viernes, 6 de enero de 2012

Los Reyes "Majos"

Así los bauticé cuando, un día como hoy, hace tiempo, mi esposo recibió, junto a sus zapatos, un regalo firmado por “Los Reyes Magos”. Él se emocionó demasiado, porque nunca antes lo habían visitado; no es parte de su cultura. Él llegó como un niñito  diciéndome: Look what Los Reyes “Majos” brought to me! Confundió el sonido de la G con la J.(les recuerdo que mi esposo es inglés)

Me encantan esos juegos de palabras y me río mucho. Mi esposo pregunta serio: ¿Por qué risas? Yo contesto que es porque me parece adorable, como cuando mis hijos decían, el “altobus”, en vez del autobús, la leche “comensada”, en vez de leche condensada, y el insuperable “me rasca lo frío: en vez de “me da escalofrío”. Como estos ejemplos miles, pero a mi esposo no le hace mucha gracia.

Esta es la historia de cómo hoy 6 de enero de 2012, encontré a mis tres Reyes Majos en Canadá. Así sucedió.

Este año, por circunstancias de la vida, estuve un poco falta de abrazos físicos en el Año Nuevo, muchísimos en mi corazón.  El primero, a cinco para las doce fue a Josh, el mesonero que nos atendió durante nuestra esplendorosa cena, y por supuesto, a las doce en punto, el abrazo más fuerte, largo y sentido. El que me arropa todos los días de mi vida: el que nos dimos mi esposo y yo. Con él a mi lado, no me siento triste ni un minuto (un regalo de Dios y de la vida), pero debo admitir que me hicieron demasiada falta los abrazos intensos, apretados y sinceros de mis hijos, de mis hermanos y hermanas, sobrinos, sobrinas y por supuesto los abrazos  perdidos de mis padres,  aunque esos los llevo puestos.

Creo que esta escasez de abrazos fue la razón por la cual ayer, día que me reincorporé a la oficina, hice un recorrido, cubículo por cubículo, oficina por oficina, con una caja de chocolates venezolanos, dándole el Feliz Año a todos mis compañeros. Así pude tantear diversos tipos de abrazos.

Los canadienses, ante cualquier amago de que uno los va a abrazar, sacan la pistola. Así llamo al gesto de extender la mano para dar un “handshake”.  Sin embargo, yo lo ignoro por completo y me les abalanzo encima, con lo cual se quedan petrificados, sin saber qué hacer.  Eso sí, al final te sonríen y te abrazan  en el aire dejando  una distancia segura de como treinta centímetros entre los cuerpos, algunos se sonrojan de la vergüenza.

Hubo uno que, sencillamente, cuando vio que mi humanidad avanzaba, me dijo aterrorizado: I have a cold.

Otro, si es verdad que  al ver mi gesto, ni se inmutó, así que tuve que retroceder y sucumbir al “handshake”.

Al final, casi todos,  quedaban sonriendo, con su chocolate en la mano, y el signo de interrogación en la cara. Pero hubo tres abrazos inesperados, que me sorprendieron, por su candidez y sinceridad. Tres abrazos entregados y genuinos que me transmitieron cariño puro. Tres abrazos de mis Reyes “Majos”.

Melchor, un ingeniero bastante mayor, pero con espíritu joven y alegre, que le pone buena cara al mal tiempo, en todas las circunstancias. Toda una inspiración y una fuente de sosiego cuando me provoca salir corriendo de la oficina y no regresar jamás. Abrazo de Oro.

Baltazar, mi querido amigo trinitario, que para abrazarlo hay que subirse a una escalera. Tinto como la noche y con un corazón que no le cabe adentro. Abrazo de Mirra.

Y por último Gaspar, mi pequeñito amigo tailandés. Un muchacho introvertido,  brillante y humilde, que sonríe con los ojos. Un gigante de bondad. Abrazo de incienso.

Fueron tan bonitos estos abrazos y me hacían tanta falta, que hoy, 6 de enero,  decidí ser yo quien les diera a ellos las ofrendas.  Así que les dejé a cada uno de ellos, un regalito de reyes sobre sus escritorios.  Premios a los mejores abrazos.

Me imagino que todavía se estarán preguntando quien se los envío.

Si me preguntan diré que fueron Los Reyes Majos.

