miércoles, 5 de abril de 2017

ZAFIROS



Todos los 6 de abril al despertar, encontraba una cajita pequeña.

Una joya.

No importa cuántas veces le dijera que no era necesario, que sólo regalos simbólicos, que no gastara dinero innecesariamente, que la única joya posible era nuestro amor, aunque suene cursi.

No importa cuántas veces mis regalos se quedaran siempre vergonzosamente cortos: una corbata, un libro…

Desde un principio decidimos, bromeando claro, que como nunca llegaríamos a cumplir 60 años de casados, nuestros aniversarios serían a la inversa.

Así, en nuestro primer aniversario, recibí un diamante de Sudáfrica, la excusa era que estaba trabajando allí.

Probablemente, yo le regalé una franela...

Y así sucesivamente…

Este 6 abril, considerando nuestra regla, serian nuestras Bodas de Zafiro.

Y como siempre, cada 6 de abril, encontraré una joya, no en mi sillón, ni mi almohada,  sino en todas partes.  

Encontraré zafiros.

En el azul cobalto del río en esta época del año.

En nuestro puente celestial, tapizado con las sedas del tiempo vivido a plenitud.

Encontraré zafiros.

En el índigo del cielo de la noche estrellada.

Encontraré zafiros.

En el manto aterciopelado de la madrugada.

En el rayo poderoso y azul de tu presencia constante, que me anima.

No importa que un golpe helado del destino nos haya separado. 

Momentáneamente.

Tu luz generosa esta en mí, igual que aquella noche de brillo y júbilo, frente al Mar Caribe.

Celebraremos en grande, un día.

¡Cuando nos volvamos a encontrar!


¡Feliz Aniversario!

12 comentarios:

  1. Me ha costado seguir leyendo hasta el final, las lagrimas lo emborronan todo. Un abrazo uno fuerte y redondo por si te sirve para acomodar el alma

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester! Como siempre, tu comentario y tu abrazo es grata compania para mi alma!
      Otro abrazo para ti!

      Eliminar
  2. Lo importante es esa "presencia constante en el corazón y en el recuerdo".
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Rafael , presencia constante y poderosa, siempre. Gracias por estar ahi!
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Me dejas sin palabras. Gracias por querer compartirlo. Un abrazo grande

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Roland, creo que compartir me ayuda mucho. Y tu comentario tambien.
      Un abrazote

      Eliminar
  4. Tú no lo sabes, Natalia, pero por este post a mí me parece que te regalaron poesía también.

    Muy conmovedor, recibe un abrazo cariñoso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Taty.
      La naturaleza y mi gran amor son mi cotiadiana inspiracion y formula para la tristeza.
      Un abrazo grande y gracias po estar ahi!

      Eliminar
  5. No hay palabras... solo sentimiento.. un abrazo enorme Leo!

    ResponderEliminar
  6. Wow tus palabras me llegaron hasta el alma. Que afortunada de haber vivido y seguir viviendo algo tan bello!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias ME! Tu fuiste testigo. Gracias!
      Abrazos!

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!