jueves, 1 de junio de 2017

JUNIO - SOLSTICIO


Solsticio: del latín sol, Sol; sistere, quedarse quieto.

Zenit (cenit): del árabe,  سمت الرأس, camino encima de la cabeza.

Kairós: del griego,  καιρός“el tiempo de nuestros momentos trascendentes…” (Alejandro Corletti Estrada)

Solsticio.
                   Zenit.
                                 Kairós.

Con esas tres palabras recibo al mes de Junio.

Quieta, mirando el camino encima de mi cabeza, en este, un tiempo trascendente de mi vida.

Después  de intentar la meditación, el Om, el yoga, lecturas Zen, Buda, aprendí de la peor manera a vivir el momento presente.

La pena te detiene en seco.

Se acaba el tiempo.

Es el presente perpetuo.

Es el presente imperfecto.

Mas, sólo allí encuentro mi punto de quietud.

Es una de las enseñanzas del duelo.

El pasado es inmutable.

No se puede cambiar.

El futuro es miedo.

Como en otras situaciones difíciles de mi vida, recurro al poeta mexicano Jaime Sabines: 

“No despreciéis al dolor, pues puede enseñarte muchas cosas”

Pero en fin, junio es un mes de días larguísimos, lluvias regeneradoras que devuelven el verdor, literal y metafóricamente.

También es mes de aventuras.

Todas las aventuras, como decía “The Hobbit” uno de los personajes favoritos de mi amado, comienzan con un banquete.

No tengo mucho apetito, es el problema, pero lo intentaré.

Junio promete aventuras.

El Solsticio me invita a la renovación y a la quietud.

Ese es mi viaje.

Solsticio.
                 Zenit.
                               Kairós.

PD: el 17 de junio, voy a hacer un viaje muy espiritual y de búsqueda interior. Dana la Llama me llevará a su lugar de origen, Perú. Ya les contaré.

7 comentarios:

  1. Hola Natalia. Todo gran camino empieza con un solo paso. Espero que un par tras otro te lleven a estar mejor.

    Un abrazo grande :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roland! Un pasito y luego otro, así voy . Gracias por estar ahi!
      Un abrazote grandisimo

      Eliminar
  2. Aquellos que nos han dejado no están ausentes sino invisibles. Tienen sus ojos llenos de gloria fijos en los nuestros llenos de lágrimas, san Agustín. Probemos a dejar de llorar la muerte, no los entristezcamos. Feliz viaje a Perú y mejor estancia, te mando abrazos plegables que caben en la maleta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh Ester, que belleza de cita que me has regalado hoy! Gracias.
      Y esos abrazos plegables, ya mismo los empaco.
      Un abrazo grande,y gracias por estar allí!

      Eliminar
  3. Pues paso a paso y verás como la luz vuelve poquito a poco, dentro de este gran misterio de la vida.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael, así tal cual, paso a paso...
      Un abrazote!

      Eliminar
  4. Que el verdor te encuentre y te dé un abrazo. Yo, por mi parte, te dejo el mío.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!