domingo, 12 de julio de 2015

CALYPSO

Metí todo en el morral.

Mi equipo de supervivencia no ocupa mucho espacio: agua, una navaja, una cuerda, una muda de ropa, un mapa y todos mis miedos.

Estos últimos sobre todo, son de lo más compactos, pero pesan bastante.

Nunca salgo sin ellos.

Del miedo dicen, que lo más peligroso es no tenerlo.

Pero el exceso ahoga.

Revisé por última vez el equipo.

La ansiedad financiera estaba intacta y en su sitio.

El terror a la enfermedad, a los accidentes y a la muerte, cada uno en su compartimiento.  

En un bolsillo especial, la incertidumbre a eso que llaman futuro.

El mío, el de los demás.

Junto a mi crema protectora solar, puse ese otro temor que después de cierta edad, se instala en nuestro morral: miedo a perder la juventud, a la vejez.

Deseché  al menos por un rato, estoy de vacaciones,  esa otra pesada y antipática piedra en el morral: la ansiedad alimenticia, esa que ahora todo el mundo lleva  y es sumamente infecciosa; todo es malo, todo da alergia, o intolerancia, o inflamación, o da cáncer, o tapa las arterias.  

Y  por último, una de los más compactos y densos; quisiera uno ignorarlo, pero es irrompible, indestructible y térmico: el miedo a la soledad.

En fin, con mi morral listo, me fui en busca de aventuras.

Caminé hasta el río, me ajusté el chaleco salvavidas, eché la canoa al agua y coloqué mi morral de angustias, en un compartimiento impermeable.

La corriente me fue llevando.

Con los remos, intenté darle rumbo al bote, pero algo andaba mal.

El bote comenzó a dar vueltas en círculos.

El cauce se puso muy pequeño y las aguas aumentaron su velocidad.

Había muchas piedras a los lados y en el fondo.

Remé y remé, pero me era imposible mantener el barco  a flote.

Sentí mucho miedo.

Entonces me di cuenta, de que tenía que deshacerme de mi morral de supervivencia, a costa de hundirme en las aguas tumultuosas.

Tiré por la borda todas mis ansiedades.

Las vi desaparecer en un remolino que se tragó el rio.

Me dejé llevar por el silencio.

Me sentí parte de un torrente de vida.

Melódico y gentil.

Al cabo de unas horas, el rio me dejó en una bella playa de piedritas  multicolores.
 

PD: Mi esposo y yo, acatando a un llamado del rio nos compramos un bote, a quien llamamos Calypso. A los diez minutos de tenerlo, sentí terror y le dije a mi esposo que lo iba a vender.  Al final, a regañadientes y con todos mis miedos, nos fuimos de aventura y navegamos por el manso rio. Disfruté mucho el relajante y maravilloso paseo. Fue un arranque casi infantil, pero a veces hay que escuchar la voz de nuestro niño o de nuestro loco interior. No me arrepiento. Este breve relato es una pequena metafora de cuan inutil es el miedo a veces ( otras veces es mas peligroso no tenerlo, insisto). Pero, por supuesto, cada quien anda con su particular morral de angustias, de inseguridades e incertidumbres. Yo las deje en el rio, al menos por un rato.
CALYPSO



11 comentarios:

  1. Al final lo disfrutaste. Hay que sustituir el miedo por la prudencia, y relajarte...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Asi es Marcos, lo disfrute cuando solte el miedo. Y por supuesto tienes razon, una cosa es miedo y otra prudencia. Esa siempre tiene uno que tenerla.
      Un abrazote!

      Eliminar
  2. Me gusta tu relato-reflexión. Curiosamente tengo una reflexión breve que pondré en futuras entradas al respecto de dejar el miedo para intentar conseguir algo mejor. Un abrazote amiga :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Roland, fijate que curioso, estamos en sintonia en la distancia. Eso me gusta mucho!
      Un abrazote!!

      Eliminar
  3. Bonita metáfora, que me resulta cercana, por esa descripción del equipo de salida...
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rafael,
      Gracias por tu comentario. Al final los humanos somos recipientes de muchos temores, a veces hay que soltarlos ciertamente.
      Un abrazote!

      Eliminar
  4. Hola Leo!!!! Estaba perdida no, perdidísima!!! Pero que gran minuto de placer he tenido al leerte de nuevo en este post. Veo que me he perdido de tanto... mi tarea es ponerme al día y abrazar tus textos. Tu relajante y profunda voz. Yo no me despegué mentalmente de esta blogósfera que nos une, ni de mi Esquina azul. He tenido una primera mitad de año que iba sin freno, gracias al cielo todo positivo, pero me absorbió más de la cuenta. Retomo ahora la pausa, la tranquilidad, el descanso del nadador que agotado llega a la riviera del río y se sienta a reposar. Ya cumplí tres años en Canadá. No he parado de trabajar duro, pero todo comienza a dar frutos... Bueno, te dejo por ahora, pero te retomo para mi alegría :) Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verooo! Que maravilla tener noticias tuyas y ademas que sean tan buenas! No creas, yo he estado muy ausente del blog, muchos cambios en mi vida ultimamente. Gracias por visitarme y me alegra mucho que disfrutes mis humildes relatos jaja. Espero vuelvas a escribir porque lo haces muy bien y siempre disfruto mucho de tus reflexiones.
      Un fuerte abrazo!!!

      Eliminar
  5. Vencer los miedos siempre es una gran victoria que nos hace más seguros de nosotros mismos y mucho más fuertes,aunque nunca desaparezcan del todo.
    Me encantó el relato Natalia.Ese arrojar miedos a la corriente debería ser un ejercicio que practicáramos a menudo.
    Pues nada,feliz travesía fluvial la próxima vez que salgas a navegar en tu Calypso.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Joaquin
      Si supieras que ahora cuando algo me da algo, utilizo la imagen de botar el morral de angustias y que se lo trague el remolino.
      Gracias por tu visita y hasta la proxima aventura!
      Un abrazote

      Eliminar
  6. Vencer los miedos siempre es una gran victoria que nos hace más seguros de nosotros mismos y mucho más fuertes,aunque nunca desaparezcan del todo.
    Me encantó el relato Natalia.Ese arrojar miedos a la corriente debería ser un ejercicio que practicáramos a menudo.
    Pues nada,feliz travesía fluvial la próxima vez que salgas a navegar en tu Calypso.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!