martes, 6 de septiembre de 2016

LA VIDA AEREA


Mi vida aérea  se reduce a tomar el ascensor mañana y tarde.  

Es un vuelo corto e inversamente proporcional a mi ánimo.

Cuando esta cajita hermética y llena de desconocidos,  me despega del piso en las mañanas, más bien me voy al subsuelo;  y cuando me baja al final de la tarde, hora de volver a casa,  me elevo como un globo colorido y alegre.

Pero es en mi ventana, frente al rio, donde realmente comienza mi vuelo secreto y cotidiano.

Mi verdadera vida aérea.

Y desde allí me fugo junto a las águilas doradas y majestuosas.

Me uno a la perfecta formación de los  gansos  paracaidistas.

Hago el amarizaje forzoso de los patitos de esmeralda, que creo que no fueron muy bien diseñados para volar.

Me dejo llevar por la elegancia de las extraviadas gaviotas. Creo que no se han dado cuenta que, fue solamente hace más de cinco mil  millones de años,  que esto dejó de ser un mar.

Igual que los  enormes pelícanos, aves marinas, también un poco confundidas en estas latitudes. Fenomenales pescadores, que terminan su  pesado y lento  vuelo, con un súbito y abismal clavado.

Los cuervos y las urracas,  también criaturas de Dios,  custodiando con conmovedor y fiero espíritu maternal sus nidos,  amenazados por los halcones.

El búho, cazador nocturno, un zarpazo negro y  fugaz en la madrugada.

Y asi después de esta vagabunda e ingrávida experiencia,  como los torpes patitos, aterrizo aparatosamente en mi butaca y en mi realidad.
Tres cosas vuelan sin necesidad de alas: el tiempo... la vida...la imaginación...
 
PD: La verdad disfruto mucho del paso de las aves frente a mi ventana; diferentes, en  cada época del año. Escribiendo este “momento mágico”, recordé muy vivamente a Jesús, mi sobrino piloto,  que prematura  y tristemente, se fue a volar a otros cielos hace apenas unos meses. Contemplando las aves, en su vuelo sereno y perfecto, en comunión con Dios y la naturaleza,  entiendo su pasión por volar.  A él le dedico estas sencillas líneas. Que Dios lo tenga en su Gloria.

8 comentarios:

  1. Me ha encantado compartir vuelo contigo y las aves, miro al cielo y pienso en tu sobrino. De las tres cosas que mencionas una la dominamos nosotros, las dos primeras van por libre. Un abrazo enorme

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por ese pensamiento! Y por tu siempre grata visita. Y ciertamente, tu vuelas alto a traves de tu ingenio.
      Un abrazote!!!

      Eliminar
  2. Un diario y hermoso vuelo de " ave", aunque, en este caso, siempre con ansiados deseos de aterrizar en su nido.

    Besazo, Natali

    Fina

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Fina, asi es, siempre con ansias de un buen aterrizaje!
      Un gran abrazote!

      Eliminar
  3. Hola Natalia :)
    Bonita alegoría a la libertad. A veces uno piensa que suerte tienen las aves jeje
    Un abrazote grande.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland! En verdad, yo pienso eso, seria muy rico poder volar como las aves!! En avion me da un poco de miedo jaja
      Un abrazote!!

      Eliminar
  4. Sin imaginacion sería imposible vivir, volar y desconectar a veces del mundo....


    Un cálido abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por por tu comentario y disculpa qu eno te habia respondido antes!
      Un abrazo cálido tambien.

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!