martes, 15 de diciembre de 2015

CHISPITA VA AL MERCADO


CAPITULO 2

CHISPITA VA AL MERCADO


Chispita despertó con  un apetito voraz.

Sus bastimentos estaban desapareciendo, así que necesitaba ir de compras.

Chispita se comió una lánguida aceituna y se puso a hacer una lista de mercado:

Duraznos.

Mangos.

Melón y patilla.

Helado de Chocolate.

Sólo había un problema.

En el bosque encantado, no había mercado.

Chispita hizo un plan.

Había escuchado de un lugar donde se podían hacer encargos: La Cueva de los Deseos.

Un lugar situado en el corazón del bosque encantado.

Una cueva llena de corrientes subterráneas cantarinas, cadenciosas y serenas.

Si lograba llegar allí, quizás podría encargar sus víveres, para sobrevivir las próximas semanas.

Chispita hizo un mapa y marcó con una X La Cueva de los Deseos.

Tomó su amuleto, su moneda de diez centavos,  su morral, su lista de mercado, la cual metió en una botella que selló con cera  y se internó de nuevo en el bosque encantado; ese lugar lleno de maravillas, pájaros, flores y arbustos, constelaciones, galaxias y melodías.

Tuvo que caminar por un caminito muy empinado en la roca, hasta llegar hasta el sitio donde nacen los arcoíris.

Detrás de ese prisma infinito estaba la entrada de la Cueva de los Deseos.

Un sonido muy confortante se escuchaba, un latido que arropaba a Chispita y le daba mucha paz.

De un salto se internó en la cueva.

En una corriente de jaspe, lanzó la botellita  que contenía la lista de mercado y con el cansancio en su cuerpo, emprendió el camino de regreso.

Al llegar a su tienda de campaña, Chispita se puso la pijama, se comió el último guisante y se acostó a dormir con el estómago medio vacío.

Pero sucedió algo inesperado.

Se escuchó un gran estruendo. Chispita saltó y solo alcanzó a ver las alas  de un gran pájaro multicolor, o  de un ángel, lanzando un gran paquete que cayó justo a sus pies.

Chispita abrió el paquete.

Allí estaban sus víveres.  Su lista de mercado completica.

Chispita se comió cuatro duraznos, tres mangos y una buena porción de helado de chocolate antes de volver a la cama.

Chispita tuvo sueños bonitos.

Con razón, al bosque encantado, ese lugar que concede todos los deseos,  también se le conoce con el nombre de:

MAMA!

10 comentarios:

  1. jajaja Muy muy tierno. Si sigues así vas a hacer toda una saga de Chispita ¡Pero yo encantado! Son unos cuentos muy bonitos. ¡¡Un abrazote!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siii jjajaja, y mi hija, la mama de Chispita loe esta ilustrando! Bueno, te sale dosis de ternura por el momento Roland jajaja Un abrazote

      Eliminar
  2. Estas aventuras prometen, son un cuento infantil y real, esa es su magia. Gracias por compartir. Saltibrincos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Ester, y sobre todo gracias por tus salibrincos!!! Un fuerte abrazote!

      Eliminar
  3. Qué hermosa manera de describir el incondicional amor de una madre.. Chispita es toda una protagonista! Has pensado en hacer un cuento infantil? Te iría de maravilla mi Leo!! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Mari! Bueno, a ver que sale, por ahora me divierto mucho escribiendole a mi CHispita!!
      Un abrazote

      Eliminar
  4. Precioso relato infantil que dice tantas cosas...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Rafael! Esto de futura abuela me tiene loca jajaja
      Un abrazote!

      Eliminar
  5. Coincido con Mariángel, ¡el género te va muy bien! Se lo voy a leer a mi chiquita, le va a encantar :)

    Por lo pronto, te dejo un gran abrazo con mis mejores deseos para el nuevo año que llega, que por lo que veo te trae una criatura que arrullar :)

    Felicidades y besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Taty!!!! Y felices fiestas y lo mejor para el 2016! Bueno, paciencia porque las aventuras de Chicpita...continuaran... jajaja Un fuerte abrazote!

      Eliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!