15 comentarios:

  1. Gracias MM, como siempre , tus comentarios tienen mucho peso especifico para mi. Abrazos!

    ResponderEliminar
  2. Ay Natalia, cuando quieras yo te abrazo!

    Pero me hiciste reir, y como! El terror de los canadienses por el contacto fisico es algo de lo que hablamos con frecuencia. Un dia le traje a mi jefe un paquete de cafe desde Vnzla. Se lo lleve a la oficina alegremente, le dije "I brought you a present!". Lo primero que hizo fue pararse detras del escritorio, colocarlo como una barrera entre el y yo. Yo le dije "It's coffee!" Y enseguida se relajo... Que habra pasado por su cabeza? Que pensaria que era el regalo? Por que tuvo que atrincherarse detras del escritorio? Quien sabe!

    Besos Natalia!

    ResponderEliminar
  3. Me encanta tu blog y me rei mucho con tus Reyes Majos.... Al igual que tu emigre a Canada desde Venezuela, y si bien adoro este pais vasto y generoso, me cuesta entender la repelencia canadiense por el contacto fisico...
    Nada como un abrazo sincero!
    Matilde

    ResponderEliminar
  4. Hola mc, lo que penso tu jefe quedara en el misterio jajaja. Abrazos

    ResponderEliminar
  5. Hola Matilde y gracias por leerme. Vasto y generoso es exactamente como defino este bellisimo pais que tambien adoro. Abrazos para ti y gracias por visitarme.

    ResponderEliminar
  6. Ah, yo tambien amo a Canada, aunque los canadienses no se dejen abrazar. Solo aclarando.

    ResponderEliminar
  7. Justo cuando terminaba de escribir un largo comentario, se apago la compu...pero hago un resumen, primero: "mis canadienses" se dejan abrazar (tal vez ya se acostumbraron a esta latina loca y sentimental), segundo: hoy necesito un abrazo de Rey o Reina maj@, dario mi reino por uno muy largo y sentido...pero me voy a esperar a maniana, porque maniana es otro dia y tal vez maniana esta sensacion desaparezca (ya saben como somos las mujeres!) y vuelva a ser la misma mujer fuerte de siempre.
    Sandra

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Sandra
      Te mando mil abrazos!!!
      Happy New Year!!!

      Eliminar
    2. Hoy fue un dia de 1002 abrazos, los 1000 tuyos y dos mas de amigas (todos virtuales), sirvieron y mucho pero aun me faltan algunos mas..., lo bueno es que maniana gracias a Dios es viernes!!!
      Mis canadienses se dejan abrazar solo para ocasiones muy importantes como Navidad donde parece que toda la ternura reprimida se libera, asi que yo aproveche el panico y reparti abrazos por todos lados, imaginate si iba a desperdiciar semejante oportunidad!!, el proximo anio en vez de recolectar abrazos voy a recolectar gift cards de abrazos asi los puedo ir haciendo efectivo cuando me hagan falta.
      Un abrazo tambien y que tu 2012 sea espectacular lleno de mucho amor, magia, salud y la plata necesaria!!!
      Sandra
      (vos sabes por que cuando uso mi cuenta de Gmail no puedo comentar en tu blog?)

      Eliminar
    3. Me encanta esa idea de los gift certificates de abrazos!
      Besos y gracias por estar ahi!

      (con lo la cuenta Gmail, no tengo idea, a lo mejor tengo un setting malo, o algo asi, voy a revisar porque yo soy un poco torpe con estas cosas, a veces salgo anonima en mi propio blog)

      Eliminar
  8. Espero que los Reyes majos te hayan traido muchos regalos,
    que tengas una buena semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mil gracias Ricardo! Lei su Volver a empezar y lo sigo releyendo solo para volver a empezar. Me gusta degustar de sus palabras. Gracias por su visita.

      Eliminar
  9. Me emocionaste con lo del regalito final a los mejores abrazos.

    ¿Sabes? Me aportas cosas. Ahora tengo una pareja que aunque no la puedo ver con frecuencia, me da muchísimo y de alguna forma haces que me olvide de las tonterías, da las piedras del camino y me ponga a disfrutar más, que me sienta mejor. Gracias.

    ResponderEliminar

Tu comentario es siempre apreciado. Gracias!