lunes, 23 de enero de 2017

PLUMAS Y TELEGRAMAS

“Hope is the thing with feathers…”
Emily Dickinson

Las plumas simbolizan el viaje de las almas hacia otros dominios.

Así me lo dijo la tienda de souvenirs del espectacular pueblo de Banff, el pasado e íngrimo 31 de diciembre, y yo claro le creí.

Primero, porque creo en todo lo que tenga magia, pues como dicen, el que no cree en la magia, pues difícilmente se le va a manifestar, y segundo porque, en este caso, no es un invento comercial. 

Son costumbres y mitos de lo que aquí llaman los “First Nations”, los primeros habitantes de esta tierra de gracia, de gracia helada, pero gracia al fin, llamada Canadá.

Y salí de la tienda, cubierta en “feathers” (en ingles la palabra es más bella, una rara excepción)

Y con una sensación de ligereza, sobre todo mi billetera quedó más ligera, pues me compré un cuaderno, cadena y pendiente, con el tema de las plumas.

Lo importante es que también salí de allí acariciada por ese símbolo ingrávido del vuelo de las almas.

Eso me dio un pequeño consuelo, un motivo para superar el inminente nuevo año que se me venía encima, como una avalancha, no de nieve, sino de tristeza.

Y así decidí hacer de las “feathers”, otra forma de llamar a la esperanza, el tema de mi Nuevo Año 2017.

Mi Gran Amor se encuentra en ese vuelo sublime, hacia esos otros dominios.

Y en su trayecto de luz, él me habla, me envía telegramas, que transcribo a diario en mi cuaderno de plumas, me acaricia el alma.

El amor es el lenguaje como se comunican las almas.

Un murmullo al oído, muy leve.

Una plumita al viento que me recuerda:

No estoy sola.

PD1: Realmente, recibo mi telegrama con religiosidad y eso me reconforta. Claro, la ausencia física es insondable, inmensurable y todavía, tengo una sensación de eso que en ingles llaman “disbelief”, pero  realmente, las almas se comunican a través del amor. Lo certifico.


PD2: Les informo que el Elefante Sin Nombre, ahora tiene nombre, segundo nombre y apellido, después de las sesudas deliberaciones de Tommy: LUCKY BABY MEENFANT.  (Lucky para los amigos) Definitivamente un elefante con suerte, igual que el dueño y el creador.

6 comentarios:

  1. Tener un cuaderno para llenar con los propósitos esperanzados para un año completo es un paso que mejora la percepción de los telegramas, tener planes alegra las tristezas. Creo que a pesar de que tu cartera quedara liviana las plumas fueron una buena adquisición.
    Un bonito nombre y con personalidad. Un abrazo preciosa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, siempre con tu presencia tan luminosa y optimista en mi blog. Se agradece mucho, sobre todo en este momento tan triste de mi vida. Escribir es una de las maneras para alejar las tristezas. Un abrazo muy grande

      Eliminar
  2. Somos una pluma al viento. Como dijo Carl Sagan, somos polvo de estrellas. Me quedo con tu expresión "El amor es el lenguaje como se comunican las almas" Superb. El amor y los recuerdos de la gente querida siempre queda. Un abrazo grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y como dijo Octavio Paz... Somos polvo, pero polvo enamorado...
      Gracias por tu amistad y ese abrazo grande que recibo con gran carino.

      Eliminar
  3. Me gusta eso del "vuelo de las almas"...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una imagen muy poética en verdad.
      Un gran abrazo mi muy admirado Rafael.

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!