lunes, 12 de marzo de 2012

LUNA DE MIEL

El fin de semana, no hice nada, y como leí una vez: el problema de no hacer nada es que uno no sabe cuando termina.

Anoche me senté a escribir sobre esa indulgencia suprema de no hacer nada un domingo. Pero no pude. La naditud era demasiado intensa y hasta las ideas y las ensoñaciones estaban de huelga. Además, escribir sobre no hacer nada, ya era algo, entonces solté la computadora y me puse a deambular por la casa, de aquí para all ,  asomándome a los cristales de vez en cuando, como una mariposa nocturna.

Lo de asomarme a las ventanas no es casual.  He estado  todos estos días pendiente de la Aurora Boreal, cuya actividad tuvo un pico enorme los pasados días. Justamente, el jueves tuve un encuentro breve y casual con las luces del norte. Un cielo verde fosforescente en el horizonte, que me provocó un latigazo de belleza en el corazón y casi me hace chocar.  Mi esposo no me creyó, porque cuando llegué a la casa ya no se veía, pues había mucha contaminación lumínica. Mis amigos sospecharon problemas con la bebida, porque venía de regreso de un “team building” en un bar.

Pero no quiero hablar mucho más de ese temblor verde que coloreó el cielo, porque me contamino de superlativos. Creo que las cosas mágicas no son efectistas, ni espectaculares, ni grandiosas. Son al contrario, humildes y delicadas, a veces imperceptibles. La Aurora Boreal es algo de mi infancia, algo que me enseñó mi hermano que en paz descanse,  algo sagrado. Para los aborígenes de Canada o “First Nations”, son los espíritus danzantes de familiares muertos. Yo digo, que es inútil buscarla (aunque sigo intentando); ella lo encuentra a uno, en el momento menos pensado, como la fe, como el amor, tal vez, otra vez… Y hasta aquí dejo el tema porque sino a mi hija le va a dar otro ataque de pánico.

Volviendo a mi nada, e intentando darle entrada a mi alma a esa condición humilde, delicada e imperceptible que tiene la magia, de pronto se abrió un pequeño espacio y reconocí tres cosas tontas que me dieron gran felicidad el fin de semana: Café con torta de chocolate, un impermeable amarillo que me compré en oferta (creo que Jackie "Casienserio"  tiene algo que ver con haber sembrado el amarillo en mi cabeza) y una tarde con el perrito Sancho que nos entregarán en tres semanas.

Y así de contenta con mi descubrimiento, y sin saber donde más revolotear dentro de la casa, por no dejar, volví a asomarme a la ventana y claro, no había luces del norte, sólo una luna enorme que parecía hecha de miel.

Esto me hizo recordar la frase de un famoso osito.

Never underestimate the value of doing nothing”
Winnie Pooh

12 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Excelente Moment, sobre todo de un fin de semana de "nada". También excelente frase, acertada y simpática.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carlos, de tres de mis naderias, compartimos dos, el cafe con torta y la visita a Sancho. Que lindo!!!!

      Eliminar
  3. Estaba aqui inocentemente leyendo y de pronto veo que me nombras y me dio como una cosa! que susto :D
    Natalia yo muero, pero muero muerta, por un dia of doing nothing... eso es lo malisimo de trabajar por tu cuenta y en tu casa, que nunca hay ocio porque siempre tienes un to do list horrible.
    Otra cosa, muero completamente muerta por ver una aurora boreal. Esta en mi lista de 8 cosas antes de morir, calcula tú.
    Espero que las luces del norte me encuentren algún día no muy lejanno porque las sueño.

    Un beso, bella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jackie es que me acorde mucho de ti cuando compre mi impermeable de Dick Tracy. Sobre la Aurora, creo que sonarla es el primer paso para que te encuentre. Yo sigo intentando, el viernes en la noche me fui con mi esposo a un estacionamiento oscuro a ver si veiamos algo y nada, casi nos dejan encerrados. Por eso es que concluyo que no es cuando uno quiere sino cuando Aurora quiere dejarse ver. Besos y amo tu blog!!!

      Eliminar
  4. No hacer nada es de mis cosas preferidas.

    Cuando Sancho sea mas grandecito y tenga sus vacunas, hacemos un playdate con Yoshi en el parque de perros? :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiii!!! Nos lo entregan el 14 de abril, cuando este mas grande y educadito hacemos el playdate. Tienen que aprender a socializar con otros perros. Gracias!! Tambien amo tu blog!!

      Eliminar
  5. I still think you were imagining it.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yes and my friends thought I was drunk. What kind of friends and husband I have? I wonder....

      Eliminar
    2. I believe you my friend and I envy!!! It's one of my dreams to see one before I die!
      Sandra

      Eliminar
    3. Thanks Sandra for your support, means a lot, considering my sceptical husband!! Hope your dream come true. Happy weekend!!!

      Eliminar
  6. Jaja Bueno, no hacer nada también puede ser útil, para cargar las filas, refrescar la mente...

    Debe ser precioso ver la aurora boreal.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!