me metí en pensamientos más audaces.

Me imaginé como seria desmenuzar la noche y preparar un pastel relleno de firmamento.

O desmenuzar un atardecer, y quedar con los dedos manchados de anaranjados y violetas y sacudirse el polvo de las nubes.

O desmenuzar una alegría y quedar como mi hija cuando hacia polvorosas, con risa en las manos.

O desmenuzar  el aire y  conocer la textura del viento.

O desmenuzar el tiempo en hilachas de minutos y segundos, hasta tocar su hueso.

O desmenuzar una tristeza y terminar con las manos empapadas en lágrimas pero sintiendo en las yemas de los dedos, la proximidad del consuelo.

Cuando volví en mí me di cuenta que había terminado con las pechugas. 

Tenia aún la tarea de pelar un pocotón de papas, las cuales no me dijeron nada en verdad, porque mi pensamiento estaba en el verbo desmenuzar y no pelar. Al menos terminé la base del Chupe y lo congelé. 

Todo esto sucedió el sábado. Desde entonces, he tenido el verbo desmenuzar en mi mente y he pensado en miles de cosas insólitas y desmenuzables. No sigo porque no quiero abusar.  

Hoy me decidí a confesar esta absurda y altamente desmenuzable obsesión, quizás porque acabo de terminar el último paso del Pastel de Pollo ( o de Polvorosa como también lo llamamos): hacer la masa de textura porosa y deleznable, para después  rellenarlo con el guiso de pollo desmenuzado, preparado con aceitunas, pasitas, alcaparras,  ají dulce (que aquí no sabe a nada, pero  ni  modo) , vino dulce (le puse Ice Wine a falta de Sagrada Familia) , cubrirlo con masa y meterlo al horno.

Igual que me ocurre con la cocina diaria, la cual resuelvo con lo que consiga por ahí en la nevera y en la despensa. Creo que con mis momentos mágicos ocurre lo mismo. Algo  me sale con lo que tenga a la mano, a veces con éxito, otros no tanto. No sé si este es el primero o el ultimo caso, pero por lo pronto hoy cumplí mi meta y  construí mi Catedral. 

Vamos a ver si mi suegra la aprueba.



  

11 comentarios:

  1. esto me parece mas poesía que magia, especialmente eso de desmenuzar el tiempo hasta tocar su hueso!!! So far, la llegada de la suegra ha estado llena de trabajo arduo. Desmenúzalo...

    ResponderEliminar
  2. mas bien lo triturare jajajaja

    ResponderEliminar
  3. por que cuando desmenuzo pollo a mi no se me ocurren cosas asi? yo pienso en lo sucio que debe estar el suelo debajo de la nevera, en que al cartero le salen pelos de las orejas y en que hay ponerle aire al caucho derecho. Necesito una infiltracion de poesia... supongo que por eso vengo a leerte.

    Pero Natalia, querida, el chupe es peruano!
    No?
    Y boliviano, creo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Jackie, gracias por tu amable y divertido comentario. Investigue sobre el origen del Chupe porque no quiero herir susceptibilidades de los peruanos o de nadie. Todos coinciden en que el Chupe caraqueno esta inspirado en el Peruano, pero el chupe de Gallina (casi todo el mundo que yo conozco hoy en dia lo hace con pollo porque la gallina hay que meterla en olla de presion, etc) es caraquenisimo!!!
    Ya hice la aclaratoria en el texto.
    Asi dice un blog gastronomico sbre el Chupe caraqueno "Esta receta, por demás caraqueñísima, es hija del célebre chupe peruano
    que se hace con pescado y mariscos, además de leche."

    ResponderEliminar
  5. pues gracias por educarme :)
    para mi todos los chupes del universo eran peruanos, lo demas eran sopas de pollo.

    ResponderEliminar
  6. Natalia, que maravilla de post! Poetico, si, pero tambien divertidisimo. A mi al menos me hizo reir mucho con eso de la montanna de pechugas de pollo y de la cocina venezolana hecha por esclavos. Es verdad! Acaso hay algo mas elaborado que una receta de Scannone? Con razon uno termina cansadisimo luego de preparar cualquier cosa.
    Yo digo que no se cocinar, yo solo sigo las instrucciones del libro. Tu si que sabes cocinar, haciendo las cosas con lo que sale de tu cabeza. Eso no es ser neofito, es ser experto!
    Por favor, escribe mas cosas que se pueden desmenuzar! Me encantaron las que escribiste.
    Yo digo que se puede desmenuzar la risa de un ninno, y uno se queda con un polvo que huele a canela y a violetas.
    Muchos abrazos

    ResponderEliminar
  7. Gracias mc, agradezco mucho a mis escasos pero fieles lectores! Son ustedes muy generosas!

    ResponderEliminar
  8. Ayer estaba lloviendo y se me antojo desmenuzar la lluvia, pero despues me di cuenta que la lluvia ya viene desmenuzada, quien sabe por que manos misteriosas.

    Anonima Natalia (desde la oficina no me salen los comentarios con mi nombre, algo mal debo estar haciendo)

    ResponderEliminar
  9. Me gustaria desmenuzar miradas, llegar a la medula de cada uno de sus significados. Miradas de momentos unicos y especiales de personas que me marcaron y me marcan en mi emocionante y maravillosa vida.
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Guao, muy interesante eso de desmenuzar miradas, me vinieron a la mente algunas inolvidables. Sabes que desde hace tiempo tengo en la mente un escrito sobre las miradas, algun dia me saldra. Gracias otra vez por tu visita,

      Eliminar
  10. Que bueno es a veces dejar la mente suelta y soñar despierto, al menos sin un cuchillo en las manos (por lo peligroso que puede resultar)

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!